Revelan cuántas horas se debe dormir al día y las mejores posiciones para descansar

Noticias, Salud

México, DF, 25 de agosto.- Dormir mal es considerado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como una enfermedad de salud pública que afecta la vida escolar, universitaria, laboral y social de las personas.

Esta posición está respaldada por numerosos estudios como el de la Universidad de Warwick y el Centro de Investigación del Sueño de Loughborough, que revelaron que las personas que duermen menos de seis horas al día tienen un 12 por ciento más de posibilidades de morir en menos de 25 años que los que descansan entre seis y ocho horas diarias, publicó el sitio de internet www.finanzaspersonales.com.co.

Dormir es una actividad fundamental del día ya que al descansar se alcanza un estado de reposo en el que se suspenden todos los sentidos y los movimientos. Esta quietud corporal y descanso mental permiten restaurar energía y recobrar la vitalidad para el día siguiente. No hacerlo o hacerlo de manera incorrecta, puede afectar la salud física y mental de las personas.

¿Cuántas horas debe dormir?, ¿En qué posiciones descansa mejor el cuerpo? La coordinadora del laboratorio del sueño de la Fundación Neurológica Colombiana, Erika Mates, y el neurólogo especialista en sueño, Marco Aurelio Venegas, lo aclara.

 ¿Cuántas horas debe dormir?

La cantidad de horas que son necesarias para que el cuerpo y la mente descansen dependen de la edad y de características individuales.

Algunas personas necesitan dormir más que otras. Venegas recomienda que se debe dormir lo necesario para estar activo, alerta y de buen genio durante el día.

No obstante, hay rangos de horas que son aconsejables dormir dependiendo de la edad.

Lactantes: Los más pequeños son quienes más horas diarias deben dormir para garantizar un adecuado desarrollo de su cerebro. Aproximadamente 15 horas al día es lo saludable.

Niños pequeños: La necesidad de sueño se va reduciendo con el tiempo. A partir de los tres años un niño debe dormir alrededor de 11 horas.

Niños en edad escolar: Las actividades físicas y mentales dirías de los niños en los jardines y colegios demandan un alto gasto de energía, por eso el descanso es vital. De tal manera que los niños a esta edad deben dormir como mínimo 10 horas.

Adolescentes: Esta etapa de la vida está marcada por importantes cambios físicos y sociales, por lo cual es frecuente que haya poca constancia en la rutina del sueño. Muchos adolescentes prefieren aprovechar al máximo las horas nocturnas y priorizan otras actividades sobre el descanso. En estas edades se le debe dedicar ocho horas al descanso.

Adultos: El ritmo de vida en la edad productiva es bastante pesado. Las labores diarias, el trabajo excesivo y la familia absorben las horas necesarias de descanso. No obstante, lo recomendado es dormir entre seis y ocho horas diariamente.

Adultos mayores: El sueño tiene una gran importancia en las últimas décadas de la vida. Sin embargo, el comportamiento de sueño cambia con el paso del tiempo. En esta época es común que el sueño se vuelva superficial fragmentado, por lo que se duerme durante algunas horas en el día y otras en la noche, sumando en total de unas ocho a diez horas.

Posiciones recomendadas

Boca arriba y de lado. Estas dos posiciones favorecen el cuello y la espalda debido a que el cuerpo queda en posición neutral. La primera, con la cabecera de la cama elevada, favorece a las personas con problemas gástricos ya que mejora el reflujo y la acidez. Sin embargo, es más probable roncar en esta posición.

Dormir hacia al lado izquierdo es excelente para las mujeres en estado de embarazo debido a que aumenta el flujo sanguíneo al feto.

Posiciones no recomendadas

Posición fetal y boca abajo. Aun cuando resulta muy cómodo dormir en posición fetal, y evita los ronquidos, esta postura afecta el cuello, la espalda, las articulaciones y dificulta la respiración.

De igual manera, la columna adopta una posición “forzada” cuando se duerme boca abajo, la presión del peso del cuerpo recae en articulaciones y músculos y de esta manera se irritan los nervios lo que genera entumecimiento y hormigueo. Esta posición tampoco permite la expansión adecuada del tórax.

Para el cuello es también traumático mantener volteada la cabeza por muchas horas ya que se producen patologías cervicales a largo plazo.

Con información de www.finanzaspersonales.com.co

 

Acerca de autor

Número de entradas : 9903

Comentarios (1)

Deja un comentario


dos × = 14

Revista emeequis

Desplácese hasta la parte superior