Organizaciones exigen la cancelación del programa Frontera Sur, por “poner en riesgo” a migrantes

* Principales, Derechos humanos, Migración, Nacional, Noticias
Codemire

El padre Alejandro Solalinde durante la presentación del nuevo colectivo de defensores de migrantes, Codemire.

México, DF, 8 de abril.-Organizaciones defensoras de migrantes exigieron este miércoles al gobierno de México cesar las acciones del programa Frontera Sur, puesto en marcha el año pasado, por “perjudicar y poner en riesgo” a los inmigrantes.

Representantes del Colectivo de Defensores de Migrantes y Refugiados, integrado por más de 28 ong, dijeron en conferencia de prensa que el plan deja vulnerables a los migrantes que no logran reunir los requisitos para entrar en el país y los obliga a buscar rutas alternativas, puesto que aumentó la vigilancia en las vías del tren de carga conocido como La Bestia, su principal medio de transporte.

El Plan Frontera Sur se lanzó oficialmente en julio con la finalidad, de acuerdo con las autoridades mexicanas, de proteger a los migrantes centroamericanos que cruzan México para llegar a Estados Unidos y para reducir la ilegalidad.

Sin embargo, las organizaciones civiles aseguran que el flujo de personas no se ha reducido y que, por otro lado, se ha incrementado en un 47 por ciento la detención de personas migrantes en México durante 2014.

“Los migrantes corren mucho más peligro con las nuevas rutas, ya que no localizan fácilmente los puntos de apoyo”, dijo Gabriela Hernández, representante del albergue Casa Tochan en Ciudad de México. “Este plan los perjudica de tal forma que ellos se ponen en riesgo de asaltos, asesinatos y secuestros”, agregó.

Según explicó, “ya que no pueden subir a La Bestia, deben caminar cientos de kilómetros y buscar otras vías. Eso significa no tener dónde descansar y soportar el frío o el calor extremo. Y cuando llegan a la capital para formalizar su situación, resulta que el Estado les niega los documentos”.

“Los migrantes tienen que soportar, entre otras cosas, la corrupción de los cuerpos policíacos”, señaló el padre Pedro Pantoja, representante de la Casa del Migrante de Saltillo, en Coahuila, que acusó al Estado de ser cómplice de los “agravios y violaciones en las migraciones forzadas en Centroamérica”.

“Vengo del norte, vengo de las entrañas del crimen organizado y de la cínica estructura de complicidad de las instituciones públicas”, agregó.

De acuerdo con la Oficina en Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA por sus siglas en inglés), México deportó durante los dos primeros meses de este año unos 25 mil centroamericanos, el doble de expulsados el mismo periodo de 2014.

La organización denunció el lunes que el gobierno mexicano no garantiza a plenitud la protección de los inmigrantes, muchos de ellos víctimas de asaltos y violaciones por parte de grupos criminales o, en algunos casos, de abusos por parte de la policía.

“Nos duele el silencio y el lenguaje de los migrantes muertos que nos acompaña día y noche. El migrante camina en México como un muerto sin nombre”, dijo Pantoja al respecto.

(DPA)

_

Deja un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Revista emeequis

Desplácese hasta la parte superior