Logo MX

Precio
dólar

Análisis

Insurrección en el partido: republicanos contra la reelección de Trump

Con un Partido Republicano que por cuatro años se mantuvo en silencio ante las ocurrencias, corruptelas y berrinches de Donald Trump, un grupo de la clase conservadora de EU se rebela y apuesta por el triunfo de los demócratas en la elección de noviembre.

Por Eileen Truax
7 ago 2020

Donald Trump
Los integrantes de The Lincoln Project quieren que Donald Trump pierda las elecciones del próximo noviembre. Foto: The White House.

EMEEQUIS.– El 17 de diciembre de 2019, miembros del Partido Republicano en Estados Unidos hicieron público su deseo de fin de año: que, en las elecciones de noviembre de 2020, Donald Trump perdiera la presidencia. Y para no dejarlo todo en un mero deseo, formaron un proyecto político.

“The Lincoln Project” es el nombre que eligieron, en alusión a Abraham Lincoln, el presidente emblema de la democracia estadounidense; un hombre con fama de culto, justo, buen estratega y buen orador; todas ellas cualidades lejanas a la personalidad de Trump. La cosa va tan en serio que, en abril de este año, el comité que lidera la organización –formado por republicanos de viejo cuño, para los cuales el voto por este partido ha sido una tradición y una forma de vida– anunció su apoyo al presunto candidato del Partido Demócrata y vicepresidente de la administración Obama, Joe Biden, en la contienda presidencial.

En un artículo de opinión publicado por el diario The New York Times, los creadores de la iniciativa explicaron sus razones. “La supervivencia de nuestra nación de cara a los crímenes, la corrupción y la naturaleza corrosiva de Donald Trump, es un asunto que va más allá de la simple política. Como estadounidenses, tenemos el deber de detener el daño que han hecho él y sus seguidores a las normas legales, la Constitución, y la identidad estadounidense”. 

El grupo está liderado por George T. Conway III, un abogado con una importante cartera de clientes entre los integrantes del Partido Republicano, y los estrategas políticos Steve Schmidt, John Weaver y Rick Wilson, quienes han trabajado en los equipos de George W. Bush y John McCain, entre muchos otros republicanos de alto perfil. En 2018, Wilson publicó un libro titulado “Todo lo que toca Trump, muere”, bajo la premisa de que la candidatura del magnate fue como un dardo envenenado en la yugular de su partido.

De marzo a la fecha, The Lincoln Project ha recaudado casi 20 millones de dólares, más de la mitad aportados por pequeños donadores –con donaciones de 200 dólares o menos–; ha lanzado cincuenta comerciales, cada uno con un promedio de un millón de visitas en YouTube, y ha evidenciado la pusilanimidad de un Partido Republicano que a tres meses de la elección se encuentra entre la espada y la pared. 

UN CIRCO DE CORRUPCIÓN

“Un día, pronto, la era Trump llegará a su fin. Este circo de incompetencia, corrupción y crueldad, terminará. Cuando eso ocurra, los hombres y mujeres en el partido republicano de Trump te buscarán, y te dirán que pueden reparar el daño que él hizo”. 

El comercial, uno de los promocionales más exitosos que ha lanzado The Lincoln Project (más de dos millones de visitas en YouTube en tres semanas), hace alusión a los legisladores republicanos que han permitido que Trump actúe impunemente, y piden a los votantes no olvidar sus nombres. “Apréndete sus nombres, infórmate sobre sus actos, y nunca vuelvas a confiar en ellos”.



A finales de junio, en el apogeo de las manifestaciones en contra del racismo tras el asesinato del afroamericano George Floyd a manos de la policía de Minneapolis, The Lincoln Project lanzó otro promocional que pegó fuerte: una secuencia de discursos presidenciales llamando a la unidad en momentos difíciles para Estados Unidos –Ronald Reagan tras la explosión del transbordador Columbia; Bill Clinton tras el atentado terrorista en Oklahoma; George W. Bush entre los escombros de las Torres Gemelas en Nueva York, y Barack Obama en homenaje a las víctimas de la masacre de un templo en Carolina del Sur–, finaliza con Trump anunciando que enviará “miles y miles de soldados fuertemente armados para dominar las calles” y contener las protestas en todo el país. Un golpe maestro de la publicidad viral.



