“¿Te gustó tu bienvenida?”. Una crónica del día en que Peña Nieto tomó posesión

Digital, La cáscara de la historia

(Foto de Cuartoscuro)

Por Carlos Acuña
@esecarlo

.

México, DF, 1 de diciembre.- Parece que nadie ha dormido en toda la noche. Son pocos, no más de 300, los jóvenes reunidos en el Monumento a la Revolución convocados por el movimiento #Yosoy132.  El objetivo es marchar hacia el Congreso de la Unión para repudiar la toma de protesta de Enrique Peña Nieto en San Lázaro.

Es evidente que algo ha cambiado en los últimos meses. Ya no existen las caras amables y festivas que tanto caracterizaron al movimiento estudiantil surgido aquel viernes de mayo en las instalaciones de la Universidad Iberoamericana. Ahora, las ojeras en sus rostros subrayan el desencanto, la frustración ante lo que parece inevitable a pesar de todos sus esfuerzos: el regreso del PRI a la silla presidencial.

Hay un murmullo generalizado y todavía es difícil saber qué está pasando. En el piso, una pequeña pancarta ya anuncia de algún modo lo que más tarde reportarán sorprendidos los principales medios de comunicación:

 “México resiste. Existe. Ataca”

 Sí, algo ha cambiado radicalmente desde el primero de julio. Muchos jóvenes han abandonado el movimiento por desidia o desesperanza. Sólo permanecen los más convencidos… o los más radicales.

–No puedes ir en el primer contingente si no tienes armas –dice un joven con la cara cubierta con un paliacate. Palos, tubos, cachiporras llenas de clavos, martillos y escudos de mano improvisados con parrillas de cocina y mesas rotas. Algunos arrastran carritos de supermercado cargados de las bombas molotov que horas más tarde volarán por el aire.

Es inevitable preguntarse: ¿dónde quedó la agenda original del movimiento? ¿Dónde el esfuerzo por democratizar los medios, los objetivos más allá de las elecciones, la consigna de ser pacíficos a toda costa?

–Esta otra forma de manifestarse, compañero –me dice alguien de no más de 17 años.  Habla de la burguesía y de la lucha de clases, del neoliberalismo y de la lucha estudiantil hermanada con los obreros y los campesinos.

Realmente parece que se ha regresado en el tiempo. No sólo el Partido Revolucionario Institucional está a punto de asumir el control, sino que el léxico marxista-socialista se ha instalado de nuevo en la lengua y el imaginario de los jóvenes.

(Foto:@YoSoy132Media/Twitter)

–No, camarada. Esto no fue iniciativa de Yosoy132, pero hay mucha banda que llegó anoche con esa intención y, en consenso, decidimos respetarla –explica el joven con una seguridad extraña en un menor de edad.

Sin más, el contingente comienza a avanzar y hay algo de bélico en su marcha. A diferencia de todas las marchas y manifestaciones de los meses anteriores, hoy el silencio es la regla. Las consignas no logran articularse y pocos automovilistas muestran apoyo. Algunos peatones, los primeros de la madrugada, miran preocupados el desfile, como si se resistieran a creer lo que pasa enfrente de sus ojos.

En la primera línea, un pequeño grupo de hombres armados todos con bats o tubos de metal grita consignas que pocos repiten. Uno de ellos está vestido con un mameluco naranja con manchas que emulan a un jaguar. Su casco de motocicleta tiene el mismo estampado. Su cachiporra de madera emula las armas aztecas usadas en las guerras floridas.

* * *

La primera valla de contención cayó alrededor de las seis de la mañana. Apenas amanecía. Una granizada de golpes y garrotazos llovió sobre el muro metálico de más de tres metros de altura que protegía al Congreso. Los golpes fueron inútiles hasta que  un pequeño grupo de jóvenes, en realidad no más de una veintena, derribó de un tirón una de las vallas en medio de vítores y porras universitarias.

Pocas cosas más insufribles que el picor en la garganta seguido por los ojos ardiendo en lágrimas, la ceguera momentánea que provoca el gas lacrimógeno. La nariz congestionada y el mareo. Fue fácil dispersar ese primer ataque. El muro volvió a levantarse y los manifestantes más avezados de inmediato enjugaron su cara con leche y vinagre para eliminar el ardor.

–Con Coca Cola se calma, compa –aconsejan algunos mientras rocían sus rostros de refresco. Entre gritos y consignas en contra del “capitalismo salvaje”, resulta curioso cómo el producto más representativo del “imperialismo yanqui” se ha convertido en un antídoto contra los ataques de los policías. Los primeros cocteles molotov empiezan a caer. El piso tiembla bajo las explosiones.

(Foto tomada de Twitter)

El grupo se repliega y parece retirarse. Pero es sólo el primero de muchos enfrentamientos. Al lugar también ha llegado la Sección 22 del SNTE, varios grupos de comuneros de San Salvador Atenco y algunos otros grupos juveniles de corte anarquista. El #YoSoy132 parece una minoría dentro de la turba enfurecida. Los contingentes siguen llegando y únicamente los más extremos continúan atacando el muro. Los voceros de la CNTE insisten en decir que su protesta es pacífica, pero muchos de sus miembros no dudan en unirse a los estudiantes y tomar la iniciativa de los ataques.

