A la familia Camacho y los lectores. Una carta de Alejandro Sánchez

* Principales, La cáscara de la historia, Medios, Noticias

Por Alejandro Sánchez
@alexsanchezmx

.

A la familia Camacho y a los lectores que se hayan ofendido con la publicación de un texto de mi autoría sobre el asesino de Sandra Camacho:

Ofrezco una disculpa por el texto de mi autoría publicado en la revista emeequis.

El día que leí sobre la captura de Javier Méndez como responsable del asesinato de Sandra, pensé en contarle a la sociedad cómo ese joven se había convertido en homicida, cómo alguien capaz de asesinar puede llevar una vida aparentemente normal.

Aposté por un ángulo distinto para abordar el fenómeno de la violencia contra las mujeres. Quise entender la manera en que Javier ve al mundo, para encontrar una posible explicación sobre el crimen en contra de Sandra, pero nunca para justificarlo ni exculparlo de su responsabilidad. Javier debe pagar por lo que hizo.

Yo no soy juez ni ministerio público, sólo soy un reportero que, en este caso, cometió un error:

Lo que escribí es lo que piensa él y cómo él recuerda los hechos. Las expresiones acerca de Sandra no son mías ni tampoco una interpretación. Es lo que el homicida contó a los investigadores y declaró en el expediente judicial y a los especialistas que hicieron su perfil sicológico. No son mis palabras ni las avalo. No justifico ni juzgo a Javier. Reconozco mi error. Debí haber dejado claro que fueron las palabras de Javier. El texto no es una apología al feminicidio. No insinúo que la vida de Sandra debió terminar así. Enmendaré las equivocaciones. Sandra no merece quedar en el olvido de ningún sector de la sociedad.

Cometí otro error: no hice explícito que buscamos a la familia y le pedimos hablar, pero no deseó hacerlo. Respetamos esa decisión, pero al no decirlo en el texto generé la impresión de que despreciamos la vida de Sandra. No es así. El texto tenía el propósito adicional de mostrar cómo es que se puede cometer un crimen tan irracional.                              

Finalmente, a la familia de Sandra deseo expresar de manera especial mi total empatía y mis disculpas.

Respetuosamente

_

 

Comentarios (13)

  • Andrea

    Me parece una exageración haber hecho una petición a change.org, por una cuestión de “se entiende que…”, cada quien es muy libre de entender lo que se le dé su regalada gana. A mí me parece que si este escrito incita al feminicidio, deberían prohibir los periódicos porque a mí en lo personal, me incitan al homicidio doloso en contra de todos los políticos. Me parece más aberrante los “chistes” de “jotos”, de “indios” y demás sandeces que leemos en revistas “serias” o periódicos de circulación nacional, o en canales de tele o de radio. La trata de personas es un tema viejo conocido por todos, cuántos no hemos escuchado las historias de soldados que van a Chiapas a comprar niñas para sus cantinuchas del rumbo de Tacubaya. Eso sí merece una campaña de Change.org.

  • Adtiana

    Me parece muy correcto que se hagan las precisiones al respecto pues, efectivamente, al leer el artículo me pareció que al describir el suceso, se estaba justificando al feminicida… Y que toda la insistencia en que “gran muchacho era”, también pone la responsabilidad en la víctima… Casi dice que fue culpa de ella… Y me parece que eso no se debe permitir… Por otra parte, considero que es apropiada la aclaración en tanto que su revista usualmente es defensora de derechos humanos… Y porque no puede darse en ningún medio de información la justificación de la violencia feminicida…

  • Gerardo González

    En lo personal me quedo claro que el artículo no es una apología del crimen de Sandra, lo entendí como la visión del responsable y que no se le toma como inocente. Considero que se trato demostrar como “alguien” con semejantes cualidades, esas que nos machacan en la cabeza que debemos tener (Talento, conocimientos y oportunidades) puede llegar a cometer un crimen tan horrendo. Ante mis ojos Javier Mendez no queda como una victima, sino como el responsable que es.

