Logo MX

Precio
dólar

Investigaciones

Cigarros sueltos: el enemigo está en la esquina… y cuesta 5 pesos

La venta de cigarros sueltos en la CDMX no se detiene a pesar de la pandemia. Los fumadores los tienen al alcance en miles de puestos de periódicos, al amparo de autoridades y con el beneplácito de las tabacaleras.

Por INVESTIGACIONES ESPECIALES
3 mar 2021

cigarros sueltos en la Ciudad de México
La venta de cigarros sueltos se da en miles de puestos en la CDMX. Foto: Moisés Pablo / Cuartoscuro.com.

Por Sara Arteaga / Refleacciona *

 

EMEEQUIS.– Conseguir un cigarro suelto en la Ciudad de México no requiere de ningún esfuerzo. En prácticamente cualquiera de los 2,899 puestos de periódicos abiertos de esta capital los voceadores, quienes antes dedicaban su esfuerzo a la venta de periódicos y revistas, ahora ven en el tabaco una oportunidad para su negocio. Sin embargo, esta actividad significa un problema de salud pública grave que se ha menospreciado tanto como se ha normalizado.


DALE CLICK AL MAPA INTERACTIVO


Los puestos de periódicos tienen una particularidad: del 100% de los productos que tienen permitido exhibir los voceadores, el 30% puede ser dulces, botanas, refrescos y cajetillas de cigarros. El otro 70% debe ser productos editoriales y periódicos. Una vez que obtienen la autorización de la Unión de Voceadores para abrir el puesto, firman un permiso donde se comprometen, entre otras cosas, a no vender cigarros sueltos. Esto se encuentra resaltado en negritas y subrayado en el documento. Todo puesto de periódicos cuenta con dicho permiso para poder vender periódicos y revistas.

El compromiso se viene abajo cuando hallan que el verdadero negocio no está en las revistas, ni en los diarios, ni en las colecciones: la “mina de oro” se encuentra en los refrescos, las botanas… y en los cigarros sueltos. Un voceador de un puesto en Coyoacán ya no vive solo de los periódicos que oferta en el puesto. “Como ya no se vende la revista, el periódico y todo eso, nos dieron la oportunidad de vender todo esto –señalando cigarros, dulces y refrescos– nos dieron la oportunidad de vender poquito”.

Los puestos de periódicos son el caldo de cultivo perfecto para la venta individual de cigarros, prohibida como lo indica la actual Ley General para el Control del Tabaco, en su artículo 16, donde además se señala la ilegalidad de la venta de empaques que contengan menos de 14 o más de 25 cigarros, así como su colocación en sitios que le permitan al consumidor tomarlos directamente. 

Para vigilar que el compromiso firmado por los voceadores se cumpla, están los trabajadores del área de Vía Pública de las alcaldías. Cuando se busca ampliar la exhibición de dulces más allá del 30% permitido y ofrecer cigarros sueltos al comprador, los voceadores negocian con el personal de Vía, quienes se hacen de “la vista gorda” mediante una cuota que les permitirá a los vendedores mostrar sus cajetillas de cigarros abiertas y disponibles para los fumadores. Sin obstáculos, sin pedir una identificación siquiera para verificar que el comprador sea mayor de edad. A la vista de todos, por encima de la ley. 

TE RECOMENDAMOS: “YO NO ME VOY A VACUNAR”. ASÍ PIENSA EL 10% DE LOS MEXICANOS (TESTIMONIOS)

El voceador de este puesto que ilustra la situación de omisión que fomentan las autoridades de Vía Pública en Coyoacán, tiene muy claras las prohibiciones sobre el cigarro suelto y ya sabe cómo venderlo sin consecuencia alguna. “Supuestamente no se puede vender (el cigarro), pero todos venden y claro, como ya tienes contacto con los de Vía Pública te dicen ‘¿sabes qué? va a haber operativo, escóndelos’. Aquí la cosa es negociar con ellos para que cuando haya operativo no lleguen y te quiten. Pasan y dicen ‘mañana va a haber operativo, va a pasar el jefe, no pongas esto, esconde más esto’. Ellos vienen todos los jueves”.

