Dan resultados de un estudio del cráter Chicxulub, relacionado con la extinción de los dinosaurios

* Principales, Ciencia, Ciencia y tecnología, Noticias

craterCiudad de México, 24 de noviembre.- Los primeros resultados arrojados por un estudio en el cráter Chicxulub, en la península de Yucatán, en México, validan un modelo sobre la formación de anillos en cráteres con grandes implicaciones en otras investigaciones sobre asteroides, dijeron hoy miembros del equipo científico.

“El impacto de este cráter es importante para la evolución y la vida”, dijo el mexicano Jaime Urrutia Fucugauchi en una conferencia de prensa en la que explicó junto a su colega Ligia Pérez Cruz los primeros hallazgos de la Expedición 364, conformada por 32 científicos de 17 países.

Explicaron que los primeros datos extraídos de la excavación en el centro del Chicxulub ayudan a comprender los procesos dinámicos de la formación de cráteres de grandes dimensiones, así como la dinámica de los asteroides y su impacto tanto en el clima como en la evolución de las superficies planetarias.

“El cráter está relacionado con el impacto de un asteroide hace millones de años, cambiando a la Tierra y provocando la extinción masiva de especies, incluyendo a los dinosaurios”, dijo Urrutia.

En el Chicxulub, que se formó hace 66 millones de años y tiene unos 200 kilómetros de diámetro, se observaron cadenas de montañas en el núcleo, lo que los científicos llaman “anillos de picos”, una característica que poseen los cráteres más grandes en el Sistema Solar.

De acuerdo con Urrutia y Pérez, ambos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), las rocas extraídas de ese núcleo validan el modelo de colapso dinámico, que postula que un pico central muy grande se derrumbó por el impacto de un asteroide y formó los anillos de picos más pequeños.

Este modelo tiene implicaciones en investigaciones sobre la alteración del clima por grandes colisiones, sobre la evolución de superficies planetarias, entre otros, por lo que sostuvieron que estos primeros resultados en el Chicxubul “abren una ventana a los estudios del Sistema Solar”.

El cráter está cubierto por casi un kilómetro de rocas, lo que ha contribuido a su conservación. Para Urrutia, en el núcleo es “en donde se encuentra buena parte del registro de la evolución de la Tierra y de la vida”, por lo que uno de los objetivos del proyecto es estudiar cómo se recuperó la vida después del impacto.

De acuerdo con Pérez, el asteroide que colisionó en Yucatán lo hizo a una velocidad de 30 kilómetros por segundo para luego volatilizarse.

Durante este primer período del estudio se tomaron siete toneladas de muestras que fueron enviadas a Texas, Estados Unidos, para su análisis. Luego, estas muestras, extraídas del núcleo del cráter, viajaron a Bremen, en Alemania.

(Notimex)

_

Deja un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Revista emeequis

Desplácese hasta la parte superior