Han sido detenidos en México 2 mil 652 niños migrantes no acompañados en lo que va de 2017: CNDH

Nacional, Noticias, Sociedad

Foto: Archivo

Ciudad de México, 14 de julio.- En 2014 fueron detenidos en México 10 mil 943 menores de edad en condición de migración; en 2015 la cifra ascendió a 20 mil 368; para 2016 fueron 17 mil las detenciones y hasta el 31 de mayo del año en curso había 2 mil 652.

De acuerdo con estudios de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), el 48 por ciento de las niñas, niños y adolescentes no acompañados en contexto de migración que cruzan nuestro país rumbo a los Estados Unidos, lo hacen por motivos de violencia; el 29 por ciento, por razones económicas, desigualdad social y pobreza; y el 23 por ciento restante, porque intentan reunirse con su familia.  La mayoría de esos migrantes tienen edades de entre 12 y 17 años.

El quinto visitador general de la CNDH, Édgar Corzo Sosa, quien recientemente participó en el foro “Los Derechos de la Infancia y la Adolescencia en México y la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible”, organizado por la Comisión y la Organización Internacional ChildFund, aclaró que el flujo migratorio de niños sigue siendo el mismo, a pesar de que en 2014-2015 se notó un incremento de detenciones y 2016-2017 haya decremento.

Eso no quiere decir que haya disminuido la cantidad de menores migrantes, sino que puede ser que no fueron detectados y por ende no se les detuvo, explicó el representante del máximo organismo de los derechos humanos de México, quien opinó que en estudios posteriores se comprobará si hay reducciones como consecuencia de la actual política migratoria de Estados Unidos.

Corzo Sosa hizo un llamado a reconocer la obligación de las instituciones de los estados nacionales para asegurar que a las niñas, niños y adolescentes migrantes se les proporcionen cuidados y asistencia especiales, fundamentales para su protección, desarrollo y supervivencia.

Refirió los resultados de diferentes estudios en esa materia, llevados a cabo por la Comisión Nacional, como el denominado: Informe sobre la Problemática de Niñas, Niños y Adolescentes Centroamericanos en Contexto de Migración Internacional no acompañados, por su tránsito por México y con necesidades de Protección Internacional.

Puso en relieve que el INM no debe hacer ningún cambio estructural en sus instalaciones para tratar de albergar a la niñez migrante no acompañada, sino buscar inmediatamente centros de asistencia social, aunque aceptó que no hay suficientes y en ocasiones su cupo es limitado.

Por ello, el ombudsman aseguró  es necesario saber con cuántos de esos lugares se cuenta, pero también conocer el perfil de las personas que los atienden, aspecto que debe ser altamente cuidado porque los infantes migrantes padecen múltiples circunstancias de vulnerabilidad.

Una mala práctica, agregó, es cuando el menor de edad solicita refugio y la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados (COMAR) indebidamente lo entrevista en la estación migratoria o por teléfono; el menor de edad debe estar en un albergue y las entrevistas deben ser presenciales en esas instalaciones, para advertir realmente cuál es la situación de esa persona y actuar en consecuencia.

Otro problema, dijo Édgar Corzo, se presenta cuando los menores migrantes han obtenido la protección del país y son reconocidos como refugiados, y contra la lógica tienen que permanecer a puerta cerrada en un albergue hasta los 18 años; en estos casos la CNDH recomienda que se empiece a utilizar la figura de “familia de acogida”.

(Quadratín)

.

Deja un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Revista emeequis

Desplácese hasta la parte superior