Logo MX

Precio
dólar

Análisis

Psicología del ajedrez

ENRIQUE SERNA escribe sobre Gambito de dama (Netflix): “Tal vez lo más cautivador de la serie sea la inmersión en el carácter de la protagonista, su aparente atonía sentimental combinada con una extrema fragilidad en el trato social”.

Por Enrique Serna
2 nov 2020

Gambito de dama.
Ilustración: Raquel Moreno.

EMEEQUIS.– No hace falta jugar ajedrez para entrever su encanto magnético y admirar la inteligencia matemática de quienes logran dominarlo. Prodigios de paciencia y autocontrol, los jugadores de ajedrez no están exentos de pasiones, aunque deban arrinconarlas cuando estudian estrategias o juegan una partida. No es fácil hacer en medio minuto un arduo cálculo de probabilidades para prever los movimientos del adversario, cuando el corazón hierve de ansiedad o angustia. ¿Cómo evitar que las emociones reprimidas se interpongan entre el jugador y el tablero de juego? ¿Cómo sobrellevar la neurosis que genera el esfuerzo mental sostenido? La lucha del ajedrecista con sus demonios es un tema que ha fascinado a los novelistas de distintas épocas, pues refleja la tragedia humana de aspirar a una inteligencia superior sin poder gobernar del todo nuestros impulsos. 

Existe ya un corpus literario sobre el ajedrez, en el que destacan dos novelas extraordinarias: La defensa de Vladimir Nabokov y Una partida de ajedrez de Stefan Zweig. Luzhin, el protagonista de la primera, es un genio esquizoide que ha encontrado en el ajedrez una evasión de la realidad más eficaz que ninguna droga. Tiene una marcada preferencia por el enroque (la jugada defensiva en que el rey intercambia posiciones con la torre), pues él mismo se ha fabricado una muralla psicológica para quedar a salvo de cualquier amenaza exterior, incluyendo la del sexo, que le infunde pánico.  Víctima del síndrome de Asperger, que no se había tipificado cuando Nabokov escribió la novela (pertenece a su etapa juvenil, cuando aún escribía en ruso), Luzhin va enloqueciendo progresivamente hasta sentirse una pieza más del tablero, movida por fuerzas que desconoce. 

TE RECOMENDAMOS: VICTORIA DE SODOMA

Si en la novela de Nabokov, el ajedrez es un trampolín a la locura, en la de Zweig es una tabla de salvación. Su protagonista, el señor B, es un judío que vivió un largo encierro para no caer en manos de la Gestapo. Durante una travesía marítima en un trasatlántico, donde un campeón de ajedrez vence a todos sus oponentes, sorprende a los pasajeros ganándole una partida. Luego cuenta que adquirió esa increíble destreza mental en el desván donde estuvo escondido, leyendo y releyendo un manual de ajedrez, el único libro a su alcance. “Todas las especies de monomaniacos enclaustrados en una sola idea –observa Zweig—me han interesado siempre, pues cuanto más se limita un individuo, más cerca de halla, por otra parte, del infinito”. 

Se acaba de estrenar en Netflix una espléndida miniserie, Gambito de dama, que no desmerece frente a estos clásicos.  Su protagonista, Elizabeth Harmon, es una huérfana a quien enseña las reglas del ajedrez el conserje del orfanatorio donde pasa la infancia. Adicta desde niña a los tranquilizantes y las anfetaminas, que en los años 50 se repartían como caramelos a las pupilas del internado, Elizabeth encuentra en el ajedrez una válvula de escape, un mundo alterno en el que puede preverlo todo, sin las amargas sorpresas que le ha deparado el mundo exterior.  El suicidio de su madre, la más dolorosa de todas, le dejó un sedimento de amargura que más tarde, cuando empieza a jugar en torneos, convertida en una adolescente prodigio, la precipita en el alcohol y las drogas.

No cometeré la descortesía de revelar más ingredientes de la trama, para que el curioso lector pueda saborearla. Tal vez lo más cautivador de la serie sea la inmersión en el carácter de la protagonista, su aparente atonía sentimental combinada con una extrema fragilidad en el trato social. Como Luzhin, Elizabeth ha encontrado en el ajedrez un refugio donde puede controlarlo todo, pero a diferencia del joven ruso ella quiere llevar el timón de su propia vida, romper con el mundo reglamentado y morder todas las frutas prohibidas. La guapa actriz Anya Taylor–Joy aparenta siempre una ecuanimidad sobrehumana, pero lleva la música por dentro y en sus arrebatos de locura saca a relucir una vocación autodestructiva casi tan fuerte como la vocación por el ajedrez. Nunca se sobreactúa, al grado de parecer gélida, pero esa inexpresividad cautiva al espectador que intuye los abismos de su inteligencia torturada.

Retrato de una generación, la de los 60, que buscaba gozar intensamente la vida a cualquier precio, Gambito de dama muestra las tensiones entre el individualismo a ultranza y la vida comunitaria, en un país donde la obsesión por ser el número uno muchas veces deshumaniza las relaciones humanas. Los colegas, los amantes y las amigas de Elizabeth desempeñan un papel de ángeles guardianes en su evolución psicológica, porque a ellos les corresponde educar su inteligencia emocional.  Gracias al ingenio de los guionistas para dramatizar las partidas de ajedrez, los legos en la materia disfrutarán esta serie tanto como los adictos al infinito cuadriculado.

 


Gambito de dama.

Enrique Serna

El autor (Ciudad de México, 1959) es novelista, cuentista, ensayista, guionista y biógrafo. Entre otros reconocimientos, ha obtenido el Premio de Narrativa Antonin Artaud. Acaba de publicar “El vendedor de silencio”, novela sobre el periodista Carlos Denegri. (Alfaguara, 2019).

Gambito de dama.

Enrique Serna

El autor (Ciudad de México, 1959) es novelista, cuentista, ensayista, guionista y biógrafo. Entre otros reconocimientos, ha obtenido el Premio de Narrativa Antonin Artaud. Acaba de publicar “El vendedor de silencio”, novela sobre el periodista Carlos Denegri. (Alfaguara, 2019).

logo mx
Más contenido
Xavier Velasco en el confesionario

Xavier Velasco en el confesionario

ENRIQUE SERNA sobre la novela autobiográfica de Xavier Velasco: “Un elemento fundamental en la armazón o la estructura de El último en morir es la relación de Velasco con las mujeres, empezando por Celia, su abuelita, la primera persona que creyó en su talento”.

Hace 16 horas

Más allá de la turba iracunda: minorías avanzan en el Capitolio

Más allá de la turba iracunda: minorías avanzan en el Capitolio

Un joven judío y un pastor afroamericano obtenían su pase al Senado el mismo día en que una turba de hombres blancos con insignias antisemitas irrumpió en el Capitolio. Así avanzan la democracia, la diversidad y el progresismo en los Estados Unidos.

14 / 01 / 2021