Reconstruye libro la detención de Elba Esther; habría sido planeada por Osorio y Videgaray

Nacional, Noticias

México, DF, 17 de abril.- La detención de la que fuera nombrada “líder vitalicia” del Sindicato Nacional de los Trabajadores de la Educación (SNTE), como resultado de un exitoso plan urdido en las altas esferas del gobierno federal, es narrado en el libro Doña Perpetua. El poder y la opulencia de Elba Esther Gordillo, de los periodistas Alberto Aguirre y Arturo Cano, reeditado en México por Random House Mondadori y puesto en circulación hace unos días.

El diario español El País publica este miércoles fragmentos, en los que se dibuja la trama en la que participaron varios funcionarios del gobierno y que se concretó el 26 de febrero pasado, cuando sorpresivamente Gordillo fue detenida en el aeropuerto internacional de Toluca.

Según fuentes consultadas por los autores del libro —publicado originalmente en 2008, y actualizado con datos y detalles inéditos tras la detención “La Maestra”— la detención justo cuando ella llegaba de en un vuelo privado procedente de San Diego, California –donde poseía propiedades de lujo—, fue autorizada por el presidente Enrique Peña Nieto, quien abordó el tema por primera vez el 12 de febrero, “en el trayecto de Aguascalientes a la Ciudad de México”.

Luis Videgaray, secretario de Hacienda, y Miguel ángel Osorio Chong, secretario de Gobernación, al menos habrían hecho llamadas telefónicas para “asegurarse de que ella estuviera en el país” y para que la ex lideresa magisterial viajara a Toluca y no a Guadalajara, donde ya la esperaban para celebrar un consejo del SNTE.

Además, de acuerdo con Aguirre y Cano, la entrevista con la conductora de Televisa Adela Micha, realizada el 6 de febrero, fue una trampa.

Los siguientes son dos fragmentos de los seis que presenta El País.

.

El derrumbe de Doña Perpetua

La Maestra iba descalza. Dos semanas después, las fotografías y el video de su detención no habían sido divulgadas, pero quienes las vieron dicen que Elba Esther Gordillo camina entre dos guardias, en el hangar de Avemex, vestida con unos pants color morado y sin zapatos. ¿Para qué no se echara a correr? Eso dijeron.

Como sea, las imágenes que todo México vio –sin contar su ficha signalética, filtrada por funcionarios de la prisión– fueron las de la poderosa jefa del magisterio tras la rejilla de prácticas. Cuando le fueron leídos los cargos, La Maestra alzó los ojos buscando el cielo y se topó con el techo del juzgado.

Elba Esther fue aprehendida el martes 26 de febrero de 2013 en el aeropuerto de Toluca. Sus cercanos dicen que ella contó que atravesaron otro avión frente al suyo, que subieron a la aeronave varios encapuchados armados hasta los dientes, que la encañonaron y la quisieron tirar al piso. “Están hablando con una maestra, que sí tiene educación, ¿qué quieren que haga?”, fue lo que dijo, mientras la sometían.

La historia de las últimas horas de su poderoso cacicazgo político-sindical se había comenzado a escribir el lunes, cuando recibió una llamada del secretario de Gobernación, Miguel Angel Osorio Chong. La invitaba a cenar al día siguiente. El martes fue el turno al teléfono de Luis Videgaray, hombre fuerte de Enrique Peña Nieto. El secretario de Hacienda le preguntó dónde andaba y si tenía algún compromiso el miércoles por la mañana, pues quería invitarla a desayunar en Palacio Nacional.

Los telefonazos, dicen en su entorno, no fueron casuales. “Querían asegurarse de que ella estuviera en el país”.

Y fueron también la razón por la que Elba Esther voló a Toluca y no a Guadalajara, donde ya la esperaban su yerno, Fernando González Sánchez, ex subsecretario de Educación Básica; Juan Díaz de la Torre, secretario ejecutivo del sindicato, y el resto de su corte.

A toro pasado, los primeros atisbos se asomaron a mitad de febrero. Según un integrante del gabinete ampliado, originario del Estado de México, el presidente de la República hizo una primera consulta sobre el tema a los secretarios de Estado durante un vuelo en el avión TP 01 de la Fuerza Aérea Mexicana, la tarde del martes 12 de febrero, en el trayecto de Aguascalientes a la Ciudad de México.

“En Montevideo, después de una reunión con (Emilio) Chuayffet”, confirmó de manera escueta un integrante del staff de Los Pinos, cuando se le pidió precisión sobre el momento en el que Peña Nieto autorizó la acción judicial contra la lideresa del SNTE.

Con su aprehensión –y con el “linchamiento mediático” y las amenazas que marcarían los tres días posteriores– se rompía el hilo más delgado, frágil e impresentable de los “poderes fácticos”. Se mandaba, de paso, un aviso: nadie se mueva, porque todos sus movimientos financieros están registrados.

En su ocaso, ¿quién iba a mover un dedo por Doña Perpetua?

.

La entrevista del suicidio

La cereza del pastel fue la entrevista que concedió a la conductora de Televisa Adela Micha –a quien La Maestra considera “una amiga”­— y que resultó desastrosa para su estrategia y definitiva para la decisión de su caída. “Fue una trampa”, resumen en el entorno elbista, sobre la entrevista, grabada el 6 de febrero.

En los últimos años, la profesora había optado por las entrevistas a modo. Pero muchas veces le ganaba su inveterada imprudencia y sus asesores se daban de topes cuando la oían desbocarse.

La última con Micha no fue la excepción. Repartió culpas, hizo la lista de sus enemigos y no logró fijar una postura coherente con respecto a la reforma educativa. Eso sí, ofreció: “El sindicato es el sindicato y si hacer valer el peso del sindicato hace que me atropellen a mí que lo represento, adelante, es lo que me toca”.

En la transcripción quedaron marcadas las frases de su sentencia:

“(Sobre el gobierno federal) No, no me están tratando bien… (Pero) no a mí, no es problema mío, ojo, no están teniendo vida institucional.

“(La reforma educativa) Se me hace un acuerdo bastante limitado porque el cambio que se requiere en el sector educativo es estructural.

“No me importa si el gobierno me ve a la baja o a la alta. Lo que me interesa es que el gobierno respete al gremio”.

(Sobre su retiro) “No, no es Chuayffet ni nadie, ¿sí me explico? La vida misma, yo me tengo que ir, los años pesan”.

“—¿Y usted no tiene confianza en el licenciado Chuayffet?

“—Ni él en mí.”

En Playa del Carmen, la decisión del retiro —real, si se da crédito a su círculo más íntimo— caminó en paralelo con un discurso que subrayaba la “autonomía” del gremio, con la decisión de crear un “observatorio” para que el SNTE pusiera en línea toda la información sobre sus decisiones y sus recursos y, sobre todo, con la determinación de “volver a hacer sindicalismo”.

El discurso sonaba desfasado y poco sincero, pues mientras la Maestra lo proclamaba, su yerno, el ex subsecretario de Educación Fernando González Sánchez, buscaba afanosamente ser considerado para encabezar la Secretaría de Educación Pública; y sus operadores pactaban alianzas con el PRI o con el PAN, según conviniera, en los estados que irían a elecciones en 2013.

.

VER TEXTO COMPLETO PUBLICADO POR El País

_

Acerca de autor

Número de entradas : 4439

Deja un comentario


dos × = 2

Revista emeequis

Desplácese hasta la parte superior