Logo MX

Precio
dólar

Secretos

Félix Salgado tiene un expediente de fuego contra Pablo Amílcar

El “Toro sin cerca” tendría en su poder documentos sobre presunta corrupción del hermano de Irma Eréndira Sandoval que ventilaría en el momento oportuno. ¿Llegó la hora?

Por Redacción EMEEQUIS
9 ene 2021

Salgado
Félix Salgado Macedonio cuando fue elegido como el candidato de Morena para competir por la gubernatura de Guerrero. Foto: Andrea Murcia / Cuartoscuro.com.

EMEEQUIS.– “A Félix (Salgado Macedonio) lo quiero ver como al ‘Toro sin cerca’, no como al ‘Toro manso’”, comentaba Andrés Manuel López Obrador el 8 de junio de 2014 durante una gira por Acapulco, Guerrero. 

A seis años y medio de distancia de esa declaración, el hoy presidente de la República nunca calculó que el ‘toro sin cerca’ se convertiría en un profundo dolor de cabeza. 

Y es que, hoy más que nunca, Félix Salgado Macedonio, candidato de Morena al gobierno de Guerrero, no sólo es el “Toro sin cerca”, sino que es el político que agarró al toro por los cuernos y, en este momento, tiene contra la pared a uno de los grupos políticos más influyentes al interior de la Cuarta Transformación, el que encabeza Irma Eréndira Sandoval Ballesteros, secretaria de la Función Pública (SFP), y su esposo, el académico John Ackerman.

¿La razón? Unos materiales en poder del polémico senador con licencia que –nos dicen a EMEEQUIS– vinculan a Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, hermano de Irma Eréndira y precandidato perdedor a la candidatura del Movimiento Regeneración Nacional, no sólo con actos de corrupción, enriquecimiento ilícito y uso de recursos públicos con fines personales –tanto en su cargo como presidente de Morena en la entidad, como en su paso como presidente del Congreso de Guerrero y últimamente como súper delegado federal en el estado–, sino en pactos con los grupos criminales que operan en la entidad, como Guerreros Unidos, Los Rojos y Los Ardillos.

Y TODO CAMBIÓ

Hay una frase que dice que en política nada está escrito. Y precisamente la historia entre López Obrador, Félix Salgado Macedonio y Pablo Amílcar Sandoval comprueba ese dicho.

Cuando AMLO realizó aquella declaración, faltaban tres meses y medio para que se diera la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, en Iguala, Guerrero (26-09-14), y en ese momento el tabasqueño celebraba que Morena ya tuviera candidato al gobierno de la entidad para los comicios de 2015. 

El “gallo” de ese partido era Lázaro Mazón Alonso, en ese entonces secretario de Salud en el gobierno de Ángel Aguirre Rivero, así como uno de los principales allegados al alcalde de Iguala, José Luis Abarca.

“Lázaro Mazón es un guerrerense de primer orden, sobre todo, es una persona con dimensión social, sensible, está del lado de los pobres, está a favor de la gente necesitada. Esto en buena medida es por su profesión de médico. Por lo general, los médicos son sensibles y no le dan la espalda al que sufre. Además, Lázaro Mazón tiene otro requisito que es fundamental para Morena: es una persona honesta”, comentó AMLO en aquella ocasión.

En esos días, Pablo Amílcar Sandoval tenía un cargo de bajo perfil en la administración del perredista Miguel Ángel Mancera. Luego de la trágica noche de Iguala todo dio un vuelco. 

Lázaro Mazón fue bajado de la candidatura de Morena al gobierno de Guerrero y removido de su cargo por Aguirre Rivero, quien semanas después renunció como gobernador de la entidad por la presión social desatada tras la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

Salgado Macedonio, por su parte, estaba alejado de la escena política guerrerense. 

No obstante, López Obrador tuvo acercamientos para ofrecerle la candidatura de Morena, aunque el exalcalde de Acapulco buscaba más bien la invitación del PRD, partido en el que todavía militaba y al que le veía más posibilidades de refrendar la gubernatura, luego de dos sexenios consecutivos en el poder, primero con Zeferino Torreblanca, y después con Ángel Heladio Aguirre Rivero.

