Logo MX

Precio
dólar

Al día

Morir en la fábrica. “Hay un foco de infección ahí adentro”

Empleados de una fábrica de plásticos donde murió una de sus compañeras por Covid denuncian que se les obliga a trabajar con escasas medidas de prevención. “No tenemos alternativa más que regresar y ver lo que pasa”.

Por Patricia Tapia
30 jun 2020

covid
Trabajadores del país regresaron a la nueva normalidad con medidas de prevención por Covid. Foto: Moisés Pablo / Cuartoscuro.com

EMEEQUIS.– El 5 de junio Olga dejó de asistir a su trabajo: estaba infectada de coronavirus. Sus compañeros fueron notificados de su muerte días después. La empresa se concretó a cerrar unos días para hacer limpieza exhaustiva, pero solamente en el área donde laboraba la mujer. Así empezó la angustia de muchos obreros en Plásticos KYO, S.A. de C.V.

La pandemia ha expuesto los abusos y el lado inhumano de muchas empresas. La historia de KYO es una de tantas. Rosa, una trabajadora de la compañía, quien pidió cambiar su nombre por posibles represalias, denuncia que son varios casos de compañeros que han dado positivo a Covid-19 en las últimas semanas, además de la muerte de Olga.

A pesar de que se contabilizan al menos una decena de infectados, la empresa no ha emprendido mayores acciones y ha escatimado recursos para la atención del problema, por lo que los trabajadores se sienten amenazados. “Es claro es que sí hay un foco de infección ahí adentro y que no le están dando seguimiento”, indica Rosa a EMEEQUIS

TE RECOMENDAMOS: FILÁNTROPO DE ORO. UN PATRONO DE LA SALUD COBRA SIN RENDIR CUENTAS

Olga perdió la batalla contra el virus el sábado 13 de junio. El lunes 15 se les avisó a los trabajadores que iban a sanitizar únicamente el departamento donde ella estaba, algo que prendió las alarmas, pues resultaba totalmente ilógico que no se hiciera en toda la compañía.

Rosa dice que muchos están preocupados, ya que todos convivieron con Olga, pero por otra parte la indiferencia de KYO se les hace normal, no les sorprende, bien saben cómo se les gasta la empresa y el trato que se les da por ser personas de escasos recursos. “Ellos siempre ganan”, si metes una demanda, nunca procede.

La empresa se tomó dos días para hacer la sanitización y después los trabajadores tuvieron que presentarse con la incertidumbre a cuestas. “No tenemos alternativa más que regresar y ver lo que pasa”.

MALOS ANTECEDENTES

Han ocurrido otros incidentes mayores en los que se hizo patente la falta de empatía de la empresa. A principios de este año, uno de los obreros murió prensado por una de las máquinas, pero la compañía no detuvo su operación. Sus compañeros tuvieron que continuar laborando aun con el cadáver ahí.

Solo una mente de orden perverso puede permitir eso, es el pensamiento que se tiene sobre estas situaciones, dice Rosa, quien, a pesar del miedo, debe seguir yendo a trabajar, pues no tiene de otra.

KYO se dedica a la fabricación de conexiones de PVC y opera en sintonía con otra empresa, Grupo Industrial Val-Ro S.A.de C.V. Su página de Internet no contiene mucha información, sólo se describe como: un grupo de empresas 100% mexicanas, dedicadas a la fabricación de ductos en PVC y sus accesorios diseñados y procesados. Ambas razones sociales tienen como domicilio un parque industrial en Huehuetoca, Estado de México.

Otro punto delicado es que trabajadores que son vulnerables y no deberían ir a laborar, lo hicieron durante todo el confinamiento; por ejemplo, personas con hipertensión y con diabetes, a las cuales les dijeron que no había ningún problema.

El único elemento de protección que se les ha dado es el cubrebocas, además de que se les toma la temperatura a la entrada.

Tras la muerte de Olga, otra compañera se puso mal, también dio positivo a Covid-19. Ante la falta de una comunicación efectiva de la empresa, el pánico se acrecentó en los trabajadores, pues se llegó a decir que también había fallecido. Afortunadamente, no fue así y va recuperándose, señala Rosa.

TE RECOMENDAMOS: ¿ALGUIEN SABE ALGO DEL PRI? GASTA MILLONES EN IMAGEN PERO NADIE LO NOTA

Ante esto, la empresa decidió hacer pruebas rápidas de detección del coronavirus. Es así como la semana pasada los trabajadores se sometieron a esta, pero otra vez, sólo para el departamento donde estuvo Olga.

No obstante, también se pone en tela de juicio la efectividad de estas pruebas, en las que se detecta el virus por una gota de sangre. Rosa sabe de algunos que dieron positivo y, al hacerse otra, dieron negativo.

POCA EFECTIVIDAD

En varias ocasiones, el subsecretario de Salud, Hugo Lopez-Gatell, ha señalado el bajo desempeño que tienen las pruebas rápidas, pues pueden dar falsos positivos y negativos, al ser su efectividad de entre un 30 y 60%.

