A una niña de 4 años le pega un niño en la cara y… ¿qué le dicen en el hospital?

Equidad de género, Noticias, Sociedad
Foto: Merrit Smith

Foto: Merrit Smith

México, DF, 11 de octubre.- El 6 de octubre, la hija de Merritt Smith fue golpeada por uno de sus compañeros de escuela. Tuvo que buscar auxilio médico para que la niña, de cuatro años, recibiera puntadas. Al llegar a un hospital, un empleado de la recepción le dijo a la pequeña: “Apuesto a que le gustas”.

Merritt Smith, habitante de la ciudad de Columbus, Ohio, en Estados Unidos, rechazó la explicación que el recepcionista ofreció a su hija y recurrió a las redes sociales para dirigirle un mensaje.

La madre escribió que dar esta clase de comentarios a las niñas contribuye a que la violencia sea percibida como un “comportamiento aceptable”.

Smith invitó, además, a que todos, como sociedad, nos responsabilicemos de lo que se le dice a los niños. Su mensaje, publicado en Facebook, se volvió viral: ha sido compartido más de 20 mil veces.

“Recuerdo que se me decía lo mismo cuando era niño y nunca tuvo ni un poco de sentido”, comentó alguien en la publicación. “El amor y los moretones no van de la mano”, escribió otra.

Smith se refirió con claridad a la forma en que la violencia contra las mujeres es interpretada ante los niños. La sociedad educa a las niñas a interpretar las agresiones como muestras de afecto y a los niños a creer que sus agresiones son de algún modo “provocadas” y que no son responsables de agredirlas.

“I bet he likes you.”Dear man at the registration desk at Children’s hospital, l’m positive that you didn’t think that…

Posted by Merritt Smith on Martes, 6 de octubre de 2015

.

A continuación, el mensaje completo de Merrit Smith:

“Apuesto a que le gustas”.

Querido hombre en la recepción del hospital infantil: estoy segura de que usted no pensó a fondo lo que dijo. En cuanto lo escuché supe que ahí es donde comienza. Lo que dijo es donde la idea de que lastimar es coquetear empieza a establecer un tono de lo que es el comportamiento aceptable. Mi hija de cuatro años de edad sabe que “así no es como demostramos que nos gusta alguien. Esa no es una buena elección”.

En ese momento, mi hija herida y en un lugar nuevo, preocupada quizá de que recibiría una inyección o algunos puntos de costura, usted fue una persona que necesitábamos para ayudarnos y sus palabras de confort transmitieron el mensaje de que alguien quien gusta de ti podría lastimarte. No. No permitiré que ese mensaje esté bien. No permitiré que sea más sonoro que “así no es como demostramos que nos gustamos”.

En la recepción, usted está en una posición de influencia, se dé cuenta o no. Usted pensó que estaba aligerando el momento. Es hora de asumir responsabilidad por los mensajes que nosotros como sociedad damos a los niños. No le diga a mi hija de cuatro años, que necesita puntadas porque un niño le pegó en la escuela, “apuesto a que le gustas”. NO.

.

(Con información de Refinery29)

Deja un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Revista emeequis

Desplácese hasta la parte superior