Logo MX

Precio
dólar

Análisis

¿Hacia dónde va el discurso de odio de FRENAAA?

El riesgo de este movimiento Anti AMLO, que hasta el momento luce desarticulado, es que su discurso extremista sea retomado por líderes mejor preparados, que estén dispuestos a transformar la violencia verbal en acciones peligrosas. Análisis de TÉMORIS GRECKO.

Por Témoris Grecko
29 jul 2020

FRENAAA
Gilberto Lozano es líder de esta organización, que está en lucha contra las ideas del actual gobierno. Foto: @gilbertolozanog.

EMEEQUIS.– El grupo FRENAAA, Frente Nacional Anti AMLO, no es una temible organización con enormes recursos económicos y humanos, capaz de articular una alianza opositora que le imponga un reto existencial al gobierno de la 4T. 

Aunque así es como intenta presentarse: con esfuerzos, trata de simular que no es un grupúsculo marginal, una desorientada representación contemporánea de una corriente histórica siempre aislada en su extremismo, sino la fuerza llamada a reunir a la nación contra el enemigo comunista y sionista, que encarnaría López Obrador.

Ni aunque desde el mismo partido en el poder se alienta la imagen de que FRENAAA representa, de alguna forma, un riesgo de consideración, porque es la manera de darle un supuesto eje material a la ficción del BOA, el Bloque Opositor Auténtico que sirve para englobar y caricaturizar a los dispersos rivales del régimen.

Estas voluntades al mismo tiempo contrapuestas y coincidentes tal vez no tendrían éxito en esta magnificación si no tuvieran a su favor el vacío: los graves problemas de las distintas derechas (por sus intensas batallas internas, por su amplia derrota electoral en 2018, por su exposición a los casos Lozoya, por su incapacidad de desarrollar liderazgos y narrativas consistentes) las han orillado a dejar libres espacios importantes: los de la oposición natural a cualquier gobierno, los de la indignación por intereses afectados, los de las reacciones adversas por desgaste, decepción o traición, y los propios de las mismas derechas en sectores conservadores católicos y evangélicos y en clases medias y altas. 

Este campo abierto ofrece oportunidades que la derecha más elemental y anquilosada no había tenido desde sus derrotas en las insurreciones cristeras y la fundación del Partido Acción Nacional en 1939, una organización electoral que canalizó las tendencias conservadoras por la institucionalidad del régimen revolucionario y que así consolidó la segregación de las que no quisieron someterse a él. 

TE RECOMENDAMOS: ATENDIÓ 46 VECES AL DIRECTOR DE ODEBRECHT, COMPRÓ UN PORSCHE Y AHORA ERIGE DOS BOCAS

La visibilidad que estas facciones han ganado no representa un aumento objetivo de poder. No más que el que llegaron a tener en el gobierno de Vicente Fox, con Carlos Abascal Carranza y otros miembros del Yunque, que se incrustaron en –y quedaron entonces condicionados por– las instituciones del Estado.

Más bien, FRENAAA está siendo funcional para la Cuarta Transformación, de manera similar a la de grupos de izquierda radical que sirven para que gobiernos de derecha demonicen y desacrediten a los movimientos sociales.

Sus figuras protagonistas –Gilberto Lozano, Pedro Ferriz, Juan Bosco Abascal, Rafael Loret de Mola y Pedro Luis Martín Bringas– son tan simples, torpes y toscas como uno quisiera que fueran sus opositores, y al mismo tiempo, histriónicas, ruidosas y verbalmente violentas como uno quisiera que el público percibiera a sus opositores.

No son la BOA… pero bailan mal y se hacen ver.

LOZANO SIEMPRE PRIMERO

FRENAAA padece de males típicos de las facciones extremistas, como el individualismo y el sectarismo, que generan pugnas intestinas. Su cabeza, Gilberto Lozano, un exejecutivo de FEMSA –dueña de Coca-Cola y Oxxo en México–, enfrenta el dilema de que necesita atraer a figuras que le ayuden a ganar relevancia al tiempo en que rechaza compartir el protagonismo.

Por ejemplo, el 9 de mayo, un regiomontano de nombre Pedro Luis Martín Bringas publicó un video en el que asegura que “esta tarde he aceptado ser el líder” de FRENAAA: sin la compañía de uno solo de sus nuevos liderados, de pie en un jardín, incapaz de explicar cómo fue elegido ni cuáles son “los objetivos y las formas” que suscribía, el hombre supo decir las siglas de la organización pero equivocó el significado: “Frente Nacional para la Remoción del Presidente”. Su liderazgo fue flor de una semana: el 17 de mayo, fue expulsado de FRENAAA. No fue el único perjuicio: la empresa Soriana lo separó de su cargo de consejero suplente del consejo de administración. Martín Bringas declaró que esto había sido una maniobra ilegal de su hermano Ricardo, presidente de Soriana, por su activismo político.

