Logo MX

Precio
dólar

Secretos

Un señor de Coahuila aventaja para ser el sucesor de Alfonso Durazo

Ricardo Mejía Berdeja, hasta ahora subsecretario de Seguridad Pública, aventaja por dos cuerpos al resto de la cuadrilla que galopa para sustituir a Alfonso Durazo en el timón de la seguridad del país. Formó parte del “gobierno legítimo” de AMLO.

Por Redacción EMEEQUIS
25 oct 2020

Durazo
Alfonso Durazo y Ricardo Mejía Berdeja, durante la firma de un convenio en febrero pasado. Foto: Galo Cañas / Cuartoscuro.com.

EMEEQUIS.– El coahuilense Ricardo Mejía Berdeja, hasta ahora subsecretario de Seguridad Pública del gobierno federal, aventaja por dos cuerpos al resto de la cuadrilla que corre jadeante para alcanzar el puesto de secretario de Seguridad Pública, el cual dejará vacante Alfonso Durazo Montaño, virtual candidato de Morena a la gubernatura de Sonora. 

No bien anunció Durazo que daba su último reporte de indicadores delictivos, cuando comenzaron a escucharse los cascos de la manada, prestos a relevar al sonorense. Y aunque nunca la ansiedad garantizó la victoria, sí contribuye al colorido del espectáculo: comenzaron a moverse los momios.

Entre los potros que más apuestas levantaron en cuanto abrió la taquilla, están el canciller Marcelo Ebrard; Omar García Harfuch, secretario de Seguridad Pública de Claudia Sheinbaum, en la Ciudad de México; el multifacético expanista, Manuel Espino Barrientos, comisionado del Servicio de Protección Federal, que está dentro del organigrama de la misma secretaría de Seguridad Pública; Manuel Cota Montaño, secretario ejecutivo de la Comisión Nacional de Seguridad Pública; y hasta el “fiscal de hierro”, Santiago Nieto Castillo, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la secretaría de Hacienda. 

Pero según los experimentados cuadrilleros reales, la carrera ya va en su último circuito, y salvo que el corcel sufriera una insospechada torcedura en la vuelta final, Mejía Berdeja alcanzará la meta con varios cuerpos de ventaja.

DOS CUERPOS ADELANTE

De entrada, Marcelo Ebrard se descartó a sí mismo, con la venia real, desde luego. García Harfuch, por su parte, que ganó varios puntos de popularidad tras ser víctima del atentado contra su vida en meses recientes, fue sacado de la justa. Claudia Sheinbaum lo quiere para todo su periodo de gobierno. Y quizá para más allá.

Además, el funcionario capitalino tiene una papa caliente entre manos, que deberá resolver antes que dar cualquier paso: la solución al enredo del robo de medicamentos oncológicos y equipo clínico en el almacén de la farmacéutica Novag Infancia, en Iztapalapa.

Por su parte, el extraordinario trabajo del yunquista Manuel Espino como informante de la vida secreta del viejo y nuevo panismo, es decir, como titular del Servicio de Protección Federal, es altamente estimado tal como funciona ahora, de modo que se ha rezagado en la carrera por relevar a Durazo. 

Cota Montaño, por su parte, también hace un trabajo ejecutivo, que incluye el movimiento de fichas electorales en su natal Baja California Sur, y aunque es uno de los jóvenes del equipo obradorista –tiene “apenas” 65 años–, se requiere un caballo más brioso para un puesto que implica desgaste físico y político.

En cuanto al titular de la UIF, se estima con los bríos necesarios y feroz hambre de gloria. Además, está encarrerado en su persecución de la mafia del poder. Pero es precisamente por ello que no debe desviarse de ese carril, pues quedan aún muchos enemigos de la patria, es decir, de la 4T, a los cuales hay que dar alcance. 