De pronto todo se va al diablo. En pocos minutos se suman más personas al primer frente. Cualquier arma es efectiva: piedras, cadenas, postes de luz arrancados del asfalto. Las bombas molotov hacen parábolas en el aire. No todas logran explotar pero cada coctel es respondido con una lluvia de gas lacrimógeno. “Esperen, compañeros, no nos arriesguemos innecesariamente”, dice algún vocero de la CNTE por el megáfono de una camioneta. Pero ya es demasiado tarde.

De este lado del muro, la desorganización es la regla, la irracionalidad pasa de boca en boca. Del otro lado, los granaderos parecen haber perdido la cordura. El gas lacrimógeno es tanto que los manifestantes pronto se acostumbran a sus efectos y encuentran remedios eficaces. Apenas caen, los más valientes toman las bombas y las devuelven rápidamente a sus dueños. Un grupo de médicos auxilia a los más afectados rociando Pepto Bismol mezclado con agua para aliviar el ardor. “Es más efectivo que la Coca Cola y el vinagre”, aseguran sin parar.

Ante la exagerada reacción de la policía, la rebelión es asumida por todos. Los primeros heridos aparecen alrededor de las ocho de la mañana. Algunas piezas sueltas de las bombas lacrimógenas alcanzan a golpear a un par de jóvenes y hay varios desmayos provocados por el gas. Aquel muro vuelve invisible al enemigo: es imposible saber si hay heridos del otro lado. Parece que a nadie le importa.

—¿Ya ve, joven? Pura pendejada, nomás vinimos a lo güey –opina una mujer de más de 60 años. Parece no darse muy bien cuenta de lo que está ocurriendo en el primer frente donde nuevamente los estudiantes han derribado algunas vallas y se enfrentan a garrotazos contra los granaderos. Una nueva nube de gas vuelve a invadir el aire, la mujer no se inmuta:

—No hay ningún objetivo, nomás es estar berreando y berreando. Qué vamos a lograr así, dígame.

* * *

(Foto:@YoSoy132Media/Twitter)

Un paréntesis de calma permite, por fin, analizar el panorama.  La calle parece zona de guerra. No hay una sola persona que no tenga el rostro cubierto, protegiéndose de los gases. Los medios de comunicación corren de un lado a otro, cargando sus cámaras y extendiendo el micrófono a cualquiera, buscando encontrar una explicación lógica a todo el conflicto. No la hay. La lógica parece haber desaparecido esta mañana. Lo único que importa es protestar de la forma más visceral, no dejar intacto este día.

Se miran pocos rostros reconocibles del movimiento #YoSoy132. Al menos en este frente, no aparecen las figuras más visibles del movimiento. Se trata del bastión duro, contingentes  formados por estudiantes de las carreras de Ciencias Políticas, Filosofía y Geografía de la UNAM. A ellos se han sumado otras muchas organizaciones que respondieron al llamado. Más tarde grupos de #SomosMásDe131, conformado por estudiantes de la Ibero, se reportarían desde otros puntos bajo similares circunstancias.

A bordo de su bicicleta aparece Sandino Bucio, un joven que ganó fama en los últimos meses por sus poemas recitados durante las marchas y por su constante activismo dentro del #YoSoy132 y, sobretodo, en el campamento instalado en Monumento a la Revolución.

—¿Se decidió por consenso el uso de violencia? —se le pregunta.

—De alguna forma sí. Es una forma de canalizar el descontento —responde dubitativo—. La violencia del Estado es mucho más dañina que esto que estamos haciendo ahora que, en realidad, no daña a nadie.

—Entonces, ¿no va a deslindarse YoSoy132 de este enfrentamiento, como acostumbra?

Sandino tarda unos segundos en responder. No lo hace. Una nueva lluvia de bombas de gas cae muy cerca de donde se realiza la entrevista. “¡Júntense! ¡Repliéguense! ¡No corran!”, grita mientras se aleja en su bicicleta.

* * *

Es invisible, pero una nube de gas se interpone entre los manifestantes y la muralla. Nadie se atreve a acercarse al muro. El inicio de la sesión de Congreso General, en la que Enrique Peña Nieto protestará como Presidente, está programada a las nueve de la mañana. Con ella se formaliza el cambio de gobierno. Faltan apenas unos minutos.

“Avancemos compañeros, Peña Nieto está a punto de tomar posesión. ¡Es ahora cuando hay que darles con todo!”, grita un hombre barbado perteneciente a la CNTE. Pero nadie lo escucha. Los ojos siguen lagrimeando y un nuevo gas, de color rosa, se esparce por toda la calle.  Nadie sabe muy bien de qué se trata, pero el olor es intenso. Marea.

Esquivando los escombros, los parabuses y los postes derrumbados, un camión de basura aparece entre las nubes de gas. La escena es casi cinematográfica. A bordo del camión, una tropa formada en su mayoría por mujeres encapuchadas, todas vestidas de negro, levantan el puño en alto.

.

