Logo MX

Precio
dólar

Análisis

El ganador de la elección en Estados Unidos llegará por correo

Si Joe Biden gana Arizona y Nevada, que tiene casi seguros, más Michigan, en el que lleva ventaja, obtendrá los 270 puntos para ganar la elección. La reacción de Donald Trump era previsible. Ahora la moneda no está en el aire, sino en los buzones de correo.

Por Eileen Truax
4 nov 2020

Trump vs Biden
"Trump es una persona de inmediateces: no quiere un conflicto legal larguísimo, ni llevar consigo la imagen de perdedor". Fotos: Facebook.

WASHINGTON, D.C (EMEEQUIS).– Que nadie se diga sorprendido. Desde hace varias semanas, los analistas políticos advirtieron que sería poco probable que la noche del 3 de noviembre, día de la elección en Estados Unidos, hubiera un ganador. No solo eso, sino que el propio presidente Donald Trump había advertido que denunciaría un intento de fraude electoral en su contra la noche de la elección. Así que nada de lo que ocurre es realmente inesperado, aunque nos tenga comiéndonos las uñas y todos los carbohidratos de la alacena. Sabíamos que pasaría; lo que no sabemos con certeza, es cuándo se resolverá.

La principal razón para este retraso en el conteo electoral han sido los más de 100 millones de votos anticipados que los estadounidenses enviaron por correo o vía buzones electorales, una cifra sin precedentes debido a que gran parte del electorado de este año optó por esa vía como manera segura de votar en tiempos de pandemia. El conteo de estas boletas, muchas de las cuales apenas empezarán a llegar a su destino, naturalmente retrasará el proceso.




TE RECOMENDAMOS: CARTA A MI AMIGO JOE BIDEN. LOS DÍAS EN QUE AMLO ERA RIJOSO

Se sabe que el sistema electoral de Estados Unidos es obsoleto. Las disparidades entre los números del voto popular, y los números del voto electoral –los “puntos” que vale cada estado– son cada vez mayores; puede ser que Biden tenga más votos individuales, y que aún así, gane Trump –tal como pasó en la elección contra Hillary Clinton en 2016. Así que, resignados y nerviosos, nos fuimos a (no) dormir ya entrada la madrugada del 4 de noviembre, después de que Biden saliera a decir “estamos optimistas, pero los resultados no serán oficiales hasta que cada voto sea contado”, y un poco más tarde, Trump dijera “yo gané la elección, les mandaré a mis abogados”.

Más allá de lo lamentable que resulta que un presidente de Estados Unidos, usando los recursos públicos –es decir, haciéndolo desde la Casa Blanca–, declare que una elección es inválida cuando los votos aún están llegando –eso es tema para otro artículo–, claramente el nuevo elemento en en la ecuación, el voto por correo, será definitivo en esta ocasión.

La mañana del martes 3 se dio a conocer que la cantidad de personas que votaron por correo y/o anticipadamente, superó a los 100 millones, en un padrón electoral de 230 millones. Esto dejó claro que, sobre todo en los llamados “swing states” que de último minuto se pueden decantar hacia un candidato o el otro, los resultados no llegarían antes del miércoles 4, y en el caso de Michigan y Pennsylvania, posiblemente un par de días más.

TRUMP HACE RUIDO, PERO BIDEN PUEDE GANAR

Al mediodía del miércoles 4, los resultados indican que, de los 270 votos electorales que se necesitan para ganar –la suma de los votos electorales, o “puntos”, que vale cada estado–, Biden ha asegurado 237, Trump 213, y que muy probablemente Arizona y Nevada serán para Biden, lo cual pondría su total en 254

Los cuatro estados restantes serían Carolina del Norte, Pennsylvania, y Georgia, donde Trump lleva ventaja, y Michigan, donde Biden lleva ventaja. Si Biden ganara este  último –16 votos electorales– obtendría los 270 votos electorales que necesita, aunque pierda los otros tres estados. 