  • christian

    Acabo de leer tu anterior texto, y espero que leas mi comentario, si no lo lees aquí buscaré, lo juro la manera de hacerlo llegar a tí, ESTAS no son palabras del asesino, soy tuyas, no creo que él te haya descrito la fiscal, no creo que muchas de estos pensamientos sean de él, son tuyos LO HACES VER COMO SI FUERA UN JOVEN INOCENTE Y MARAVILLOSO QUE TUVO LA DESGRACIA DE TOPARSE CON LA MUERTE DE UNA MUJER OJETE Y BURLONA, CASI SIN DARLE IMPORTANCIA DE QUE LA MATÓ CON SUS PROPIAS MANOS, vamos, que no importa cuan ojete sea una mujer, eso no es para matarla, QUIERES DECIR, POBRE HOMBRE, TENÍA UN BRILLANTE FUTURO Y LO PERDIÓ POR CULPA DE UNA MUJER A LA QUE MATO “SIN QUERER QUERIENDO, POBRECITO, DEJEMOSLO LIBRE PARA QUE VIVA COMO EL GENIO QUE ES Y QUE SU HERMANITO NO VAYA A SENTIRSE TRISTE PORQUE ESTA EN LA CÁRCEL, la historia es odiosa, manipuladora y cruel con las mujeres, es una ofensa a la inteligencia de los lectores ya que como tu ahora quieres justificar, resulta que no son tus palabras, te voy a decir algo, eres un asqueroso, un machista y espero que francamente te despidan y que no vuelvas a escribir nunca más en un medio para evitar que la gente vuelva a leer aberraciones que justifican la violencia y el asesinato de una mujer, o de quien sea, nada justifica quitarle la vida a un ser humano, deseo que te despidan, solicito a tus jefes, si estan leyendo esto que te despidan y espero que, como soy mujer no me asesinen algún día y un asqueroso periodista como tu diga que fue mi culpa por ser una feminista extrema, una molesta ojalá que los pseudo periodistas como tu no puedan publicar en medios de tal calidad como lo es eme equis, ni en ningun otro medio, finalmente MUCHA PINCHE DISCULPA PERO LINKEAS EL ARTÍCULO DE TODOS MODOS, NO LO HAS CORREGIDO NI MUCHO MENOS BORRADO, SIGUE EN LINEA TAL COMO ESTÁ, POR LO QUE CREO QUE TUS DISCULPAS SON FINGIDAS y si, grito, grito con mayúsculas ahora tal vez algún ridículo machista pito triste quiera matarme por ello.

  • diana

    Comparto este link sobre la cobertura mediática de los feminicidios y la misoginia social que justifica los asesinatos de mujeres. Urge una reflexion seria al respecto: http://revistaanfibia.com/ensayo/la-mala-victima/

  • Carlos León

    Alejandro, habla bien de ti el reconocer tu error en las imprecisiones en el uso de las comillas, y de omitir información sobre la búsqueda de otras versiones. Tu trabajo periodístico te avala, y este episodio sin duda alguna servirá para exigirte precisión milimétrica en tu redacción (y mayor rigurosidad a los revisores de los textos).
    En fin, ánimo y adelante. Eme-equis es una revista reconocida y prestigiada que nunca ha avalado conductas machistas, y que siempre se ha conducido con prudencia.

  • Melisa

    A pesar de las denuncias públicas que se han hecho sobre tu nota, decidí leerla lo más neutralmente posible. Mi comentario inicia en el título de esta réplica: “A la familia Camacho y los lectores” ¿Te das cuenta que nos has invisibilizado en tu discurso, aún cuando las mujeres somos las más ofendidas con tu recreación de los hechos? Las palabras tienen un poder, si se nombra existe…. ¡EXISTIMOS!
    1.- No hay forma congruente de disculparse sin querer tomar a la sociedad y a quienes se ofenden como estú[email protected] Lo escrito escrito está. A menos de que no sepas el uso de los signos de puntuación, es claro que el narrador (que te representa en el texto) suaviza un asesinato, el feminicidio de Sandra, cede la culpa de la acción a la víctima. Decidiste dar otra opción de los hechos… la peor, la que denigra, la que promueve.
    2.- Eso del “nuevo periodismo” es un asunto que debe usarse con críterio y ética. Es obvio que los medios de comunicación se encuentran comprometidos con ciertas tendencias mercantiles pero basta un poco de astucia y de ganas de ser [email protected] para evitar el amarillismo y la nota sensacionalista, minimizar el morbo y mejorar la calidad de los contenidos. No sé a quien le pareció que esto sería un hito, que beneficiaría a la redacción de EmeEquis.
    3.- De mi parte: Has condenado al olvido a una mujer, una persona, una hija, una amiga que el único delito que tuvo fue ser mujer.

