Logo MX

Precio
dólar

Al día

¡Adiós López-Gatell! El personaje, el científico, el “rockstar” y el “editor en jefe”

Las conferencias de Gatell se volvieron cita obligada para enterarse de Covid. A la par, su comportamiento lo volvió un ser político, polémico y personaje ocasional de las revistas del corazón. Se van las conferencias, pero no la pandemia, advierte en su despedida.

Por Esteban David Rodríguez
12 jun 2021

La última con Gatell.
López-Gatell fue homenajeado a su salida de la última conferencia Covid. Foto: Mario Jasso / Cuartoscuro.com.

EMEEQUIS.– Hugo López-Gatell ya no se pertenece. Ha pasado a formar parte de la colección de personajes de un sexenio capaz de despojar de solemnidad a las tragedias. Pase lo que pase con su carrera política, con el país y con el mundo, siempre será “el doctor Gatell, el de las conferencias de la pandemia”.

Después de 15 meses de haber asumido la vocería del gobierno obradorista para el tema de la pandemia de Covid-19 en México, López-Gatell Ramírez termina con las ruedas de prensa vespertinas que fueron el escenario de sus grandes éxitos mediáticos.

Así lo anunció el pasado lunes 9 de junio. Y no, no es porque ya pasaron las elecciones y no haya necesidad de controlar la información alrededor del manejo de la pandemia en México. Tampoco es porque se haya dominado. Simplemente, “hace un mes” que AMLO le dijo que había que terminar con ese ejercicio, explicó el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud. 


López-Gatell en su última conferencia. Foto: Mario Jasso / Cuartoscuro.com.


TE RECOMENDAMOS: ENTREVISTA CON LÓPEZ-GATELL

Cierra con la misma congruencia que comenzó las conferencias vespertinas. No una congruencia entre las acciones, consecuencias y discursos del desempeño del poder respecto de la pandemia. Es una congruencia con su personaje. 

Por eso la administración obradorista declara semáforo verde, el propio AMLO anuncia que “ya hay condiciones para volver a la clases presenciales”, se abren escuelas, se anuncia el fin de las conferencias informativas sobre COVID-19, pero Gatell declara esta misma tarde, de su comparecencia final por las tardes: “No debe haber especulación para suponer que el mensaje del gobierno de México es que ya se acabó la pandemia (...). No hemos llegado a la extinción de la epidemia”.  

Y es que no faltan los que no le entienden al gobierno: es la segunda semana del regreso a clases presenciales ya hay un segundo caso de contagio. El primero en una escuela primaria de Tláhuac –allá donde saben que así es la vida y “estas cosas pasan”–, y el segundo, el de una alumna en la Escuela Secundaria N° 241, de Gustavo A. Madero. 

 

 

López-Gatell en algunas de las primeras conferencias vespertinas. Fotos: Cuartoscuro.com.


GATELL, EL EDITOR EN JEFE

Cierra con su sello característico: dando “consejos” sobre cómo cubrir las conferencias.

Se quejó esta tarde de que “algunos grupos de opinión de los medios de información empezaban a especular sobre si eso (la cancelación de sus conferencias informativas sobre COVID-19) significaban el fin de la pandemia”.

Luego dijo, con su facilidad para convertir estadísticas en reseñas cartográficas: “Nos encontramos en una fase de meseta. No debemos pensar que se ha acabado la epidemia. En el mundo entero sigue muy activa, en especial en el hemisferio sur, en América Latina. En el caso de México no hemos llegado a una extinción de la epidemia. (..) Sigue la epidemia activa”.

TE RECOMENDAMOS: GATELL SIN CUBREBOCAS. LA TERQUEDAD DEL VOCERO DE LA LUCHA CONTRA EL CORONAVIRUS

Explicó que el nivel de contagios es semejante al que había en el país entre la primera y tercera semana de abril de 2020. 

Advirtió que en cinco estados hay todavía una “intensidad epidémica muy sustancial” advirtió que en Quintana Roo y en Campeche ya está a la alza.

Matizó afirmando que “las condiciones son muy diferentes” y que “estamos a la baja”, pero “es muy importante que quede claro que no estamos declarando el final de la pandemia”. 

Pero insistió en que son los “grupos de opinadores” los que han especulado. 

A LA ALTURA DEL SEXENIO

La “prensa morbosa”, como él se refiere a los medios, no le hace mucha gracia. Los medios quisieron presentarlo a lo largo de estos meses como un cínico, pero Hugo López-Gatell es en realidad congruente con el sexenio y con su papel dentro del mismo: disciplinado con el poder, ha dicho lo necesario para justificar al poder.

Gatell es, más bien, un desdoblamiento de AMLO. Así lo demostró cuando, el 20 de marzo de 2010, dotó al presidente de cualidades místicas: “La fuerza del presidente es moral, no es una fuerza de contagio”, sentenció el subsecretario de Salud, para impedir que los reporteros cuestionaran al tabasqueño por no haber interrumpido sus giras a los estados cuando todo el país se había confinado.

 

 

Lo sorprendieron varias veces con su novia y sin cubrebocas. 


Pero el propio López Obrador había anunciado en esos días que se protegía con la estampa de una imagen con una oración católica llamada “detente”, escrita en rima, los cuales usa como amuleto y conjuro, respectivamente, contra el coronavirus (después se diría cristiano, pero es parte de su pasión ecuménica: también se ha hecho limpias con brujos).