TE RECOMENDAMOS: TRUMP Y BIDEN PONEN EN JUEGO EL ALMA DE ESTADOS UNIDOS

La moneda no está en el aire, sino en los buzones de correo. En Michigan, Pennsylvania y Georgia, el conteo de los votos postales, como ya se ha dicho, podría prolongarse por varias horas, o incluso días; y hay una gran probabilidad de que ese voto, en esos estados, incline la balanza hacia el lado demócrata.

Es sabido que la mayor parte del voto anticipado o el voto por correo es utilizado por simpatizantes del Partido Demócrata, o por gente joven –que en general tiene a votar demócrata–. Los votantes republicanos suelen confiar más en el voto presencial. Los resultados que han entrado hasta ahora, están basados en el conteo del voto presencial; se estima que en los estados donde aún falta por contar una gran cantidad de voto por correo, habrá un movimiento notable en las cifras.

Si la diferencia de votos entre ambos candidatos es suficientemente contundente para que no pueda ser impugnada y se pida el recuento, es poco probable que haya un conflicto postelectoral importante. Las acciones con las que amenazó Trump en su discurso de la madrugada del miércoles, tendrían que seguir un procedimiento muy distinto al que él planteó en ese momento: el presidente no puede ir a tocar la puerta de la Suprema Corte para quejarse de la elección. Dado que los conteos se realizan estado por estado, son las autoridades estatales las que tendrían que hacer la impugnación, también estado por estado. El siguiente paso, tras un posible fallo, serían las cortes de apelaciones, y solo después de ahí, algún asunto llega a la Suprema Corte. 

Trump es una persona de inmediateces; no quiere involucrarse en un conflicto legal larguísimo, sino construir una narrativa que le permita salir de la presidencia sin llevar consigo la imagen de perdedor, que es a lo que más le teme. Denunciar un fraude hace que la elección no sea sobre Estados Unidos, sino sobre él. Mientras cada voto que ha sido depositado en un buzón va lentamente dibujando la forma que tendrá este país durante los próximos cuatro años, el presidente apuesta a la impaciencia y al hambre de consumo de información de los medios, para decir que el único país que existe es el que él ve.

Si, como ha ocurrido en las últimas horas, la mayoría de los medios de comunicación continúan desmontando cada mentira que sale de la boca del presidente con datos, en tanto llegan los resultados, será el peso de cada voto, la decisión de cada ciudadano, la que al final decida la elección.


@eileentruax

 



Trump vs Biden

Eileen Truax

Eileen Truax es una periodista mexicana especializada en migración y política. Es autora del libro “El muro que ya existe. Las puertas cerradas de Estados Unidos” (HarperCollins). Actualmente es fellow del programa Knight-Wallace para periodistas en la Universidad de Michigan.

Trump vs Biden

Eileen Truax

Eileen Truax es una periodista mexicana especializada en migración y política. Es autora del libro “El muro que ya existe. Las puertas cerradas de Estados Unidos” (HarperCollins). Actualmente es fellow del programa Knight-Wallace para periodistas en la Universidad de Michigan.

logo mx
Más contenido
Influencers: puerta abierta a la inequidad en las campañas

Influencers: puerta abierta a la inequidad en las campañas

Los magistrados del Tribunal Electoral abrieron la caja de Pandora al perdonar multas a Samuel García en Nuevo León. Al pasar por alto la influencia de Mariana Rodríguez en su campaña se permitirá que, en futuras elecciones, quien tenga más dinero pueda contratar influencers con mayor impacto. #TECNOPOLÍTICA.

17 / 09 / 2021

México: este es el momento para el país de las mujeres

México: este es el momento para el país de las mujeres

Estamos ante un momento histórico, producto de la lucha de tantas valientes mujeres por la causa. En San Lázaro hay igual número de diputadas que diputados (250). Hoy el reto se traslada a la paridad en lo sustantivo, a la paridad en lo real. Es tiempo de seguir haciendo la revolución de las mujeres.

16 / 09 / 2021