Un tercer tema en torno al cual ha girado la campaña anti-Trump es, desde luego, su mal manejo de la pandemia de Covid-19 y sus célebres declaraciones sobre inyectarse desinfectante para acabar con el virus, o sobre la pandemia que “un día desaparecerá, será como un milagro”. Una paráfrasis de esta última declaración cierra otro de los promocionales: “Podemos hacer que Donald Trump desaparezca. No es un milagro. Es democracia”.



Corrupción, racismo y Covid-19, los tres sellos que marcarán el paso de Trump por la Casa Blanca, son también las herramientas de las que echan mano quienes buscan sacarlo de ahí.

DURMIENDO CON EL ENEMIGO

La frase puede sonar trillada, pero era imposible no usarla cuando se dio a conocer que uno de los fundadores de The Lincoln Project era George Conway III, quien está casado con Kellyanne Conway, la asesora política de Trump en la Casa Blanca. Es difícil imaginar cómo se concilia en el día a día en la casa de los Conway, pero esta dinámica no es tan diferente a la que enfrenta el propio Partido Republicano entre su ala “trumpista” y su facción antiTrump.

“Hemos sido, y permanecemos, ampliamente conservadores”, declaran los fundadores de The Lincoln Project, en referencia a la corriente filosófica caracterizada por el respeto a las tradiciones, los valores cristianos, el universalismo moral, el impulso a los negocios, y opuesta al sindicalismo, el comunismo, y otras corrientes que “atentan” contra la cultura occidental. “Nuestras muchas diferencias con el Partido Demócrata siguen ahí, pero nuestra mutua fidelidad a la Constitución nos exige un esfuerzo común”.

TE RECOMENDAMOS: “EL GATELL GRINGO”: LA VOZ DE LA CIENCIA EN ESTADOS UNIDOS

El 4 de agosto Vote Common Good, un grupo de orientación progresista, se sumó a The Lincoln Project con el objetivo persuadir a los estadounidenses religiosos para no votar por Trump. La iniciativa se centrará en las comunidades evangélica y católica anglosajona –dos grupos entre los cuales Trump tuvo un importante apoyo en 2016– apelando a su decepción por la forma en que Trump ha manejado la pandemia de Covid-19 y las protestas del movimiento anti-racista Black Lives Matter, y presentando como una opción a Biden, el hombre católico que siempre ha hablado abiertamente sobre su fe –a pesar de que, hasta junio, las encuestas indicaban que más del 70 por ciento de los evangélicos anglosajones aprobaban la gestión de Trump.

En una entrevista con el diario The Washington Post, el comentador político conservador Charlie Sykes –quien no es parte de The Lincoln Project, pero simpatiza con la consigna de sacar a Trump del poder–, aceptó que será difícil conciliar ideas entre las partes una vez que los demócratas recuperen el gobierno, pero por el momento ese es, dijo, un asunto secundario. “Siento que se nos está quemando la casa. Necesitamos apagar el fuego, y eso es en lo que hay que concentrarse ahora. Ya después nos encargaremos de la redecoración”.

 

@eileentruax

 

 


Donald Trump

Eileen Truax

Eileen Truax es una periodista mexicana especializada en migración y política. Es autora del libro “El muro que ya existe. Las puertas cerradas de Estados Unidos” (HarperCollins). Actualmente es fellow del programa Knight-Wallace para periodistas en la Universidad de Michigan.

Donald Trump

Eileen Truax

Eileen Truax es una periodista mexicana especializada en migración y política. Es autora del libro “El muro que ya existe. Las puertas cerradas de Estados Unidos” (HarperCollins). Actualmente es fellow del programa Knight-Wallace para periodistas en la Universidad de Michigan.

logo mx
Más contenido
El talento infiltrado

El talento infiltrado

ENRIQUE SERNA escribe sobre Better call Saul: “No he visto una serie donde se exhiba con mayor sutileza el cordón umbilical entre el estado de derecho y el mundo del hampa, la imposibilidad de trazar su difuminada frontera”.

21 / 09 / 2020

La reinserción del Anexo Transversal Anticorrupción es una realidad

La reinserción del Anexo Transversal Anticorrupción es una realidad

En 2021 se invertirán 3,315 millones de pesos en combatir la corrupción: serán ejercidos por el Consejo de la Judicatura Federal, la Secretaría de la Función Pública y la Unidad de Inteligencia Financiera, entre otras oficinas.

11 / 09 / 2020