TE RECOMENDAMOS: LA PASIÓN SEGÚN SAN GATELL

De modo que López Gatell no es el antihéroe de la era obradorista. Nada de eso. Es el hombre que cada día, con gran elocuencia, giros cientificistas, engolamiento de voz  y despliegue de “seriedad oficial”, nos explicó por qué la muerte es inevitable, porque venía siéndolo en especial frente a la pandemia y, adicionalmente, cuantos muertos por Covid deja la jornada.

Es verdad que López-Gatell podría hablarnos de física cuántica con la misma autoridad histriónica con que ha hablado de la pandemia. O quizá nos contaría, compungido, un chascarrillo en un velorio, para no incomodar a los deudos.

ROCKSTAR

Pero Gatell es, sobre todo, un personaje, es decir, una interpretación. De ahí su hambre de celebridad, su debilidad por aparecer en las portadas de la farándula. 

Y lo ha logrado desde un principio, como lo dejó patente la edición de abril de 2020 de la revista Quién, una publicación orientada al jet-set o a los avatares de la vida fifí, según se quiera, y que le dedicó su portada, con foto a robaplana de López Gatell, y la el certero cabezal: “El rockstar inesperado de la 4T”.

TE RECOMENDAMOS: LA LISTA DE LÓPEZ-GATELL. HUBO CASOS DE COVID DESDE ENERO

De hecho, Gatell vivió y padeció en estos meses las vicisitudes propias, y hasta resignadas, de una estrella de la farándula. Por ejemplo, es víctima de los paparazzi. 

Por ejemplo, en las vacaciones de diciembre de ese año le ocurrió de nuevo. Fue fotografiado en las playas de Zipolite, Oaxaca.

En las redes sociales se difundieron las imágenes y los usuarios especularon en el sentido de que el epidemiólogo había ido a ese establecimiento a buscar un regalo para su novia, Rebeca Peralta Mariñelarena, funcionaria de la Secretaría de Educación Pública (SEP).

Lo criticaban además por insistir, durante sus conferencias, en sus peticiones a  los ciudadanos para que se quedasen en casa. 

El 11 de marzo de 2020 se defendió: “No hay ninguna contraindicación médica o epidemiológica de salir a caminar. Mi capacidad contagiante es mínima”, dijo López-Gatell en entrevista con el periodista Joaquín López-Dóriga.

Momentos antes había arremetido contra los medios: “Lo que vemos es este tipo de notas que están basadas en el chisme, en la intriga, en la especulación, afortunadamente ya pocas personas en el país se dejan engañar por estas cosas, pero pues ni modo, es parte de la vida pública”. 

REFLECTORES SIN CRÍTICA

Y es que, como todas las celebridades, ama los reflectores pero odia la crítica. El 3 de abril de 2020 se quejó que vigilaban “de una manera un tanto morbosa” a los funcionarios de su sector y en especial a él: “Fuímos con el secretario de Salud y los compañeros del INSABI, a buscar algo qué desayunar, aquí a unas pocas cuadras, y tuvimos un acoso de varios fotógrafos mientras nos tomábamos el café y una torta ahí en la vía pública”.

Fue objeto de burlas por su modo explicar, sin perder el tono engolado y el aire oficial, la manera de contagio del coronavirus, el 8 de abril de 2020: “Cómo se transmite el Covid? Así: achú, achú”. Hasta le hicieron una canción.

Ese mismo día, ya enfundado en el papel de estrella, hizo “un especial” en el que atendió las preguntas que los niños le enviaron en videograbación. ¡Fue de una ternura! Pero ya iban cerca de 250 muertos.

Eso de los muertos por Covid-19 le amargó el escenario muchas veces. El 4 de junio del año pasado, por ejemplo, anunció que en un escenario catastrófico, México acumularía 60 mil muertes por COVID-19. Ya ronda los 230 mil, en cifras oficiales, que han sido severamente cuestionadas con documentación periodística y desarrollo de modelos académicos. 

TE RECOMENDAMOS: PIFIAS, DISLATES Y MEMES: 6 MESES CON HUGO LÓPEZ-GATELL

Su otro tema incómodo fue el uso cubrebocas: casi todo el primer año de su ciclo de conferencias vespertinas negó la utilidad de su uso, con explicaciones eruditas. Pero después, con igual erudición, propugnó por la utilización de la mascarilla.

Sea como sea, López-Gatell llegó para quedarse, más allá del sexenio.

 

@estedavid 

 

 

 

logo mx
Más contenido
Algo pasa en CFE: aumentan 1,500% quejas por cobros injustificados

Algo pasa en CFE: aumentan 1,500% quejas por cobros injustificados

Entre enero de 2019 y agosto de 2021 la CFE conducida por Manuel Bartlett ha recibido 34 mil quejas ante Profeco, en su mayoría por cobros injustificados. La conciliación es rechazada 8 de cada 10 veces por la empresa del Estado y el usuario es víctima del negocio de la reconexión.

Hace 12 horas

Para AMLO, Conacyt pasó de bandera de campaña a chivo expiatorio

Para AMLO, Conacyt pasó de bandera de campaña a chivo expiatorio

A lo largo de sus campañas presidenciales, AMLO criticaba el trato que se le daba al Conacyt, lo defendía ante recortes. Ya en la silla presidencial, justifica la petición de órdenes de aprehensión de la Fiscalía en contra de 31 científicos y exfuncionarios.

Hace 17 horas