En México más de 24 millones de adultos padecen obesidad; es el sexto país de 150 con este problema: ONU

Nacional, Noticias, Salud

Foto: Archivo

Ciudad de México, 11 de septiembre. – La obesidad en la población mayor de 18 años aumentó 3.8 millones entre 2012 y 2016, luego de pasar de 20.5 a 24.3 millones de personas, por lo que México ya ocupa el sexto lugar de 150 países en el mundo con este problema, dijo la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

La FAO alertó en su informe “El estado de la seguridad alimentaria y la nutrición en el mundo 2018”, que a nivel mundial la obesidad en adultos va en aumento, dado que uno de cada ocho es obeso, lo que equivale a 672 millones.

La dependencia detalló que la inseguridad alimentaria, definida como la incertidumbre acerca de la capacidad de obtener alimentos, contribuye al sobrepeso y la obesidad, así como a la desnutrición, con lo que coexisten altas tasas de estas formas de malnutrición en muchos países.

El estudio dio a conocer que Estados Unidos es el país con el mayor número de personas con esa condición, al registrar 93.8 millones; seguido de China con 72.9; Brasil con 33.1; India, 31.8; Rusia, 29.3; y México con 24.3.

Por otra parte, entre los 27 países con menos de 0.1 millón de personas obesas están Belice y Andorra.

“El costo más alto de los alimentos nutritivos, el estrés que significa vivir con inseguridad alimentaria y las adaptaciones fisiológicas a la restricción de alimentos ayudan a explicar por qué las familias que enfrentan inseguridad alimentaria pueden tener un riesgo más alto de sobrepeso y obesidad”, indicó la organización.

La FAO advirtió que, en todo el mundo, 38 millones de niños menores de cinco años sufren sobrepeso; en México la prevalencia de ese grupo fue de 5.2 por ciento en 2017, mientras que en 2012 fue de 9 por ciento, con lo que este indicador se redujo 3.8 por ciento en los últimos cinco años. América Latina y Oceanía tienen la prevalencia más alta en sobrepeso infantil con 7.3 por ciento y 8 por ciento.

“El escaso acceso a los alimentos hace que aumente el riesgo de bajo peso al nacer y retraso del crecimiento en los niños, que están asociados a un mayor riesgo de sobrepeso y obesidad en etapas posteriores de la vida”, subrayó.

Detalló que los cambios demográficos, sociales y económicos han conducido a una mayor urbanización y a cambios en los sistemas alimentarios, los estilos de vida y los hábitos alimentarios.

Estas transformaciones han dado lugar a una “transición nutricional” en la que los hábitos se han volcado hacia un mayor consumo de alimentos altamente procesados e hipercalóricos, con un alto contenido de grasas saturadas, azúcares y sal, y un bajo contenido de fibra, añadió.

“El vínculo entre la inseguridad alimentaria y el sobrepeso y la obesidad pasa a través de la dieta, que se ve afectada por el costo de los alimentos. Los alimentos nutritivos y frescos tienden a ser costosos, por lo tanto, cuando comienzan a escasear los recursos de los hogares destinados a la alimentación, las personas eligen alimentos menos costosos que, a menudo, tienen alta densidad calórica”, puntualizó el análisis.

(Con información de Vanguardia)

.

Deja un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Revista emeequis

Desplácese hasta la parte superior