–¡A huevo! –grita alguien y una ovación da la bienvenida a las enmascaradas. El estallido de dos bombas molotov prepara el impacto del vehículo en el muro de contención. Una estampida de jóvenes eufóricos, armados con hondas improvisadas, lanza una lluvia de proyectiles a los policías que de inmediato responden con más gas. El choque no puede ser más preciso.

Las nueve de la mañana en punto. Es el momento más intenso y fuerte de toda la protesta. Después del choque, tal vez el momento más intenso y fuerte de toda la protesta, las mujeres encapuchadas huyen en cuanto pueden, protegidas por los manifestantes que intentan resistir los efectos del gas. Se dispersan entre la multitud. El muro ha caído de nuevo, por cuarta vez en esta mañana.

Hasta ahora, se reportan sólo cuatro heridos y algunos desmayados. La adrenalina hace que todos quieran participar. La mayoría de los asistentes se repliega en la parte posterior. Una serie de zumbidos interrumpe la euforia provocada por el último ataque. “¡Esos cabrones ya están disparando!”, avisa alguien mientras corre.

No tarda en aparecer el primer herido de gravedad. Hasta este momento, aún no se sabe la naturaleza de los disparos. Más tarde se informará que se trata de balas de goma. No importa demasiado, en realidad. Ante la imagen de la sangre y el cráneo destrozado de aquel hombre transportado en camilla, cualquier explicación sobra. Los voceros de la CNTE hacen público su nombre: Juan Uriel Sandoval Díaz. Más tarde, los rumores sobre su muerte acrecentarían la furia de los estudiantes que incrementaran sus ataques..

.

(Foto:@YoSoy132Media/Twitter)

Nadie sabe de dónde vino el destello de cordura. Poco a poco, los grupos anunciaban su retirada. No hay oportunidad de ganar, parecen entender todos. Los gases siguen lloviendo del cielo mientras la turba emprende la marcha hacia el Zócalo.

—Demostramos que no teníamos miedo –dice una muchacha de unos 20 años—. Eso es lo importante, demostrar que no somos unos pinches agachones.

Atrás, suenan los últimos petardos. La calle parece zona de guerra y una multitud, esta vez compuesta por miles, avanza entre consignas. Parece que todo termina, pero esto fue sólo la primera chispa.

* * *

Escribo desde un Sanborns ubicado en la avenida Juárez. Son las 12 del día e intento describir la intensa madrugada de protestas y enfrentamientos. Los manifestantes continuaron su ruta hacia el Zócalo en donde se reunirían con simpatizantes del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), quienes, hace una hora, convocados por Andrés Manuel López Obrador, desconocieron el gobierno de Peña Nieto.

En la televisión, Peña Nieto agradece a su familia y a su equipo que lo apoyó durante todo el proceso. Agradece a México por confiar en él. La banda tricolor —que él se puso, luego de que se la entregara en las manos Felipe Calderón— le cruza el pecho. Los clientes miran la imagen con desgana y desinterés hasta que un estruendo nos sacude a todos.

 Una por una, todas las ventanas del restaurante se hacen añicos. Los vidrios vuelan y caen sobre los platos de los comensales. La gente se levanta y grita. Un mesero me toma del brazo y me hace guardar la computadora lo más rápido posible. Un par de mujeres rubias comienzan a llorar a gritos: What  the hell is happening!?”.

Todos los accesos al restaurante son cerrados con candado y los clientes somos llevados a la cocina, en la parte más alejada de la entrada. La gente comienza a discutir, desgarrándose la garganta: “Esto ya es vandalismo”, dice una señora con los ojos desorbitados y la respiración exaltada. “Estos locos, ¿quién se creen que son?”. “Pinches resentidos”, se escucha en otro pasillo. “Están luchando por nuestros derechos, señora”, tercia un anciano. “¿Lanzándonos piedras están luchando por nuestros derechos?”, revira un hombre de traje arrugado y portafolio. “Guarden la calma, por favor”, insisten los meseros.

Quince minutos después la calle luce completamente destrozada. No hay establecimiento que haya quedado intacto y restos de cristales se esparcen por todo el piso. La gente corre en desbandada en todas direcciones y cientos de policías avanzan por la calle. A lo lejos, unos 15 policías persiguen y golpean a un muchacho que tiene las manos manchadas de pintura roja o tal vez de sangre. No se sabe. Ignorando los gritos y protestas de la multitud, se lo llevan entre todos.

El saldo de esta tarde, según confirmará más tarde Protección Civil, será de 92 detenidos, sin hablar del costo de los daños en el primer cuadro de la ciudad. El número de heridos será también muy grande. Se hablará entonces de provocadores y de porros que intentaban desprestigiar la protesta, y cientos de videos y fotografías comenzarán a circular por las redes sociales. Pero es imposible saber si todos los que incurrieron en actos vandálicos eran realmente provocadores pagados. Lo cierto es que la violencia no fue exclusiva de los estudiantes, ni de los granaderos.  La ciudad  amaneció convertida en un barril de pólvora y las primeras chispas ya habían saltado.