De modo que es Ricardo Mejía Berdeja quien encabeza la carrera, y por dos cuerpos. Cuenta con el visto bueno de algunos de los visires más influyentes en la cámara principal de Palacio, comenzando por el del poderoso abogado Julio Scherer. Además, tiene también el aval del propio Durazo, que ya en el pasado dejó en manos de Mejía Berdeja la espinosa Secretaría. Fue en el mes de julio cuando el sonorense se ausentó del cargo por unos días, bajo permiso real, y fue suplido por quien ahora es su más probable sucesor.

GOZNE DE LIDERAZGOS 

Mejía Berdeja representa, además, una especie de gozne o bisagra entre dos curtidos liderazgos de la izquierda: el de su tocayo Ricardo Monreal, líder la mayoría morenista en el Senado, y el del también senador Dante Delgado Rannauro, senador y “propietario” de la franquicia de Movimiento Ciudadano, partido que antes se llamaba Convergencia. 

Cuando Monreal fue jefe delegacional de la demarcación de Cuauhtémoc (20015-18), dio una cuota política a Delgado Rannauro: nombró al secretario particular de este, Herman Fernando Domínguez Lozano, como jefe de Mercados y Comercio en Vía Pública. 

Domínguez Lozano es un contador de origen veracruzano quien por entonces fue acusado de corrupción y extorsión por miembros de la entonces Asamblea Legislativa de la Ciudad de México. Es el mismo que arremetió contra miembros de la producción de la película Roma, que grababa Alfonso Cuarón en calles de la Cuauhtémoc. 

TE RECOMENDAMOS: MARIO DELGADO NO TIENE CÓMO TRANSPARENTAR SUS GASTOS

Domínguez fue secretario particular de Mejía Berdeja cuando este fue secretario de Organización de Convergencia, bajo la dirigencia dirigida por Dante Delgado.  

Coahuilense por nacimiento, Ricardo Mejía tiene en Guerrero su tierra adoptiva, en especial Acapulco. Se inició en la vida pública como priísta, en la década de los noventa, cuando el entonces líder nacional del tricolor, Luis Donaldo Colosio, dio auge a varias organizaciones de jóvenes. 

Mejía fundó y dirigió una organización filopriísta llamada México Nuevo, que pretendía agrupar a jóvenes emprendedores de diferentes estados del país. En ese momento, Alfonso Durazo llevaba la agenda de Colosio, de quien era secretario particular, y era el contacto con organizaciones juveniles del partido. 

De ahí, Berdeja resultó diputado local en Coahuila (1994-96). En el sexenio de Ernesto Zedillo trabajó en la estructura de la secretaría de Gobernación, como asesor de la coordinación de Protección Civil primero, y después como secretario técnico del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred). 

Hasta 2005 trabajó como analista en el gobierno de Enrique Martínez, en Coahuila, y para el 2006 ya era miembro ejecutivo de Convergencia, partido que formó parte de la coalición o alianza que postuló a AMLO a la Presidencia. De hecho, fue subsecretario de Trabajo del “gobierno legítimo” del tabasqueño.

 

@emeequis

 



logo mx
Más contenido
El fantasma del fracaso acompaña a Alfonso Durazo en su campaña

El fantasma del fracaso acompaña a Alfonso Durazo en su campaña

Los malos resultados de Durazo en seguridad son un lastre que le complicaría llegar a la anhelada gubernatura de Sonora. En Morena también preocupan los dislates del futuro candidato y su falta de oficio ante el micrófono.

23 / 11 / 2020

La oposición afina lista sorpresa de candidatos al 2021

La oposición afina lista sorpresa de candidatos al 2021

En días recientes se han realizado reuniones privadas entre dirigentes partidistas, líderes empresariales y organizaciones civiles detractoras de la 4T. Barajan nombres como Ricardo Anaya, Gustavo de Hoyos, Claudio X. González, Jesús Ortega y… ¿Porfirio Muñoz Ledo?

23 / 11 / 2020