La oferta del Partido de la Revolución Democrática nunca llegó al llamado “Toro sin cerca”, pero lo que sí le llegó a la oficina de AMLO fue una propuesta, cabildeada por Irma Eréndira Sandoval y por John Ackerman, y firmada por Elena Poniatowska, Lorenzo Meyer, Pedro Miguel, Epigmenio Ibarra, entre otros, que planeaba que el nieto de Pablo Sandoval Cruz, luchador social, dirigente de la Asamblea Popular de los Pueblos de Guerrero (APPG), y militante del Partido Comunista Mexicano desde 1981, Pablo Amílcar Sandoval, fuera nombrado como candidato de Morena al gobierno de Guerrero. 

Incluso, la carta fue publicada como desplegado en distintos periódicos nacionales y locales. AMLO no lo pensó dos veces. 

TE RECOMENDAMOS: SALGADO MACEDONIO EN VILO. FAMILIA SANDOVAL TRAZA RUTA PARA DINAMITAR SU CANDIDATURA

El 14 de diciembre de 2014, Pablo Amílcar fue nombrado “promotor de la soberanía nacional por Guerrero”, escalón previo de Morena a una candidatura al gobierno de algún estado, y en febrero de 2015 fue designado como abanderado del Movimiento Regeneración Nacional al gobierno de la entidad.

La campaña electoral de 2015 en Guerrero se realizó en medio de la zozobra. Los hechos de Iguala y la profunda descomposición política y social fueron capitalizados por el PRI. 

En distintas etapas de la contienda, López Obrador acompañó a Pablo Amílcar Sandoval en mítines. Pero llamó la atención uno realizado en Chilapa, el 20 de mayo de ese año, a unos días de que el grupo criminal Los Ardillos tomó y cercó esa plaza durante tres días, en la región de la Montaña Baja, y “levantó” y desapareció a 30 lugareños, acusados de colaborar con el grupo delincuencial Los Rojos. 

EL ASCENSO DE PABLO AMÍLCAR

Para los comicios del 7 de junio, el candidato de Morena al gobierno del estado se ubicó en un lejano quinto lugar, con sólo el 2.77% de la votación, es decir, a 38 puntos porcentuales del ganador de la contienda, Héctor Astudillo Flores, de la alianza PRI-PVEM, quien obtuvo el 40.94% de los sufragios.

Pero más que terminar, en ese momento inició el verdadero ascenso político de Pablo Amílcar Sandoval, quien primero fue designado para la dirección de Morena en el estado, luego para la coordinación de la bancada de ese partido en el Congreso de Guerrero, y finalmente en el penúltimo peldaño para repetir en la candidatura de Morena al gobierno de la entidad, es decir, como delegado federal en la entidad. 

Era –nos dicen– un acuerdo no escrito entre el grupo de Irma Eréndira Sandoval y el presidente Andrés Manuel López Obrador, es decir, que desde esos cargos Pablo Amílcar Sandoval tuviera la oportunidad de “empaparse” de la problemática guerrerense. 

Aunque ahí estaba, vigilante, un personaje que se quedó con el cosquilleo de ser gobernador, sobre todo tras la cuestionada elección de 1999, donde se quedó a menos de dos puntos de conseguir la gubernatura del estado, al abanderar a una alianza conformada por el PRD, PT, así como los desaparecidos PARM y PRT: Félix Salgado Macedonio.

Es así que el “Toro sin cerca” fue construyendo una red de poder desde aquellos tiempos, que se consolidó con la obtención de cargos elección popular, como un escaño en el Senado de la República de 1994 a 2000; una diputación federal de 2000 a 2003, y la presidencia municipal de Acapulco, de 2006 a 2008. 

Desde ahí –nos platican a EMEEQUIS–, Salgado Macedonio se fue haciendo de informantes, sobre todo de organismos de seguridad, organizaciones sociales, grupos políticos (incluidos supuestos adversarios políticos como Rubén Figueroa Alcocer, René Juárez Cisneros, Manuel Añorve Baños o Héctor Astudillo) e, incluso, grupos de la delincuencia organizada. 