Muchos intentan llamar a la paz. Miro a una mujer intentar dialogar con los policías, parece una charla de sordos o de necios. “También ustedes tienen hijos”, solloza la mujer. Es tarde, la sin razón se ha contagiado como un virus y cada batallón de policías es recibido con piedras.

Los policías y granaderos persiguen sin tregua a las tropas de jóvenes que huyen por las calles, replegándose en el Monumento a la Revolución. Cientos de camionetas, camiones y patrullas circulan de un lado a otro, cargados de granaderos, de miembros de la Policía Preventiva, de la Policía de Investigación y de prácticamente cualquier fuerza de seguridad disponible. El nerviosismo y la ira se alimentaban al mirar las macanas y los uniformes desfilar por las calles.

Sobre los muros del hotel Hilton, también destrozados, la cara de Peña Nieto ha sido grafiteada junto a una pinta que intenta resumir todo lo ocurrido en el día:

“¿Te gustó tu bienvenida?”

 Las sirenas de ambulancias y patrullas se escuchan por todos lados.  El nuevo secretario de la Marina ensaya su mejor rostro en una televisión de imagen intermitente. Dice algo sobre recuperar la paz social y el bienestar público. Un helicóptero de la policía sobrevuela la zona de la ciudad que se cae a pedazos. 

(nota actualizada /última edición 11 dic 2012)

..

Comentarios (25)

  • Jorge S. Farjat Hernàndez

    No es de extrañar este regreso del Pri coloreado con sangre y represiòn, sabemos que viene màs represiòn,porque hay personas que no resisten màs la frustraciòn de apostar por el ejercicio de la legalidad y encuentran corrupciòn, injusticia y cinismo como respuesta a sus esperanzas de una vida civil digna y justa. Creo que no debemos apostar por la violencia y si por un nuevo paradigma de convivencia social que se nutra de aspiraciones de Justicia, de aceptar la existencia del otro para convivir con el. Para eso debemos prepararnos, no para resistir. Si conseguimos dejar de hacerles el juego a los poderes fàcticos que regresan con provocadores y podemos mostrar que nos organizamos al margen de unos poderes de la Uniòn injustos e ilegìtimos, para hacer que la vida tenga el sentido del àgape, la caridad y el erotismo podremos cambiar esta embestida del tanathos en una oportunidad para apreciar los dones que nos otorguemos, en la autoformaciòn como mejores seres humanos. Si a la vida, no a la violencia y a la frustraciòn. Busquemos ser mejores seres humanos sin justificar nuestra abulia con las equivocaciones de aquellos que estan dominados por el pànico y la embriaguez del poder, Proponga encontrar en la Doctrina de Gandhiji, en la del Maestro de Caridad y Sabidurìa Jesùs, en el pensamiento de Einstein, Sòcrates, Platòn, en la organizaciòn como sociedad de los pueblos prehispànicos, en el regreso al contacto con la Madre Tierra y con la Soberana Voluntad Universal los elementos para reiniciar la evoluciòn de nuestra Naciòn y de nuestro mundo.

  • Mónica Navarro

    Cuestión de aprendizaje
    Hace 12 años los mexicanos dijimos ¡BASTA! A un sistema que nos tenía decepcionados, hartos. Sabíamos que merecíamos mucho más (no fue la primera vez que negamos nuestro voto al PRI, conocido es que en 1988 cuando Salinas llegó como presidente, fue debido a un enorme fraude llamado “ la caída del sistema” el PRI fuerte de entonces se defendió a capa y espada y logró dos períodos presidenciales más , la oposición crecía en los Estados , el PAN se fortalecía, daba entonces buenos resultados) .
    Hace 12 años millones de mexicanos emocionados, felices, optimistas celebramos la llegada de un presidente que no pertenecía a las filas del tricolor, pero pronto descubrimos que ese presidente no sabía qué hacer ni cómo hacerlo, su partido no sabía negociar, tampoco resultó tan hábil para resolver los problemas urgentes que había prometido resolver en cuestión de minutos y para decepción de muchos, se empalagó con el poder de tal manera que se dedicó a opacar a su más cercano rival, apodado el Peje. De manera bastante irónica el primer presidente electo en un proceso legal, transparente, democrático, decidió meter las manos en el proceso electoral y no es una simple acusación sin bases, sino el mismo IFE en 2006 lo reconoció en su memoria documental del 2006. Así, con trampas el PAN después de un sexenio sin pena ni gloria, logró un segundo período. Quizá nos ganó la tolerancia, tal vez como paternalistas que somos decidimos darle una segunda oportunidad. Era obvio que no es fácil limpiar un sistema tan viciado, pero ¿ qué pasó en ésa segunda oportunidad al PAN para gobernar? ¡ pasaron muchas cosas, los mexicanos descubrimos que no habían aprendido a gobernar, pero habían aprendido a endeudarse ( duplicó la deuda externa) había aprendido el nepotismo, el compadrazgo, el manejo de medios, el asesinato a periodistas, se calculan 110, aprendió a hacer alianzas con otros partidos con tal de ganar posiciones, no de sacar adelante reformas urgentes, aprendió a ocultar información, a engrosar la burocracia, adicionar impuestos, pero su capacidad de aprendizaje fue limitada, no aprendió a combatir el narcotráfico, a fomentar el empleo, a mejorar la calidad de vida de los mexicanos y lo más grave, el PAN no aprendió a cumplir sus promesas de campaña.
    Decepcionados millones de mexicanos decidimos no darles nuestro voto en las elecciones, otros no lo hicieron por decepción sino por necesidad económica, que es fácil acusarlos de vender su voto, pero quien no sabe lo que es hambre, no sabe tampoco lo bien que caen estufas, despensas y 500 pesos en una familia miserable.
    Comprando votos, usando a su favor la desilusión de los mexicanos y respaldado por una larga y costosa campaña el PRI ha llegado de nuevo a los PINOS, ha ganado el “ más vale malo por conocido…” .
    Hoy muchos o todos estamos tristes, el PAN porque perdió el poder, el PRI porque ha quedado claro que aún existe mucho coraje y rencor por el pasado, el PRD porque siente que ha sido nuevamente despojado, pero los partidos políticos no importan, aquí perdió México. Lo más optimistas esperamos que así como el PRI aprendió mucho sobre fraude electoral en estos 12 años fuera de la presidencia, haya aprendido también a dirigir un país, a construir un proyecto de nación a negociar . Los apocalípticos esperan lo peor pero ¿existe algo peor? No lo creo.