López-Gatell indica que estas pruebas son tiras reactivas que detectan anticuerpos y que hay al menos una treintena de estas en el mercado global, queriendo entrar a todos los países para ser comercializadas.

“Los resultados que produzcan estas pruebas tienen una alta probabilidad de ser falsamente negativos y dar una confianza inadecuada a la persona que se siente protegida y ponerla en riesgo; o pueden ser falsamente positivos, porque la reacción química que se hace cruza con otros coronavirus que circulan ampliamente en la población y a las que hemos estado expuestos la mayoría probablemente”, explicó el pasado 6 de junio en el reporte diario.

De hecho, en esa ocasión dijo que a pesar de que la Cofepris ha aprobado ya siete pruebas rápidas, las autoridades sanitarias de México no las recomiendan, “los resultados falsamente positivos y falsamente negativos pueden causar una confusión que incluso produzca daño a las personas”.

Este martes, López-Gatell reiteró su postura en un mensaje de video en el que señala que ni la Secretaría de Salud (SSA) ni la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan el uso de pruebas rápidas para diagnóstico de Covid, por su falta de eficacia, pues difícilmente llegan al 50%. “Es como si tiráramos una moneda al aire”, dijo. 

LA CARTA

“Por medio de la presente, deseamos denunciar a dos empresas que ponen en riesgo a su población ante la pandemia del Covid-19. Se trata de dos empresas que dentro de su dinámica funcionan como una sola empresa, y su población circula entre una y otra nave industrial (es decir, entre una y otra empresa), pues tienen comunicación física interna. Sólo que de cara al exterior funcionan con dos razones sociales diferentes, ello les da oportunidad de cometer ilícitos al exponer a su población”, es una carta que redactaron familiares de los trabajadores con fecha del 17 de junio.

A lo largo de una semana, se han presentado, hasta donde se conoce, 10 casos de Covid-19 en la empresa Plásticos KYO, S.A. de C.V., continúa la misiva, en la cual también se explica que el 15 de junio se informó del fallecimiento de Olga, como se señala anteriormente. La acción emprendida por la compañía, el mismo día, fue cerrar las instalaciones para sanitizar durante dos días la planta.

Pero apuntan que su “segunda” planta, Grupo Industrial Val-Ro S.A. de C.V., siguió trabajando de manera habitual, sin ser sanitizada, y además haciendo asistir al personal que ha tenido contacto con el personal infectado de KYO. 

TE RECOMENDAMOS: "SUFRO MÁS AMENAZAS DE MUERTE QUE LAS VECES QUE VEO A MIS HIJOS"

“A todas luces no sólo se trata de un acto de irresponsabilidad, sino que se trata de una treta bien armada entre una empresa con dos razones sociales, que no desea tener pérdidas económicas… desdeñando así el respeto a la salud de sus trabajadores a los que está obligada no sólo a cuidar, sino, también obligada a ofrecer la seguridad completa dentro del ámbito laboral”, continúa la carta, que circuló en redes sociales.

LA PETICIÓN

En el mismo texto se resalta la vida que ya se perdió y hacen un llamado a reaccionar ante lo que ya ven como un brote de infección. “Ya murió una persona ¿esperan tener más muertas y muertos? A sus familiares sólo les dirán horas o días después ‘lo siento mucho, aquí están las cenizas de su familiar (padre, madre, hermano, hijo, etc.)’, como hicieron con la familia de Olga”.

Se anunció la vuelta al trabajo de sus trabajadores para el pasado 18 de junio, sin tener una sanitización completa de la empresa, y sin que se conozca el ofrecimiento de pruebas para el personal que ha convivido con los infectados.

“Se pide a las autoridades federales y estatales que tomen cartas en el asunto, evitando una complicidad con las empresas que explotan y exponen la vida de sus trabajadores”, finaliza la carta.

En México, la curva epidemiológica sigue creciendo, hasta este lunes 29 de junio se reportan 220 mil 657 casos positivos acumulados y un total de 27 mil 121 personas que han fallecido. En las defunciones, el Estado de México, donde radica esta empresa, ocupa el segundo lugar, con 4 mil 200.

 

@ptcervantes

 

logo mx
Más contenido
Cine en tiempos de Covid: salas abiertas, pocos espectadores

Cine en tiempos de Covid: salas abiertas, pocos espectadores

Las salas están abiertas, pero este año apenas se han vendido 5.5 millones de boletos, contra los 221 millones de 2019. Expertos consideran que ir al cine es menos riesgoso que otros lugares cerrados.

Hace 3 horas

Clientes a fuerza. Izzi atrapa a los suscriptores que eran de Axtel

Clientes a fuerza. Izzi atrapa a los suscriptores que eran de Axtel

Largas llamadas, información confusa, son algunas de las trabas que los nuevos clientes de Izzi deben afrontar para cancelar un servicio que nunca pidieron con la filial de Televisa, pues estaban en Axtel.

Hace 10 horas