EL CIGARRO A LA VUELTA DE LA ESQUINA

Para esta investigación, se visitaron nueve puestos de periódicos: dos en la alcaldía Álvaro Obregón, dos en Benito Juárez, uno en Coyoacán, dos en Cuauhtémoc, uno en Miguel Hidalgo y uno en Venustiano Carranza. La dinámica de la compra y venta de cigarros sueltos tiene diversidad de factores que facilitan esta actividad entre alcaldías, pero con la misma omisión por parte de las autoridades, pues al violar la Ley General de Control de Tabaco se vulneran las condiciones del cuidado de la salud en las que se encuentra fundamentada dicha ley, que necesita reformas urgentes.

ÁLVARO OBREGÓN

La industria tabacalera quitó sus productos de las tiendas de conveniencia unos días para promover “un futuro libre de humo”. Pero afuera, no parece dibujarse un futuro sin los puestos de periódicos que venden todas las marcas de cigarros por unidad.

En la alcaldía Álvaro Obregón, cerca de una de las estaciones de la Línea 7 del Metro, está un puesto de periódicos que apenas tiene revistas y diarios. Más del 30% de los productos están compuestos por dulces, botanas, galletas y un exhibidor de cigarros de metal con múltiples cajetillas de cigarros con sus respectivos colores, logos y marcas. La mayoría de las cajetillas ya están incompletas y cualquier persona con interés en comprar un cigarro puede llegar y tomar el que guste. ¿Cómo se consiguen los cigarros para su venta individual? Los distribuidores de las tabacaleras llegan hasta este puesto para ofrecer el producto, según palabras de la voceadora de este puesto. “Poniendo tú el negocio (puesto de periódicos) los mismos distribuidores de cigarro ya te llegan ahí, te lo pueden dar hasta dos o tres pesos menos. Pones tu negocio y el mismo distribuidor llega y te dice ‘¿sabes qué? yo soy de Marlboro ¿quieres que te surta?’ y ya tú le dices si sí o no”.


Los cigarros están al alcance de todos. Foto: Refleacciona. 


En otro puesto de periódicos, afuera de otra estación de la Línea 7 del Metro, en la colonia Los Alpes, el voceador reconoce que la venta de cigarros sueltos está prohibida, pero sabe muy bien cómo solucionar ese “detalle”.

“En el permiso para el voceador hay un apartado que dice que puedes poner hasta el 30% de otros productos. Los cigarros ya no deberíamos de estarlos vendiendo. Se supone que el cigarro desde hace dos años ya no lo puedes vender. Nosotros para poder trabajar todo eso tenemos que estar amañados con la ‘delegación’, como se maneja en todo México. Entonces cuando tomes el lugar (puesto de periódicos) necesitas buscar quien es el encargado de la ‘delegación’, hacer una plática con él y te va a poner los términos: cuánto, cuando, qué día. No te dan permiso, simplemente se hacen de la vista gorda y ya, pero el día que vienen los buenos, ahí si tienes que bajar la mercancía”.

 

En San Antonio en la alcaldía Álvaro Obregón. Foto: Refleacciona.

 

BENITO JUÁREZ

Cualquiera que vaya a la Benito Juárez podrá ver que el comercio informal de esta zona se ha tratado de “reordenar” de tal forma que los puestos se ven modernizados, en zonas como Narvarte o Eugenia. Pero eso es sólo la máscara detrás de la violación a la ley que significa vender cigarros sueltos, que está por demás normalizado vender en casi cualquier puesto o comercio informal. Uno de los puestos que está sobre avenida Cuauhtémoc, en la colonia Narvarte Poniente, dice que es muy difícil mantener vivo el negocio de las revistas y los diarios desde la llegada del Internet. “El único negocio es el agua, el refresco, los cigarros, los dulces. Para tener permiso para vender cigarros y dulces hay que entrarle con la ‘delegación’, si no le entras te recogen el dulce”.


En la esquina de Eugenia y Cuauhtémoc también se da esta práctica. Foto: Refleacciona. 