  • Francisco Encarnación

    El Movimiento Yosoy132 ya sembró la semilla en meses pasados. La bandera de la paz y no violencia es el camino. Las ideas llegaron a quienes debieron llegar. Ya se despertó la mente de miles de mexicanos. El sistema está podrido y va hacia un camino de decadencia. No somos Dioses para dictar algo y que se cumpla en lo masivo pero si en lo particular. En uno mismo comienza el cambio. El primer punto es ser conscientes de quiénes somos dentro de esta sociedad, en nuestro México, que queremos y hacia donde queremos ir; nunca de la forma violenta, de odio, envidia y resentimiento. Nunca seguir alimentando la negatividad en nosotros porque lo que haces es destruir lo construido en nosotros. Todo cae por su propio peso. Las cosas tienen que seguir como el río fluye, Todo tiene que llegar donde tenga que llegar. El curso natual de las cosas, de las personas, de las ideologías, de religiones, etc todo siempre llega a su fin. Cada quien queda en su consciencia su grano de arena para cambiar a los demás. Todo se da paulatinamente. Estamos en el camino de los cambios, tanto que la misma naturaleza y universo se dirige hacia ello. Cambiemos primero nosotros desde adentro y comenzaremos a transformar la realidad.

  • Francisco Encarnación Vázquez

    Muy de acuerdo con Jorge S. Farjat Hernández. Vienen tiempos difíciles para todos pero ante todo sobreponerse para que nos sean contagiados, provocados y menos sentirnos agredidos. Alimentémonos y resistamos. La verdad no se puede cambiar. Busquemos y promovamos la verdad…

  • @La Vecina_

    NI UN MOMENTO DE PAZ PARA ESTAS MIERDAS PRIISTAS. FUERA EL CAPITALISMO !! MEXICO OBEDECE A INTERESES DEL GRUPO BILDERBERG NUEVO ORDEN MUNDIAL CALDERON CUMPLIO CABALMENTE CON EL EXTERMINIO MASIVO. MEXICO SIN PRI !! MEXICO SIN PRI !! MEXICO SIN PRI !!

  • itzel

    Solo una observacion, los de la seccion 22 para entraron en esa batalla campal como la pintas, ellos se replegaron y solo aprox. Una cuadra fue el campo de batalla en donde estaban jovenes segun del movimiento yo soy 132, lo cual dudo mucho, los maestros hicieron su marcha pacifica que llego al monumento a la revolucion y se fueron.

  • Verónica

    Estoy segura de que ciertos destrozos como los ocurridos en tiendas y restaurantes no fueron acto de los jóvenes estudiantes, he tenido la oportunidad de acudir a dos marchas del movimiento #yosoy132 y es una de las marchas mas pacificas que he visto, son súper organizados y con ideas realmente asombrosas sin embargo me toco ver que a ese tipo de marchas acuden personas ajenas al movimiento, las cuales grafitean lo que está a su camino sin embargo escuchas voces diciendo: por favor dejen de hacer eso, no venimos a destrozar cosas compañeros, venimos a manifestarnos.
    Esta vez es lo mismo, a las manifestaciones del día de ayer acudieron mucho más personas ajenas a protestarse contra la imposición de Enrique Peña Nieto, los delincuentes aprovechan el momento, les resulta más fácil, pues lo policías están ocupados reprimiendo a los manifestantes, aprovechan el momento para simular que son estudiantes y detonan tiendas al mismo tiempo que las saquean, los “medios de comunicación” cuentan las cosas a su conveniencia, la gente desinteresada por su país solo dice: “esa gente no tiene nada que hacer”, “son vándalos”, “esos nada vienen al desmadre”, “son unos ardidos, el PRI gano”.
    De algo estoy segura: muchos no estamos, ni estaremos de acuerdo con la posesión de Enrique Peña Nieto, para muchos él no representa al pueblo.

