Con 82 votos a favor y 15 en contra, el Senado de EU aprueba debatir formalmente la reforma migratoria

* Principales, Noticias

senado_euWashington, DC, 11 de junio.- La propuesta de ley para una amplia reforma migratoria en Estados Unidos superó este martes con cómodo margen uno de los principales obstáculos que afrontaba en el Senado, aunque pese a ello aún tiene ante sí un largo y difícil camino legislativo que se intensificará en las próximas semanas.

La legislación S.744, que propone una vía condicionada para la legalización de 11 millones de indocumentados, recibió un total de 82 votos a favor y 15 en contra en la primera votación del texto en el pleno del Senado, que sirvió para cerrar los debates preliminares y evitar así el filibusterismo o bloqueo de la normativa.

Para ello se requería un mínimo de 60 votos, algo negociado arduamente las últimas semanas puesto que los demócratas, aunque cuentan con la mayoría en el Senado, no tenían los votos suficientes para hacerla avanzar por sí solos, así que requerían el apoyo de al menos media docena de republicanos, algo que superaron ampliamente.

Poco después, la normativa elaborada por el Grupo de los Ocho, cuatro senadores demócratas y cuatro republicanos, superó la segunda y última votación de procedimiento, que abre formalmente el camino a su debate y discusión de enmiendas en el pleno del Senado, lo que comenzó de hecho de inmediato.

Este segundo paso fue superado con 84 votos a favor y 15 en contra, es decir, también con un margen mucho más amplio que la mayoría simple requerida en el Senado, de cien escaños y voces.

En las últimas horas habían aumentado las señales de que la propuesta lograría superar esta gran barrera en el Senado. Sobre todo desde que el líder de la minoría republicana en la Cámara Alta, Mitch McConnell, anunciara que no la bloquearía.

“Votaré a favor de debatirla y por la oportunidad de enmendarla, pero en los próximos días tendrán que realizarse grandes cambios a esta propuesta si va a convertirse en ley”, dijo.

Pese a ello la votación, especialmente la primera que impidió el bloqueo de la norma, fue seguida con la máxima expectación.

De no haber conseguido 60 votos, esto habría implicado prácticamente el fracaso definitivo de la única iniciativa en los últimos años que se considera con capacidad de lograr convertirse en ley tras décadas de fracasos.

Muestra de la importancia de la votación hoy superada es el hecho de que el propio presidente estadunidense, Barack Obama, urgió este martes al Congreso a que avance en la reforma migratoria.

“El Congreso debe actuar y el momento es ahora”, reclamó Obama, quien ha declarado públicamente que quiere ver convertida en ley esta iniciativa este año, preferiblemente antes del fin del verano boreal.

Rodeado de líderes empresariales, sindicales, agentes de la ley y activistas pro-inmigración, entre ellos jóvenes indocumentados, Obama afirmó que la iniciativa bipartidista es “la mejor oportunidad en años” de lograr arreglar un sistema migratorio “roto”.

“Si de verdad creen que tenemos que arreglar nuestro sistema migratorio roto, no hay razón alguna para obstruir el camino de esta ley”, retó Obama.

El senador demócrata Chuck Schumer, miembro del Grupo de los Ocho, saludó el “abrumador” resultado como una muestra de que el debate migratorio “comienza con buen pie”.

A pesar de que admitió –como han adelantado ya muchos críticos con la propuesta migratoria– que el texto original podrá recibir aún muchas enmiendas, rebatió las críticas de los más conservadores acerca de que no mejora lo suficiente la seguridad fronteriza.

“Hay un montón de seguridad fronteriza en esta propuesta de ley”, aseveró Schumer.

Los republicanos, sin embargo, han dejado clara su intención de presentar una batería de nuevas enmiendas, sobre todo centradas en los condicionantes en seguridad fronteriza.

“El Grupo de los Ocho ya ha hecho su trabajo. Ahora es tiempo de que el Grupo de los Cien haga el suyo, de que todo el Senado tenga la palabra en esta materia y veamos si podemos hacer algo para mejorar el status quo. Esta propuesta tiene graves defectos”, dijo McConnell.

Una de las enmiendas que se ven con más suspicacia es la propuesta por el republicano John Cornyn y que sustituiría todo el capítulo de seguridad fronteriza por normas más duras que han sido denunciadas por demócratas y activistas como un intento de hacer imposible la vía para la legalización de los indocumentados.

También el líder de la mayoría demócrata en el Senado, Harry Reid, denunció hoy esta enmienda, que calificó como “píldora envenenada”.

Reid ha declarado su intención de concluir los debates antes del receso parlamentario por la fiesta nacional del 4 de julio. Pero incluso aunque se cumpliera esa meta, la propuesta migratoria aún deberá ser armonizada con otra que todavía se está preparando en la Cámara de Representantes, considerada un reto mucho más difícil por la mayoría republicana que la domina.

Aun así, también desde allí llegó hoy una señal alentadora cuando su presidente, el republicano John Boehner, a pesar de declarar en una entrevista que tiene “verdaderas preocupaciones” en materia de seguridad fronteriza con el texto del Senado, aseguró a la par que tiene “en lo más alto” de sus prioridades aprobar este año en el Congreso la reforma migratoria.

(DPA)

Deja un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Revista emeequis

Desplácese hasta la parte superior