Nuvia Mayorga y las contribuciones de los pueblos indígenas al mundo -Por Mardonio Carballo

Las plumas de la serpiente - Página: 61 - No.334

Las-plumas-de-la-serpiente


.

.

 

.

Nuvia Mayorga y las contribuciones  

de los pueblos indios al mundo 

.

Por Mardonio Carballo
@mardoniocarbalo

A Salvador Camarena.

El “son pobres porque son flojos” ha mutado en los últimos tiempos.

La falta de memoria, o la conciencia plena de que unos merecen más que otros, ha derivado en discursos ofensivos que poco ayudan al entendimiento y comprensión de un México con muchos rostros.

Si nos vamos a poner de “cuenta chiles” hagamos un recuento de algunos de los aportes de los pueblos indígenas de México no sólo a este país sino al mundo.

Me pregunto si a usted le gusta el chocolate en cualquiera de sus variantes. ¿Un  café mocca, por ejemplo? ¿O unas trufas de exquisito chocolate? ¿Qué tal un pastel de este sabor?

Me pregunto si a usted le gusta aderezar sus pastas o pizzas con jitomate. ¿Agrega ombligo rojo y vegetal a esas ensaladas que yo guardo para mejores tiempos y algunos para guardar la línea? Sí, estoy hablando del xitomatl, que en castellano llamamos jitomate.

¿A quién no le gusta adornar su casa con flores de nochebuena, cantar la noche de paz, esas canciones de amor y no de guerra que, en estos tiempos de asesinatos brutales, nos hacen tanta falta con flores rojas mexicanas?

¿O saborear unos buenos tamales que para sus variables nos pintamos solos? ¿O  saborear unos exquisitos esquites con epazote y elotl tierno del brazo del amado o de la amada en un paseo dominical por algún centro histórico de nuestro país?

Sí, contribuciones son éstas de los “pueblos bárbaros” que hoy gozan de cabal salud pero también de pobreza rebosante y de olvido.

Me pregunto entonces, ¿en cuál país vive Nuvia Mayorga, titular de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, que es capaz de decir que nos tiene que enseñar a trabajar a los pueblos indios?

¿Sabrá ella del mito fundacional que hace que nos llamemos México, o también ignora el origen topónimo del país en el cual ella es funcionaria pública?

De ejercer bien su profesión —contadora pública, dicen los enterados— ¿sabrá entonces que en la cuenta de los chiles este país le debe mucho a los pueblos que nos anteceden y que no quieren borregos sino justicia y dignidad?

No es la falta de expertise la que se cuestiona, ese es, de los males, el menor —aunque, sin duda, el rendimiento sería mejor al contratar gente experta para estos puestos— sino la falta de seriedad en un tema doloroso y sensible, en un país donde ser indígena te convierte en automático ciudadano a discriminar.

Amén de que los emolumentos sufragados por el erario mexicano para los funcionarios públicos en turno pertenecen a todos los mexicanos, incluyendo aquellos que se parten el lomo en, por ejemplo, los campos agrícolas de Sinaloa; esos honorarios deberían alcanzar para asesores de mayor brío y sensibilidad. Se nota que en la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas o les hacen poco caso o de plano no los hay.

Una disculpa no estaría mal.

Tlazkamati miak.

remate ee

_

Deja un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Revista emeequis

Desplácese hasta la parte superior