  • Carmen Saavedra

    Leo el periódico. Veo los videos en youtube. Escucho las denuncias (me sumo a la petición de que liberen a los presos y presas por manifestarse). Pero insisto en mi necesidad de ser precisos y atinados en estos momentos. En no volver a caer en el inmediatismo de demandas emergentes. Sí a pedir que liberen a las y los detenidos por protestar, pero también que pidamos que se sepa quiénes estuvieron infiltrados llevándose entre las patas al resto de las manifestaciones opositoras.

    Después de que luchemos porque salgan los presos, ¿qué sigue? ¿cuál es el plan de lucha? veo por ahí que se llama a un Paro nacional el 12 de diciembre. ¿Quién convoca? ¿estarán los sindicatos, los trabajadores, los que pueden parar la producción y servicios del país? ¿Quiénes de nosotros estamos en el trabajo de conscientización con la clase trabajadora? ¿cuántos vamos u organizamos asambleas en los barrios? ¿cuántos nos plantemos el trabajo diario (sin demagogias) como un arma de lucha? Recuerdo que hace muchos años, un trotskista español me decía que si la gente del pueblo leía El Capital como por arte de magia se transformarían, es decir tendrían conciencia de clase y saldrían a hacer la revolución. Yo peleaba con él pues su posición me parecía soberbia y falta de sentido común. Si fuera como él decía, desde hace muchos años se habría armado una revolución sólo con que adoctrináramos con un abc marxista a la gente pobre.

    Pero no es así de fácil. Así de simple.

    Luego de más de veinte años de trabajo social, insisto en que es necesario estar no sólo en la protesta callejera, es fundamental la construcción de propuestas humildes, colectivas, de esas que no se ven porque son de tono bajo y sutil pero que construyen vida digna para quién las asume como verdad cotidiana.

    Y sí, seguiré saliendo a gritar por la libertad de los presos injustamente, haré paro el 12 de diciembre… pero insistiré en la necesidad de construir un movimiento grande, unificado… donde todas y todos quepamos. El enemigo está afuera. No entre nosotros.

  • Ernesto Ramírez

    Veamos también pesos específicos.
    a) La “protesta” sólo se da en México y Guadalajara, donde, no precisamente, viven los más oprimidos
    b) El supuesto “muerto” aparece, convenientemente, 5 minutos antes de que Monreal tomara, si se puede decir así, “la palabra” y poder afirmar mentiras
    c) Claro, ahora hay mucha gente -carne de cañon- en problemas legales. ¿Donde están los líderes?
    Creo que en Democracia se gana y se pierde y no es posible dejar de reconocer que Peña ganó la elección aún cuando a muchos de nosotros no nos guste o hayamos votado por una opción diferente.
    Con violencia, sólo se justifica la represión y se le hace el juego a lo que supuestamente se quiere combatir.
    Por otro lado, ¿que legitimidad pueden tener la CNTE, los Bejaranos, el SME, el EPR y otras rémoras semejantes?
    Ojalá se diluya ya el fanatismo y cualquier lucha sea política y por los cauces establecidos

  • Ernesto Mckencie

    El día de la consagración sub-totalitaria.
    1-12-2012.

    Violencia y farsa. El estado mexicano.

    El Congreso de la Unión, “la casa de los representantes populares” amurallada como un nuevo-viejo castillo para ungir a una marioneta, se transformó en Palacio Negro.

    Perros, gurauras, paramilitares, parapolicías, federales hasta en las azoteas apostados, francotiradores en vilo. Desde cuadras después de la Merced, ese antiquísimo abrevadero de mercancías prehispánico, es tomado por asalto. La gente de esos barrios populares teme lo peor de “la fuerza del estado”. Camionetas blancas, negras, blindadas y no blindadas con celulares de última generación y sistemas de radiocomunicación son activados por guaruras apoltronados provenientes de dónde habita la élite ladrona de cuello, ya, negrísimo: Santa Fe, Polanco, Lomas de Chapultepec, Pedregal de San Ángel, y de los muchos Atracomulcos provenientes del interior de la república.

    Camiones, muchas unidades ubican, en cada esquina, a sus fuerzas del orden: nadie puede pasar, es una orden inamovible. ¿Violencia, violencia armada, prepotente, razonablemente de “estado de sitio”, de un estado totalitario? Le temen al artículo 39 constitucional. Todas las fuerzas de seguridad del estado mexicano al servicio de un Impostor y su casta de ladrones que nadie festeja públicamente, que nadie celebra, que nadie reconoce como “su” presidente libremente elegido. Lo hacen amurallado, escondido, resguardado como Alí Babá y los ochorrocientos ladrones: impuesto por las fuerzas del dinero, y dicen las muchas lenguas y las muchas formas de documentación públicas y periodísticas de procedencia ilícita, ilegal, fraudulenta: delincuencial.