En otro puesto de la misma avenida Cuauhtémoc, cerca de una de sus plazas comerciales más famosas, en la Narvarte, el voceador aconseja dar dinero al personal de Vía Pública de la alcaldía Benito Juárez a cambio de cierta protección que les permita vender cigarros sueltos sin problema o restricción alguna. 

“Hay que darle 100 pesos a Vía Pública. Es dependiendo de lo que te pidan o lo que tú les des. Ellos mismos te dicen ¿sabes qué? No te excedas del espacio. Donde esté el puesto, como en todos lados, pasan los de Vía Pública y ya tu arreglas con ellos para que no te digan nada. Lo que no tenemos permitido es vender todo este producto –mientras señala los cigarros– y ya te arreglas con ellos, les das a la semana no sé, 100 o 200 dependiendo en qué área estés”, declara el vendedor. Ya no hay nadie a quien temerle porque quien puede ponerle un alto, ahora está comprado.


 Puesto en la calle Obrero Mundial de la alcaldía Benito Juárez. Foto: Refleacciona. 


COYOACÁN

Las zonas cercanas a hospitales son sitios de compra segura de cigarros sueltos, aún a pesar de que muchos de estos nosocomios están convertidos en centros Covid o que deberían ser áreas libres de humo para pacientes y visitantes. Un ejemplo está en un puesto ubicado muy cerca de uno de los hospitales más importantes de la alcaldía, en la colonia Insurgentes Cuicuilco.

Dicho puesto tiene muchos productos: cubrebocas de variados colores y texturas, cargadores para celular, novedades varias, hasta galletas, yogurt, aguas y el infaltable cigarro suelto. Son el pretexto para mantener impune la venta de este producto y los demás son los diarios y las publicaciones impresas. El encargado de este puesto con más de 30 años en ese sitio nos dice sin reparo acerca de las formas de conseguir los cigarros: 

“El cigarro pues como ya tengo muchos años aquí hay gente que ya viene directamente a venderlo y si no en el OXXO. Pero aquí lo que te conviene es venderlo suelto porque si lo vendes por cajetilla no te lo van a pagar. El cigarro en el OXXO te sale en $65. Yo lo doy en 6 pesos cada uno, pero si yo lo quiero vender por caja a mí no me conviene venderlo en $70. Aquí conviene venderlo suelto y de dos cajitas por sabor que hay. Son muy pocas las delegaciones que te dan un permiso. No hay. Aquí, desgraciadamente se oye feo, pero tienes que arreglarte con los de la camioneta, con Vía Pública, darles para el refresco cada ocho días, a lo mejor de inicio les tienes que dar, no sé, unos 5 mil pesos para que ya te dejen trabajar”. 


 El cigarro suelto se sigue vendiendo a pesar de estar prohibido. Foto: Refleacciona. 


CUAUHTÉMOC

La demarcación Cuauhtémoc es un referente del comercio ambulante y la relación estrecha que se debe tener con las autoridades de la alcaldía para sobrevivir en la jungla de la informalidad y la corrupción. El vendedor de uno de los cientos de puestos que están abiertos en dicha alcaldía, por Pino Suárez, ya sabe que sin revistas ni la cuota para los de Vía Pública se queda sin pretextos para vender cigarros sueltos.

“Tú te pones en alguna esquina y nadie te va a decir nada mientras vendas periódicos y revistas. Comprar periódico te conviene porque te respalda ante las autoridades, nadie te molesta. Antes de vender dulce tienes que meter revista, ya que tengas el puesto puedes meter dulce. Cada delegación es muy diferente, aquí les doy a los de la camioneta 50 a la semana, pero cuando trabajas el periódico eso te respalda un poco más. Se supone que nosotros no podemos vender esto -señala dulces y cigarros- y lo vendemos.  Casi no se pasan de lanza con nosotros. El más difícil de vender es el cigarro, porque se supone que está prohibido”.


Local en alcaldía Cuauhtémoc. Foto: Refleacciona. 