  • Andrew

    Vaya pues!

    Acababa de externar mi opinión sobre el artículo de marras y lo que leo aquí simplemente lo confirma.
    A excepción de las omisiones que haces bien en aclarar, no veo yo nada en el artículo de lo que te debas disculpar. En su momento, los diferentes medios nacionales se limitaron a repetir letra por letra la nota original y solo en tu trabajo veo una auténtica investigación sobre el caso, quizá con una narrativa políticamente atrevida.
    He leido toda clase de comentarios al respecto y lo que veo es que mucho no leyeron bien el artículo o quizá ni siquiera terminaron de leerlo. Talvez tropezaron con sus propios prejuicios y decidieron que ya era suficiente: La santa inquisición cibernética, presidida por trolls, haters y personas de mentes muy estrechas y perezosas para leer y pensar.

  • Marcia Pacheco

    Soy mujer, me asumo como feminista, pero esas no son las únicas dimensiones que distinguen mi manera de ver la vida, estudié una carrera de Ciencias Sociales y he pensado mucho sobre el ejercicio del periodismo en un contexto social y político como el nuestro, leo Emeequis, me parece que sus contenidos son valiosos y que después de una dictadura de 70 años marcada por un partido único, y un monopolio de los medios de comunicación más que vigente, contar con la presencia de medios alternos, como este, no solo es necesario para el desarrollo de la democracia, representa un acto de heroísmo.
    Pero no quisiera ser tachada de condescendiente, pues una de las características para leer el medio, son sus plumas, entre las que se cuenta Lidya Cacho, Humberto Padgett y Daniel Cazes; sin duda voces críticas en torno a la situación de las mujeres y me permitiría ampliarlo más, al género.
    Entonces viene la pregunta¿qué pasó con este artículo?, Pues hubo un error en su publicación, me parece, y de verdad me gustaría conocer el enfoque del autor, que hubo cierta empatía con el joven agresor, pero esto no es un delito mayor, pues cualquiera que haya leído a Truman Capote en a Sangre Fría, hallará un fenómeno similar, y sin embargo, él colocó sobre el tintero el Non fiction novel, lo cual no es justificación por no abonar sobre el estado de las víctimas, y es aquí donde está el meollo del asunto, pese a la nota final del artículo, este se convierte en un ejercicio literario, según mi interpretación.
    Ahora vendrán las dudas, ¿qué tiene que ver que haya asumido una posición feminista?, bueno, pues que comulgó con ellas, y siento empatía por la familia de la víctima y pos Sandra en si misma, pero no creo que propagar ideas extremistas abone al debate, ¿que caso tiene pedir la cabeza del periodista?, ¿no hemos luchado las mujeres por tener espacios en los medios de comunicación?, ¿porqué convertir el tema en una cacería de brujas?, ¿en verdad estas posturas duras y violentas ayudan a sensibilizar? tal vez este comentario encuentre eco, tal vez no, pero si es así yo no quiero satanizar al autor, más bien le ofrezco una amistosa charla de café donde intentaré presentar mi postura, una alejada de la visión de quien mató.
    Finalmente ofrecer y publicar disculpas, me parece una manera sana sobre la evolución del periodismo en México y el acercamiento a esto que le llaman libertad de expresión.

  • Lourdes Alcalá

    Mi hermana era amiga de una gran mujer a la que su ex-esposo mató por celos; creo que no hay justificación alguna para quitarle la vida a alguien, porque si buscamos un ángulo distinto como dice el periodista, entonces es buscar justificar, y eso no es posible.
    Nadie debería quitarle la vida a otro ser humano por ninguna causa, mucho menos quienes dicen amarnos.

    Yo sólo le hago una pregunta: si le hubiesen matado a la hermana ó a la mamá o a su hija adorada, buscaría entender porque y diría que una persona normal puede matar?

  • Ramón Moreno Rodríguez

    Gracias Marcia, tus palabras me reconfortan. Porque si todo lo anterior (desde el artículo inicial, las disculpas del periodista y la violenta regañiza que le da Christian) ha revuleto mucho las cosas, pero tú, con tu tranquilidad, tu sentido común y tu ecuanimidad me hace pensar que estos graves temas hay que tratarlos con el cerebro, no con las vísceras. Poco se contribuye al diálogo con tanta adrenalina de por medio.

Deja un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Revista emeequis

Desplácese hasta la parte superior