    Rodeado está todo ese Congreso donde ahora reina el hampa de la peor política; ¿así se confabulaban en la época prehispánica para elegir a quienes serían sacrificados en la Piedra del Sol? ¿Así se confabulaban para elegir el número de esclavos-vasallos durante la Colonia? ¿Así o más o menos, se confabulaban para reprimir-desaparecer durante el porfiriato a los que exigían sufragio efectivo no reelección? ¿Así, o más o menos, se confabuló el asesinato de Zapata? ¿Así se integró la aplanadora, ya pricámbrica, para reprimir a los ferrocarrileros de los 50, para asesinar a Rubén Jaramillo en los sesenta, al profesor Lucio Cabañas en los setenta, a los médicos, a los estudiantes en los 60, para culminar con la MATANZA de Tlatelolco en 68? ¿Así se integraron para conformar la guerra sucia de los setenta y ochenta? ¿Para ungir el fraude de 1988? ¿EL ROBAPROA? ¿Para planear, ejecutar y limpiarse las sucias manos en los crímenes de Acteal, Aguas Blancas, El Bosque, los niños de la Guardería ABC? ¿El Atenco mártir, heroico? ¿Para perdonar en casa a uno más de los criminales no confesos en su casita de San Jerónimo? ¿Para imponer vía las flatulencia electoral a tres impostores, espurios, en sólo tres décadas en el ejecutivo, 1988- 2006 y 2012?¿Y qué decir de las masacres de éstos últimos seis años en TODO EL TERRITORIO NACIONAL, DONDE LA IMPUNIDAD, COMPLICIDAD, CORRUPCIÓN, LA BARBARIE IGNOMINIOSA, TRAGICA, SON EL HAZME REIR en todo estado civilizado y gobierno legal, legítimo, en la sociedad mundial?
    ¿Es, ha sido y seguirá siendo VIOLENCIA DE ESTADO contra el pueblo, la sociedad mexicana toda?

    Es esta la (sin) cultura política de los gobiernos que por siglos han hecho de este país lo que es: un remedo de república, una farsa de democracia y una tragedia nacional totalitaria.

    Se quejan de los destrozos de “ninis” a las cristalerías de bancos, transnacionales, hoteles, mobiliario urbano y cuánto vidrio rompible apareció por su camino cerrado, totalmente bloqueado hacia una Plaza de la Constitución violentamente, está sí, con toda la armadura del estado y gobiernos cómplices, amurallada, armada hasta los dientes y escudos de miles de federales (cómo los realistas, huertistas o carrancistas otrora) para impedirle al pueblo, a su sociedad, a sus jóvenes manifestar su repudio al IMPOSTOR –anarquistas, provocadores, infiltrados, pro-priístas pagados, jóvenes desesperados ante tanta ignominia, ante tanta impotencia, jóvenes organizados, valientes, informados, críticos, decididos, que han rebasado a las izquierdas institucionales, las de los acuerdos y pactitos nacionales (sic), pese a ser una y mil veces traicionados en los hechos por Pánicos criminales y Pricámbricos coludidos (o vaya usted a saber, porque ¿a qué autoridad uno puede ya creerle a estas alturas de la descomposición gubernamental?)–.

    Todo el Centro Histórico, no sólo el Zócalo, lo transformaron en un Estado de Sitio “constitucionalmente” aceptado por todos los poderes híper alimentados por ese duopolio mediático, uña y mugres de los mismos ungidores. A los jóvenes que se les violentó, una y cientos de veces más sus derechos de manifestación y de expresión libre ante un atropello electoral que sólo el gabinete-cartel y sus esbirros no vieron (IFE, FEPADE, TEPJF) se les aplica TODO EL PESO DE LA LEY y se les denosta: provocadores, violentos, anarquistas y se les exhibe a través de esa mediocracia caquistócrata, impune y mendaz que reina de facto sobre los vasallos en los tres poderes de ese (des) congreso amafiado, corrupto y mendaz.

    Mientras el maniquí es enbandado a tres colores en una ceremonia de escasos 7 minutos, sin telepromter en Cadena nacional, en las calles cercanas al Centro Histórico y de cientos de plazas y sitios del territorio nacional y ciudades fuera de él, millones de personas, el pueblo, la sociedad mexicana manifiesta su total rechazo a este Impostor pese al estado subtotalitario ungido en el Palacio Nacional, ennegrecido ya por sus fuerzas parapoliciales.

    2 de diciembre, de 2012, o el retorno de la era oscurantista de piedra y lodo totalitaria Pri-cámbrica.

    N. Yo estuve ahí. No me lo contaron.

  • Manuel

    Lo que pasó el primero de diciembre lo resumo en una frase: coraje y dignidad. Si no había protesta, los diarios dirían que Peña Nieto pudo maicear hasta a los jóvenes. Pudo haber maiceado al grupo de Zambrano en la cámara, pero no a los jóvenes. Que hubieron infiltrados, siempre pasa. Los agentes policiacos vestidos de ciivl siempre andan en todas las marchas y protestas, y juegan el papel que les convenga: observadores y provocadores.
    Pero lo cierto de todo, es que esto que pasó ya se ganó un lugar en la historia: Peña Nieto no podrá ocultar ante la historia el modo como se le recibió en su primer día de gobierno. Estoy con los jóvenes que nos demostraron que si todos nos hubiéramos sumado a eso, otro gallo cantaría. Apoyemos la lucha que encabecen, por la suya es también nuestra lucha