En otro lugar de la Cuauhtémoc, en la colonia Roma Norte, un voceador de otro puesto les da dinero a los dos turnos de empleados de Vía Pública con tal de poder vender cigarros sueltos. No se puede negar: o le entra o levantan la mercancía. 

“En este caso ya te arreglarías con la delegación. Permiso para vender cigarros no hay, pero ya te arreglarías con ellos. Todo es dinero. Del periódico lo puedes poner y no hay problema, pero el dulce es con la delegación. Cuando ya tengas tu puesto ya hablarías con la delegación. Usualmente te cobran como 250 o 300 pesos, depende como te arregles con ellos, para el del turno de la mañana y el del turno de la tarde. Aquí pasan camionetas que empiezan a levantar los puestos, entonces hay que arreglarse con ellos. Te dicen ‘te dejo vender, pero tienes que entrarle’. El cigarro ahorita supuestamente lo prohibieron, pero ahí tengo. Tienes que arriesgar también”, menciona el vendedor.


 Los encargados de los puestos llegan a "arreglos" con la autoridad. Foto: Refleacciona. 


MIGUEL HIDALGO

Hay un puesto de periódicos que se encuentra en la colonia Modelo Pensil que se hace notar desde lejos porque todas sus botanas, galletas, refrescos y dulces dominan prácticamente todo el local. Tiene revistas y periódicos, pero esa no es su mayor atracción. El voceador dice que uno de sus productos, el cigarro suelto, es el que más riesgos le hace correr. “Ahorita los más penado son los cigarros, no se pueden vender, pero ya eso es cosa de que se arreglen con Vía Pública. Hay que entenderse con los de Vía Pública de la tarde, porque hay dos de Vía Pública, en la mañana hay unos y en la tarde otros.  De las 7 de la mañana a 2 hay un turno y el de las 5 no sé si es hasta las 10 o 12 de la noche (…) Todos sabemos que no se puede meter cigarro, pero mira, como mi lugar es solo el puesto ¿qué hace todo esto afuera? -señalando dulces, botanas y por supuesto, cajetillas de cigarro para venta individual-. Por eso se tiene que llegar a un acuerdo con la alcaldía.


 Puesto de cigarros en la Miguel Hidalgo. Foto: Refleacciona. 


VENUSTIANO CARRANZA

La Unión de Expendedores y Voceadores de los Periódicos de México es la institución que se encarga de facilitar las condiciones para la operación de puestos de periódicos y quienes permiten que se vendan en ellos otros productos además de los diarios y las revistas, entre ellos, el cigarro en cajetilla. Así como en otras demarcaciones hay que tener una buena relación con los de Vía Pública si se quiere vender el cigarro por unidad. La encargada de uno de los puestos de periódicos ubicado en el Pueblo de la Magdalena Mixiuhca menciona que las autoridades en Venustiano Carranza prefieren ser omisas ante esta actividad. “Si tienes un puesto así (de periódicos) la Unión te apoya y te autoriza que puedes vender refresco, puedes vender agua, papas, lo que tú le quieras meter puedes vender, pero tienes que vender el periódico. Aquí vendemos el cigarro suelto, pero cuando llegan los de Vía Pública que son los que vienen a checar pues nos avisan ¿no? y ya se guarda el cigarro para que no se lo lleven, porque se lo llevan y ya te dicen que no tienes que vender cigarro y se llevan. Hay unos que te dicen ‘guarda el cigarro’ y ya. Pero hay otros que no, agarran y se lo llevan”.

LA ANTESALA DE LA ACTUAL PANDEMIA DE COVID-19

Antes de la Covid-19 ya había otra pandemia, así señalada por la Organización Mundial de la Salud (OMS), que sigue sin atenderse de forma directa y contundente: el tabaquismo, responsable de terminar con la vida de 51 mil personas al año por consumo directo y 9 mil personas por ser fumadores pasivos. El negocio del cigarro significa un problema de salud muy grave porque ha sido la materia prima para que el número de enfermos por Covid-19 y el número de fumadores en México tengan una relación directa. 