Cuando Félix Salgado renuncia al PRD, en 2015, y prepara su ingreso a Morena, ya tenía en mente ser candidato del partido de Andrés Manuel López Obrador al gobierno de Guerrero en las elecciones de 2021, aunque había dos obstáculos por superar: primero, ser senador por el estado en los comicios de 2018, para desde ahí catapultarse a la gubernatura y, el segundo, “quitarse del camino” al “candidato natural” de Morena: Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros.

Y sí, fue relativamente fácil para Salgado Macedonio conseguir ambos objetivos. En la campaña electoral de 2018, el candidato a senador por Morena se la “llevó de a pechito”. Colgado de la figura de AMLO, el de Las Querendas, Pungarabato, prácticamente se echó a la hamaca y casi no hizo proselitismo.

El 17 de mayo de 2018, en un mitin de campaña en el municipio de San Marcos, en la región de la Costa Chica, López Obrador preguntó a sus simpatizantes: “¿Ya vinieron por acá a hacer campaña los candidatos de Morena?”.

Félix Salgado sudaba a chorros. Nestora Salgado, la expolicía comunitaria y fórmula de Morena para la Cámara de Senadores, agachaba la cabeza y reía tímidamente.

“¡No han venido!” “¡Di la verdad Félix, no te has parado por acá!”, gritaban desde la plaza los asistentes al mitin del candidato presidencial. AMLO lo tomó con tranquilidad y, entre carcajadas, lanzó una consigna muy peculiar, muy al estilo del de Macuspana: “¡Compañero, escucha, en la hamaca no se lucha!”.

Pero eso no le importó al “Toro sin cerca”. 

TE RECOMENDAMOS: EL “FISCAL CARNAL” DE AUREOLES SE INVESTIGARÁ A SÍ MISMO POR ARANTEPACUA

En los actos proselitistas en Guerrero donde acudió López Obrador, en Zihuatanejo, en Altamirano, en Tlapa, en Iguala, en Chilapa, en Chilpancingo, y en el cierre estatal de campaña, en el Puerto de Acapulco, es el que se llevó las ovaciones y los piropos. Pablo Amílcar Sandoval sólo observaba y bajaba la cabeza.

Luego cada uno llegó a los cargos que tenían que llegar. Félix a ocupar su escaño en el Senado y Pablo Amílcar Sandoval a su curul en el Congreso de Guerrero, primero, y a la delegación federal en la entidad, más tarde. Aunque el primero continuó siguiendo los pasos del segundo para el momento esperado.

Y ese momento llegó apenas hace unas semanas. 

Salgado Macedonio echó mano de esa información (presuntos actos de corrupción, enriquecimiento ilícito, uso de recursos públicos para apuntalar sus aspiraciones políticas y supuestos vínculos con grupos criminales) que acumuló desde 2015 en contra de Sandoval Ballesteros, y amenazó a la dirigencia nacional de Morena, encabezada por Mario Delgado Carrillo, de utilizarla en caso de que no fuera designado candidato de ese partido al gobierno guerrerense. Pero además, que la ventilaría como candidato del PRI, partido que –nos cuentan—ya le había hecho el ofrecimiento.

Sin embargo, en esta tragicomedia entre morenistas guerrerenses, la familia Sandoval Ballesteros no va a ceder ni un milímetro. Bueno, al menos eso es lo que nos dicen.

 

@emeequis



logo mx
Más contenido
Incendio en el Metro. Solicitaron a Serranía renovar transformadores

Incendio en el Metro. Solicitaron a Serranía renovar transformadores

Desde hace un año, trabajadores del Metro solicitaron presupuesto para dar mantenimiento a los transformadores, un área que no recibió atención en todo 2020. ¿Pudo Florencia Serranía prevenir el incendio?

19 / 01 / 2021

Llega Biden y nuera de AMLO sube a Instagram foto con Trump

Llega Biden y nuera de AMLO sube a Instagram foto con Trump

Al mismo tiempo que Joe Biden tomaba posesión de la cuenta oficial de Twitter de la Presidencia de Estados Unidos (@POTUS), Carolyn Adams, esposa de José Ramón López Beltrán, subía a Instagram la imagen del recuerdo con el expresidente Trump.

20 / 01 / 2021