  • Sandino Bucio

    URGENTE¡¡¡ Soy Sandino Bucio , pido por favor que se aclare este tipo de notas que pueden atentar contra mi seguridad , yo no recuerdo haber dado tal entrevista , en caso de que tengan el audio les pido que me lo manden a mi correo, porque yo no hubiera dicho que fue consenso el uso de la violencia por que no fue así, el consenso fue que se iban a respetar todas las formas de lucha y no se iban a criminalizar , tampoco recuerdo haber dicho “que esto que estamos haciendo en verdad no afecta a nadie ” no son mis palabras, pido que me manden el audio como prueba para tener las cosas claras.

  • Carlos Acuña

    Sr. Director:
    En relación con las observaciones realizadas por Sandino Bucio, me permito reiterar que la entrevista se hizo esa mañana. Comparto líneas abajo la transcripción del audio correspondiente, en el que algunos pequeños fragmentos son inaudibles por el ruido del ambiente.

    Por lo que toca a la parte en que expresa en que Sandino expresa que “el consenso fue que se iban a respetar todas las formas de lucha y no se iban a criminalizar”, la crónica refleja ese matiz. Por supuesto, no se sugiere en el texto, de ninguna manera, que él, en lo personal, esté en favor de esa forma de lucha o que haya incitado a la violencia.

    Dice, además, que tampoco recuerdo haber dicho “que esto que estamos haciendo en verdad no afecta a nadie”. Debo reconocer que faltó un poco más de precisión en la redacción de la crónica. Lo que dijo es lo siguiente: “Esa violencia (la del Estado) no se compara con echar unas cuantas bombas a unos granaderos”. Por ello, ofrezco disculpas a él y a los lectores.

    A continuación, transcribo el audio de la entrevista:
    —De alguna forma sí. Es una forma de canalizar el descontento —responde dubitativo—. La violencia del Estado es mucho más dañina que esto que estamos haciendo ahora que, en realidad, no daña a nadie.

    –(inaudible) Aquí hay muchas organizaciones de jóvenes, no solo de #YoSoy132
    –(inaudible)… Y pues ese enojo y rabia que tienen los jóvenes por imponer otro sexenio de corrupción y de delincuencia, tiene que canalizarse de alguna forma. Y esta es una de las maneras de canalizar todo ese descontento. Hay veces que la juventud y en general la gente decide expresarse así. La violencia del Estado contra la gente, no se compara para nada (no se entiende) qué ningún daño (no se entiende)… Esa violencia no se compara con echar unas cuantas bombas a unos granaderos.

    —¿Hubo consenso para todo esto, para llevarlo a cabo esta protesta así, con el uso de violencia?
    —De alguna forma. Algunos grupos fuera del YoSoy132 y al interior de 132 que están ahora aquí ya venían con esa intención y se decidió respetarla.

    —¿Qué otros grupos de jóvenes hay aquí (…) aparte del 132?
    —Varios frentes de la zona metropolitana. Hay también grupos de anarquistas y grupos de (inaudible). Muchos. No me gustaría mencionar sus nombres por su seguridad.

    —¿Está de acuerdo el 132 en lo general con estos enfrentamientos? ¿(inaudible) deslindarse como acostumbra?

    (Antes de cortarse el audio, se escuchan los gritos de la gente causados por la bomba de gas que cayó cerca).

    Atentamente
    Carlos Acuña, reportero

  • jose lopez

    Eso que pasó y donde muchos se sienten héroes….es BARBARIE….es rencor de los parias de este país y ahora las nuevas generaciones…¿a ver que ganarón? nada…solo mostrar una horda de jovenes desorientados y muchos infiltrados que cobran en la nómina del DF, la toma de protesta se llevó a cabo…el país y su sistema corrupto o no..sigue y ustedes fuerón utilizados como carne de cañón de un ser despreciable que no quiere a su país y que presume de honrado y su paso por el Gobierno del DF fué de corruptela y despilfarro de dinero….pobre mi país

  • TRON

    NO PIENSAN NADA

    LO UNICO QUE SABEN HACER ES LASTIMAR A LA MISMA PROLETARIADA, SI TANTO QUIEREN MANIFESTARSE, LUCHAR VS EL CAPITALISMO POR QUE MEJOR EN LUGAR DE DESTROZAR, Y HACER TONTERIAS……POR QUE NO VAN PERO A CHINGAR A LOS CERDOS DE LOS DIPUTADOS, CENADORES, AL PRESIDENTE, A LOS PINOS Y DIVERSOS SITIOS POLITICOS, Y AHI SI SE PONEN AL PEDO, SE PONEN DE VERGUEROS Y HACEN AHI SUS DESTROZOS…….POR QUE NO PUEDEN HACER NADA?

    EL PUEBLO UNIDO JAMAS SERA VENDIDO

  • Aura

    Hay que hacer incapíe en que el grupo que salió primero no era del 132, era independiente.

Deja un comentario

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.

Revista emeequis

Desplácese hasta la parte superior