Periodistas mexicanas rompen el silencio y dan su testimonio ante los casos de acoso sexual en medios

* Principales, Equidad de género, Medios, Noticias

Foto: Twitter/Cimac

Ciudad de México, 26 de marzo. – Inspiradas en el movimiento #MeToo y en las mujeres que denunciaron acoso sexual por parte de un escritor mexicano, este fin de semana las periodistas mexicanas rompieron el silencio y por medio de Twitter narraron sus testimonios de acoso sexual en los medios de comunicación.

El pasado domingo 24 de marzo surgió la etiqueta #MetooPeriodistasMexicanos para que reporteras y fotógrafas pudieran exponer sus historias de acoso a través de las cuentas en Twitter de @PeriodistasPUM y @MeTooPeriodista, ésta última creada para dar voz a las víctimas desde el anonimato y proteger su identidad ante el miedo a represalias y despidos.

Entre los nombres de los presuntos agresores hay reporteros, fotógrafos y trabajadores de varios medios como Televisa, Reforma, El Heraldo, Grupo Imagen, Efekto TV, El Financiero, Excélsior, Milenio, El Economista, La Jornada, Proceso y varios medios de comunicación estatales.

Un monitoreo que realizó Cimacnoticias de la etiqueta #MetooPeriodistasMexicanos, que comenzó a usarse en redes sociales para identificar estos casos, indica que, hasta la tarde de este 25 de marzo, se han registrado 960 mensajes de 733 personas usuarias de Twitter.

Las denuncias contra periodistas que han acosado o violentado a mujeres no son las únicas. En Twitter los señalamientos han alcanzado a las fuentes de las periodistas y a hombres de otras disciplinas o ámbitos laborales.

La etiqueta #MeTooPeriodistasMexicanos salió tras las denuncias de #MeTooEscritoresMexicanos y hasta hoy se han sumado las etiquetas #MeTooCineMexicano, #MeTooAcademicosMexicanos, #MeTooActivistasMexicanos y #MeTooMúsicosMexicanos.

En redes sociales los comentarios van desde la indignación por los actos de acoso hasta el menosprecio de las denuncias, sin embargo, como lo han señalado estudios de organismos internacionales el periodismo y los medios de comunicación no son ámbitos ajenos a estas formas de violencia.

El patrón expuesto en las denuncias en Twitter indica que se trata de reporteros que aprovechan los espacios de convivencia con sus compañeras, dentro o fuera de las redacciones, para toquetearlas, intentar besarlas o convencerlas de tener relaciones sexuales.

En otros casos los hombres aprovechan los espacios de confianza para intentar acorralar a sus colegas para salir juntos y en otros más se trata de reporteros que llevan más tiempo en el medio y se ofrecen a ayudar a las más jóvenes a cambio de relaciones sexuales o juegos eróticos.

En los testimonios también se han denunciado prácticas de violencia laboral, menosprecio al trabajo de las reporteras y prácticas que incomodan a las periodistas como que sus compañeros vean pornografía en el lugar de trabajo, que las saluden intentado besarlas en los labios o que les envíen mensajes de textos con contenido sexual, entre otras.

En las páginas impresas los medios han guardado silencio, algunos omitieron publicar información sobre este movimiento o le dedicaron sus últimas páginas. Hasta ahora sólo Consejo Directivo de Periodistas de A Pie, ante el señalamiento por acoso de tres de sus colaboradores, se pronunció y desaprobó las conductas denunciadas, reconoció su falta de procedimiento internos para la denuncia de estos casos y se comprometieron a diseñar un protocolo de actuación para casos de acoso y hostigamiento sexual.

Otros periodistas han respondido en redes sociales a las acusaciones por cuenta propia, o se han defendido con el respaldo de trabajadoras y trabajadores del gremio, incluso hubo quien reconoció cometer el acoso.

Previo a estas denuncias en la web y ante falta de estadísticas, el colectivo Periodistas Unidas Mexicanas (PUM) ha tratado de tener un acercamiento a la magnitud del acoso y hostigamiento sexual que ocurre en los medios de comunicación.

Las periodistas de PUM lanzaron un sondeo en línea del 6 al 22 de febrero de 2019 en el que participaron 392 mujeres que trabajan o han trabajo en medios, el resultado fue muy claro: 73 por ciento refirió haber vivido una situación de acoso sexual en su trabajo.

Las formas más frecuentes de esta violencia, según dijeron, fueron opiniones sobre su vestimenta, miradas lascivas, comentarios sexuales o de doble sentido y tocamiento. En el sondeo las mujeres también señalaron que se condicionó su crecimiento laboral o la obtención de información y entrevistas a cambio de invitaciones personales o de carácter sexual.

En la encuesta que realizaron en PUM un 76 por ciento de las mujeres aseguró que en sus empresas no existe ningún tipo de campaña, curso o acción para sensibilizar al personal sobre hostigamiento y acoso sexual; asimismo 56 por ciento indicó que en sus medios no existen mecanismos o protocolos especializados para presentar quejas por este tipo de casos.

Únicamente 18 por ciento de las mujeres que vivió una situación de acoso, hostigamiento o agresión sexual en sus medios dijo que realizó una queja al interior de la empresa, de ellas, 64 por ciento señaló que no hicieron nada o consideraron que las medidas que tomó la empresa fueron insuficientes.

(Cimac)

.

Deja un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Revista emeequis

Desplácese hasta la parte superior