Sense8, o como hacer tele según los Wachowski -Por Leos

El sonidito - Página: 12 - No.359 o descarga el PDF (0.07 MB).

Descargar PDF (0.07 MB).

logo el sonidito

 .

Sense8, o cómo hacer tele

según los Wachowski

.

Los hermanos Wachowski son tipos interesantes. Hay que alabarles la primera película de la trilogía The Matrix y trashear las dos siguientes; aplaudirles por escribir V for Vendetta y cuestionarles seriamente que Cloud Atlas fuera el proyecto correcto para codirigir con Tom Tykwer. Pero su trayectoria fílmica se resume en una palabra: ambición. Porque estos directores/guionistas/productores son sumamente ambiciosos. Crean mundos que otros realizadores tendrían miedo siquiera de pensar y los desarrollan sin temor a excederse o morir en el intento. Esto último ha ocurrido en varios de sus proyectos, es cierto; pero la gente sigue corriendo a las salas cuando su nombre está involucrado en una película, por esta misma cualidad: ambición. Tal vez uno termine viendo un intento de obra maestra, pero atestiguar cómo trataron de lograr eso que no terminó de cuajar, vale la pena (sí, Jupiter Ascending, estoy hablando de ti).

sense8-2Pasa lo mismo con la televisión, ahora que los Wachowski decidieron dar el salto a la pantalla chica. Cuando Netflix anunció que estrenaría Sense8, una serie creada para esa plataforma, imaginada y realizada por esta peculiar pareja de hermanos, muchos corrieron —yo incluida— a bingearla en el servicio de streaming o ya de plano a piratearla si no tenían suscripción: más de medio millón de descargas ilegales en los primeros tres días después del estreno. Todo para ver cómo los directores abordaban una historia que conecta la vida de ocho protagonistas a través de un vínculo mental y sentimental que nunca terminan de explicarnos de dónde viene.

Vi la serie y la pasé muy bien. Tardé en captar el ritmo, porque en un principio puede ser una historia pesada; pero me atrapó durísimo a la mitad. Tiene detalles increíbles, como el que hecho de haber sido filmada en locación, es decir, en todos los países de donde son o viven sus protagonistas. Los nexos entre los personajes son narrados con una sensibilidad extraordinaria. Además, la música es muy importante para el resultado final, casi como si fuera el noveno héroe de la historia.

Acerca de esto último, el responsable, en parte, es Tom Tykwer, al que ya mencioné arriba. Si su nombre “como que les suena”, seguramente es porque vieron Corre, Lola, corre o La princesa y el guerrero, películas que además de dirigir, también musicalizó, tejiendo la música con lo que pasa en pantalla de una manera magistral. Tykwer también dirigió algunos episodios de Sense8, junto con viejos conocidos de los Wachowski, como el director de V for Vendetta, James McTeigue. Tantos grandes cerebros —contando al co-creador de Sense8, que es también el creador de Babylon 5— tenían que concluir en algo que valiera la pena.

Retomemos el asunto de la música. Tykwer y Johnny Klimek escribieron todas las piezas antes de que comenzara la filmación; así, los actores podían escuchar la pieza correspondiente a cada escena, antes de filmarla. Genios. La selección de temas para armar el soundtrack es acertadísima: va desde Los Panchos hasta Beethoven, pasando por Pantera y Dash Berlin —ya sé, ni me digan, pero está justificado—, aparte de Sigur Ros, Lykke Li, entre otros. En más de una ocasión, la forma en la que la música se incluye en las historias conmueve profundamente; si lo combinas con la manera en que estremece la forma en que los personajes empiezan a entender su conexión psíquica y a sacarle provecho, el resultado es ojito Remy y piel chinita. Lo mismo sucede en las escenas de acción, que se complementan perfectamente con la selección musical. Muy Wachowski, sí, pero de lo mejor del trabajo de estos hermanos. Nada del rave ese de Matrix Reloaded.

.

remate ee

_

Deja un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Revista emeequis

Desplácese hasta la parte superior