Logo MX

Precio
dólar

Análisis

Háblanos más

ENRIQUE SERNA escribe sobre los discursos de AMLO: “Necesitamos oírte a todas horas para mantener frescos nuestros rencores y atesorar en el corazón tu mensaje de fraternidad y esperanza. Háblanos más, aunque te quedes afónico”.

Por Enrique Serna
4 ene 2021

mañaneras
Ilustración: Raquel Moreno.

EMEEQUIS.– Bendito prócer:

En estos días aciagos, cuando la muerte ronda por doquier y los pobres se arruinan para comprar tanques de oxígeno, si acaso logran conseguirlos, tu palabra iluminadora y balsámica nos hace más falta que nunca. Las familias con enfermos desahuciados de Covid, a quienes los paramédicos ya no quieren llevar a los hospitales del sector público, por considerarlos casos perdidos, pero tampoco aceptaron cuando empezaban a presentar síntomas, se consuelan escuchando tus conferencias matutinas, mientras la cuenta regresiva del oxímetro anuncia la muerte por asfixia de sus seres queridos. Su agradecimiento es mayor aún, y casi raya en la veneración, cuando aseguras que la 4T ha dado un ejemplo al mundo en el manejo de la pandemia. 

Las mañaneras son maná caído del cielo para el pueblo sabio a quien los conservadores corruptos quisieran seguir sojuzgando. Su poder hipnótico mitiga el sufrimiento de los nuevos pobres (diez millones, según el Inegi) que se quedaron sin trabajo por los cierres de empresas y ahora piden limosna en las calles, jodidos pero contentos por tu justiciera decisión de no subsidiar el empleo, mientras gastas millonadas en las magnas obras del Tren Maya y la refinería de Dos Bocas. ¿Qué haríamos si en estas horas de quebranto nos faltaran tus homilías? ¿A quién odiaríamos si no denostaras una y otra vez a los enemigos del pueblo, para que podamos identificarlos y en algún momento, lincharlos en las plazas públicas?  Por esa y mil razones más, los mexicanos comprometidos con el cambio nos llevamos un tremendo susto la semana pasada, cuando anunciaste de sopetón:

“Ya no vamos a tener estos encuentros, estos diálogos circulares, estas mañaneras, porque hay más avance en la información. La mayoría de los medios de información en el país están cumpliendo con su responsabilidad de manera profesional (…). Ya no hace falta que estemos todas las mañanas informando, vamos nada más a tener una conferencia de prensa semanal los miércoles a las 12 del día”. 

Pasado el shock de la sorpresa me hundí en el desasosiego. ¿De modo que al despertar ya no tendría el inmenso gozo de escuchar al salvador de la patria? ¿Cómo distinguir entre la verdad y la mentira política sin la orientación de mi guía moral? Por fortuna, horas después tus voceros aclararon que nos habías gastado una broma el Día de los Inocentes. Suspiré con alivio, pero mi angustia no se esfumó del todo. El temor de caer en la orfandad si algún día se rompiera ese canal de comunicación contigo me obliga a solicitarte, con todo respeto, que el resto del sexenio gobiernes desde el micrófono.

 Ya vas por ese camino, pues además de la conferencia mañanera, pronuncias discursos en mítines y grabas videos los fines de semana para salir al paso de ataques malintencionados. Hasta en los helicópteros te has dado maña para lanzar mensajes a la nación. El pueblo te lo agradece, porque los intelectuales orgánicos al servicio de la oligarquía pueden aprovechar cualquier pausa en tu incontenible torrente verbal para arrebatarte la palabra. Pero veinte horas de prédica semanal no bastan para consolidar tu sitio de honor en el altar de la patria: urge que gastes un poco más de saliva. Lo ideal sería que tu vida fuera un reality show donde estuvieras veinticuatro horas de cara al público, y de cara a la posteridad, incluso cuando regañes a los miembros del gabinete. El sucesor de Hidalgo, Juárez, Madero y Cárdenas no puede quedarse callado en ningún momento. Necesitamos oírte a todas horas para mantener frescos nuestros rencores y atesorar en el corazón tu mensaje de fraternidad y esperanza. 

TE RECOMENDAMOS: EL GOLEADOR APÁTRIDA

Háblanos más, aunque te quedes afónico. No escatimes las palabras que necesitamos, como desearían tus malquerientes. Quien no esconde nada a los ciudadanos puede despachar los asuntos de estado con una cámara enfrente y explicarnos por qué toma decisiones cruciales con un desdén absoluto por la opinión de los expertos. A la hora de orinar pueden tomarte en medium shot, para que sigas pontificando mientras escuchamos el chorro cantarín en el excusado. El ejército a quien has dado supremos poderes resolverá en poco tiempo los problemas nacionales, de modo que no necesitas encerrarte a estudiar odiosos legajos llenos de cifras y gráficas. Sería una delicia vivir pegado al televisor, embebido en tu personalidad arrolladora, para hacer historia junto contigo. Ni los periodistas obstinados en obligarte a usar tapabocas, ni los consejeros del INE que te quieren amordazar en época de elecciones se saldrán con la suya si a partir de ahora tu vida es un libro abierto. Háblanos más para regir nuestra conducta por la senda del evangelio, para encauzar nuestro esfuerzo transformador por la ruta que le has marcado. Los hombres de bien estamos ávidos de escucharte.


@emeequis



mañaneras

Enrique Serna

El autor (Ciudad de México, 1959) es novelista, cuentista, ensayista, guionista y biógrafo. Entre otros reconocimientos, ha obtenido el Premio de Narrativa Antonin Artaud. Acaba de publicar “El vendedor de silencio”, novela sobre el periodista Carlos Denegri. (Alfaguara, 2019).

mañaneras

Enrique Serna

El autor (Ciudad de México, 1959) es novelista, cuentista, ensayista, guionista y biógrafo. Entre otros reconocimientos, ha obtenido el Premio de Narrativa Antonin Artaud. Acaba de publicar “El vendedor de silencio”, novela sobre el periodista Carlos Denegri. (Alfaguara, 2019).

logo mx
Más contenido
Cienfuegos: el intocable. Con PRI, PAN o Morena, el Ejército siempre gana

Cienfuegos: el intocable. Con PRI, PAN o Morena, el Ejército siempre gana

¿Qué pasa en México que no nos atrevemos a soñar con una normalidad democrática? Es un acto de cinismo que, tras el caso Cienfuegos, opositores digan que AMLO se rindió ante los generales, como si sus antecesores no lo hubieran hecho.

20 / 01 / 2021

Xavier Velasco en el confesionario

Xavier Velasco en el confesionario

ENRIQUE SERNA sobre la novela autobiográfica de Xavier Velasco: “Un elemento fundamental en la armazón o la estructura de El último en morir es la relación de Velasco con las mujeres, empezando por Celia, su abuelita, la primera persona que creyó en su talento”.

18 / 01 / 2021