TE RECOMENDAMOS: MISIÓN IMPOSIBLE. CABEZA DE VACA DERROCHA MILLONES EN MEJORAR SU IMAGEN

México está adherido desde el 28 de mayo de 2004 al Convenio Marco para el Control del Tabaco de la Organización Mundial de la Salud, el cual marca la ruta para que la pandemia del tabaquismo sea eliminada en todos los países firmantes. Más allá de un compromiso documental, sienta las bases legales para mejorar la calidad de vida de la población en México. Sin embargo, la venta de cigarros por unidad significa que las leyes mexicanas y las autoridades no son efectivas para prohibir esta actividad, la cual facilita la influencia del tabaco de los niños y jóvenes. Datos de Campaign for Tobacco Free Kids muestran que si se exigiera la colocación de los paquetes de cigarrillos fuera de la vista se podría reducir hasta 83% la exposición de los adolescentes a las marcas de cigarrillos. ¹

La responsabilidad de este problema se encuentra en las autoridades, a través del personal de Vía Pública al promover la corrupción dentro de sus filas a costa de la salud de miles de personas y al ser omisas del delito que cometen los voceadores. Éstos a su vez, son responsables por delinquir al vender el cigarro suelto y faltar al compromiso que firman al integrarse a la Unión de Voceadores.

Además, está la responsabilidad de la industria tabacalera, que no tiene el menor interés de apegarse a la ley y prefiere mantener, a costa de lo que sea, sus productos al alcance de los fumadores, sin importar las pérdidas económicas para el país y la población. 

Y, por último, los consumidores, quienes al comprar de forma ilícita los cigarros por unidad son parte esencial de este ciclo: sin el consumidor, no habría venta ilegal al satisfacer una necesidad que no solo los esclaviza a ellos, sino a toda la población de forma indirecta pero no menos importante.

Hay tragedias que se pudieron evitar con restricciones efectivas a la industria tabacalera, que oferta hipócritamente un alto a la venta de sus cigarros en tiendas como estrategia de marketing para impulsar al mismo tiempo, en complicidad con las autoridades, la distribución de sus cigarros en puestos de periódicos a sabiendas de que la venta no será legal.

En el escenario actual, donde miles de personas que han sobrevivido al Covid-19 quedan con un daño pulmonar similar al de un fumador ¿cuánta importancia se le dará a la enfermedad del tabaquismo? ¿cómo podemos asegurar que ese daño pulmonar que los supervivientes a la Covid-19 padece no empeore si se perpetua la venta del cigarro suelto? El enemigo está en la esquina, en los puestos de periódicos y cuesta cinco pesos.

 

* Sara Arteaga es jefa de prensa en Refleacciona con Responsabilidad A.C., organización no gubernamental que trabaja en la defensa de la salud de los mexicanos a través del rescate de espacios dignos para los no fumadores y en la eliminación del tabaquismo y sus consecuencias en México. 

 

MÁS INFORMACIÓN EN REFLEACCIONA 

 

 

¹ Campaign for Tobacco Free Kids (2013). Publicidad, promoción y patrocinio del tabaco. Exhibición de productos de tabaco en el punto de venta. Disponible en https://www.tobaccofreekids.org/assets/global/pdfs/es/APS_posDisplay_es.pdf

 



logo mx
Más contenido
Outsourcing vive: AMLO dio 476 millones a empresas de subcontratación

Outsourcing vive: AMLO dio 476 millones a empresas de subcontratación

El gobierno de AMLO cedió casi 500 millones de pesos a empresas de subcontratación de servicios de limpieza. Desde la Secretaría del Trabajo hasta la Oficina de la Presidencia contrataron a compañías con dudoso historial.

15 / 04 / 2021

Surgen más casos de muertes por Covid en enero de 2020; CDMX registró 33

Surgen más casos de muertes por Covid en enero de 2020; CDMX registró 33

A pesar de que oficialmente la primera muerte por Covid ocurrió el 18 de marzo de 2020, la CDMX encontró en enero de ese año 33 certificados de defunción asociados al virus. El Renapo halló 95. Pueden ser “errores de médicos”, dice Sedesa. Estos casos aún no aparecen en las gráficas de Gatell.

14 / 04 / 2021