El 12 de abril, Juan Bosco Abascal Carranza –pieza importante para ubicar antecedentes ideológicos de FRENAAA–, anunció su incorporación al proyecto. Desconocido para la mayoría de los observadores, con la excepción de quienes estudian su clan familiar, Abascal tiene una enorme imagen de sí mismo y presume ser experto en casi todo: “soy psicólogo, filósofo, teólogo, pedagogo, historiador, novelista, padre de familia” le dijo a Ciro Gómez Leyva en una entrevista. En su mismo video de autointroducción, dejó claro que no se sentía llamado a ser acólito en FRENAAA: aunque él sí supo decir el significado de las siglas, apenas a los 16 segundos de iniciar su presentación, señaló que “yo no le hubiera puesto así (ese nombre) porque en realidad para mí no es AMLO, es MALO, pero bueno, respeto la iniciativa de varios buenos amigos míos”.

En su última sacada de pecho, Juan Bosco se lanzó contra la prohibición, recientemente aprobada en Ciudad de México, de las llamadas “terapias” de conversión sexual: “MALO: tus leyes inicuas contra la vida y a favor de las aberraciones postmodernas, no pasarán. Así que te informo que seguiré haciendo terapias profesionales para reinsertar a los LGTTTBI en su sexo natural, para ayudarlos a librarse del inmenso dolor que ellos se causan a sí mismos, en la mayoría de los casos”. Así, retó al presidente “y a tu esclava Claudia SHAMEbaum, a que vengan por mí, para llevarme a la cárcel. No podrán hacerlo. ¿Quieren probar? Los espero”.

Abascal Carranza es hijo de Salvador Abascal Infante, histórico dirigente de la Unión Nacional Sinarquista, una expresión sobreviviente del movimiento cristero desconfiada en el PAN porque éste aceptó someterse al régimen laico. Eventualmente, algunos sinarquistas entraron al aro formando el Partido Demócrata Mexicano. Otra tendencia de extrema derecha, con mayor visión estratégica, creó la Organización Nacional El Yunque como instrumento para penetrar el PAN. Así lograron llegar al poder dos hermanos de Juan Bosco, Carlos (secretario de Trabajo y luego de Gobernación de Fox) y Salvador (diputado). 

Juan Bosco también retó la primacía de Gilberto Lozano. En su entrevista con Gómez Leyva, el 14 de julio, aclaró que FRENAAA es “una organización más bien plana” en la que “no hay puestos formales” sino “encargados”, como él que asume “todas las cuestiones religiosas”. Lozano buscó a Gómez Leyva y ocupó 20 minutos en corregir los dichos de su compañero. El 27 de julio, fue el último día en que Abascal Carranza apareció en la página web de FRENAAA como coordinador de vinculación religiosa. Desapareció de ella y ahora “su amigo” Lozano ocupa esa posición.

FRENAAA A LA CAZA

Según FRENAAA, tiene un consejo rector compuesto de 67 integrantes. Pero sólo aparecen otros 15 nombres en coordinaciones. Además de los ya mencionados, los otros dos miembros conocidos son comunicadores, Pedro Ferriz de Con y Rafael Loret de Mola.

En la página web, que tiene un diseño tan elemental y desorganizado como el vocabulario que se emplea, no hay pistas para saber dónde están los dos millones de seguidores que presume Lozano en una carta pública dirigida a Donald Trump, que le envió en un tweet en el que amablemente se pone a disposición del presidente de Estados Unidos: “Available to talk to you Mr. Trump”, colocando un punto después de “Mr” que no se usa en el idioma inglés.

Lozano es rudimentario en sus ideas y en su lenguaje, como muestra en sus videos. En la última charla que sostuvo con Ferriz, la del 25 de julio, por ejemplo, sólo en su primer minuto hablando cometió tres pifias: no fue capaz de explicar los motivos de la movilización de protesta que convocó para ese día y los resumió en “la problemática de la economía”, presumió que había una marcha “moustro” en Puebla y dijo que la ciudad holandesa de La Haya está en Suiza (Ferriz lo corrigió). 

TE RECOMENDAMOS: LA BITÁCORA DE LOS SOBORNOS. DIRECTIVOS DE ODEBRECHT ATERRIZARON 179 VECES EN MÉXICO

Después quiso ejemplificar que la estrategia contra la pandemia en México va tan mal que “ya quisiéramos tener al secretario de salud de Etiopía”, como si por alguna causa obvia fuera un funcionario incapacitado e ignorando que el responsable global de lucha contra la Covid-19, Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud es, precisamente, de Etiopía. Después, con la ligereza de quien habla de ladrones de caramelos, describió al presidente López Obrador y al subsecretario de Salud Hugo López-Gatell como culpables del delito contra la humanidad más grave de la legislación internacional: los llamó “los genocidas López”. Y presentó a los manifestantes con una aseveración mística: son “caravanas bendecidas por dios”.

Lozano parece darse cuenta de que sus posturas son históricamente minoritarias y están aisladas a causa de su virulencia y su sectarismo. Insiste en que en FRENAA no hay “chairos ni fifís, conservadores ni liberales, sólo mexicanos” y que representa a católicos, evangélicos, judíos, agnósticos (suele olvidar a los ateos): “la gente ya está harta de que nos dividan, le dijo a Ferriz, “harta de que nos quieran clasificar, harta de que los partidos nos partan, de que las ideologías nos pongan adjetivos”.

Pero cuando habla, se le olvida, y desde un discurso católico extremista, rápidamente olvida la actitud conciliadora y retorna a una agresividad con resonancias fascistas

Ofreció un crudo ejemplo el 9 de julio: un joven del grupo de YouTubers que suelen acudir a las mañaneras a hacerle zalamerías al presidente, hizo una pregunta sobre “menciones” de FRENAAA “sobre atentar contra” López Obrador.

FRENAAA declaró al YouTuber como “enemigo de los mexicanos” y Lozano publicó un video en el que le advierte que “tienes que pagar caro eso” y pide: “ayúdenme a conseguir el nombre de ese reportero”, “se busca esa persona” que es “un Judas Iscariote” (Juan Bosco también ha recurrido a las amenazas, como denunció el historiador Pedro Salmerón), sin dar detalles de las represalias que piensa tomar.

Sólo hay que imaginar cómo actuarían si tuviesen el poder.

LOS RIESGOS

Pero están lejos del poder. Sólo el vacío que han dejado las derechas más moderadas y la importancia que les están dando desde Morena (con una desproporción y un descuido similar a la acusación de genocidio que hace Lozano, Hernán Gómez Bruera llama a FRENAAA “Frente Nazi-onal”, como si fuera responsable de un genocidio) les conceden ventanas de visibilidad.

Que están tratando de aprovechar, montados en un rudimentario discurso de odio, mentiras y exageraciones. En la sociedad, hay sectores enojados, y otros asustados, que no encuentran mejores vías para expresarse. La vulgaridad de Lozano, Ferriz y compañía es todo lo que tienen, por ahora. 

Hay quien ve en ellos un futuro Bolsonaro: hasta el presidente brasileño merece algo de crédito, no tiene tan bajo nivel. Y sí un pasado militar que le ganó el apoyo de los generales. En cambio, entre los oficiales mexicanos, algunos pueden ponerse al servicio de los grandes capitales y del crimen organizado pero siguen viendo a los cristeros como enemigos

El cálculo desde Morena debe ser que son una oposición de conveniencia, que ladra mucho y quisiera morder pero no tiene dientes. Útil para mantener movilizada a la parroquia y para debilitar a las otras derechas, que enfrentan competencia y comparten el descrédito.

El riesgo es que el discurso extremista cale y sea retomado por otros: por futuros líderes mejor preparados, que puedan acrecentar la base de seguidores; o por grupos o individuos “inspirados”, que quieran transformar la violencia verbal en acciones peligrosas.

Lo han hecho antes en la historia mexicana y pueden volver a hacerlo.

  

@temoris

 

FRENAAA

Témoris Grecko

Politólogo, periodista y documentalista mexicano. Autor de "Ayotzinapa. Mentira histórica" y otros libros, y de los documentales "MirarMorir. El Ejército en la noche de Iguala" y "No se mata la verdad".

FRENAAA

Témoris Grecko

Politólogo, periodista y documentalista mexicano. Autor de "Ayotzinapa. Mentira histórica" y otros libros, y de los documentales "MirarMorir. El Ejército en la noche de Iguala" y "No se mata la verdad".

logo mx
Más contenido
Ver y no tocar

Ver y no tocar

Los días prolongados de la pandemia han llevado al cierre a numerosos negocios de entretenimiento que ahora buscan refugio en Internet. ANA CLAVEL escribe sobre “simulacros de placer virtual” que han surgido últimamente. Vía Zoom.

Hace 11 horas

Insurrección en el partido: republicanos contra la reelección de Trump

Insurrección en el partido: republicanos contra la reelección de Trump

Con un Partido Republicano que por cuatro años se mantuvo en silencio ante las ocurrencias, corruptelas y berrinches de Donald Trump, un grupo de la clase conservadora de EU se rebela y apuesta por el triunfo de los demócratas en la elección de noviembre.

07 / 08 / 2020