Empresas privadas de EU proveen mercenarios para la guerra contra las drogas en México

Digital, La cáscara de la historia

El domingo 3 de abril el reportero Bill Conroy, del sitio Narcosphere. Narco News, publicó una investigación cuyo primer párrafo empieza así:

«L-3 MPRI, el departamento de una compañía contratista de defensa en Estados Unidos, busca entre la comunidad de mercenarios en este país “líderes o coordinadores” que vigilen al personal de la empresa que opera en México, y que coordinen una docena de centros de entrenamiento llamados Virtual Military Training Centers (VMTC), también establecidos en México, junto con “oficiales del Ejército Mexicano”».

Los VMTC a los que se refiere Conroy ofrecen soporte de alta calidad para adiestramiento y simulacros militares, y los coordinadores o líderes de los sitios de entrenamiento reportan directamente al gerente de proyectos en la Ciudad de México, según indica un anuncio de vacante publicado en el sitio web de L-3 MPRI.

El reportero estadunidense explica la trascendencia de esta información que ha dado a conocer: “Los críticos de las políticas antinarcóticos en Estados Unidos han dicho que la militarización es promovida por el lucro. El Plan Mérida y su presupuesto de 1.5 mil millones de dólares evidencia la naturaleza mercenaria de esas políticas“.

Bajo el Plan Mérida, EU acordó enviar al gobierno mexicano equipo y entrenamiento militar para impulsar su lucha contra el crimen organizado y la violencia asociada a éste.

Aunque no se sabe quién está pagando por los centros de entrenamiento de L-3 MPRI’s en México —si el Plan Mérida, el gobierno mexicano o algún otro programa—, señala Conroy, “es claro es que los anuncios de vacantes en el sitio de la compañía representan una importante evidencia de que el sector privado en EU tiene operaciones mercenarias en México y que proveen entrenamiento de alto nivel al ejército, en parte, para el combate al narcotráfico“.

Unos 35 mil mexicanos han sido asesinados desde el inicio de la administración del presidente Felipe Calderón y el lanzamiento de su guerra contra los cárteles de droga en 2006.

* * *

El reporte continúa con la historia de L-3 MPRI. Fundada en 1987 por una rama del ejército de Estados Unidos –anota de Conroy– su actual presidente, John Craddock, fungió antes de su retiro de las Fuerzas Armadas en 2009 como jefe del Comando Estadunidense en Europa y de la Comandancia Suprema Aliada en Europa, dedicados a la vigilancia de los ejércitos de los 28 países miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

L-3 MPRI se convirtió en rama de L-3 Communications Corporation, con sede en Nueva York, una compañía con ganancias anuales de 16 mil millones de dólares y un equipo de 62 mil empleados. Es una de las principales contratistas en el negocio de seguridad y defensa; ofrece servicios y productos de comando, control, comunicaciones, inteligencia y vigilancia para EU y gobiernos aliados, de acuerdo con datos de su sitio web.

Los servicios que proporciona en particular L-3 MPRI, con 5 mil empleados, incluyen entrenamiento militar a través de “simulacros y simulaciones”, se informa en su sitio web.

Conroy añade lo que dice un folleto de la oficina de marketing de la subsidiaria de L-3 Communications Corporation:

Equipo y entrenamiento de defensa internacional:
Ofrecemos entrenamiento y programas de educación relacionadas con la modernización de fuerzas militares, desarrollo y estabilidad militar, simulacros de combate terrestre, marítimo y de seguridad fronteriza bajo la licencia del gobierno de EU.

Tecnología para simulacros y entrenamiento:
Ofrecemos tecnología de punta para entrenamiento de manejo de vehículos (patrullas, camiones, vehículos de emergencia), con armas no letales de proyección de láser (diseñadas con base en todos los modelos de armas militares), navegación de barcos y manejo de maquinaria y de carga.

L-3 MPRI no especifica en ningún lado qué servicios provee al gobierno mexicano a través de sus 12 sitios VMTC (Virtual Military Training Centers). Tampoco, desde cuándo operan estos centros de entrenamiento.

Sin embargo, hace notar el reportero de Narco News, los anuncios de vacantes son claros en las características que se buscan en un “coordinador o líder de VMTC en México”:

Requisitos: Militar retirado con rango NCO (E7-E9) como mínimo, con por lo menos 15 años de experiencia sirviendo a la armada o el ejército de EU. Mínimo tres años de experiencia en combate o como líder de entrenamiento en ejércitos extranjeros, enseñando técnicas de combate en zonas urbanas, contrainsurgencia, uso de explosivos o tácticas de infantería. De preferencia hispanoparlante.

Ubicación: México (varias regiones)

Conroy contactó al vocero de L-3 MPRI, Rick Kierman, vía telefónica. Después de escuchar preguntas sobre los contratos de la compañía en México, Kierman respondió: “No tenemos un contacto (en México) que realice ese tipo de trabajo. Que yo sepa, no se ha realizado un contrato”.

Segun fuentes consultadas por Narco News, las solicitudes de L-3 MPRI circulan en la comunidad de mercenarios y, al momento de la publicación del texto de Conroy, el anuncio de la vancante en México estaba publicada en sitio web de la compañía.

Kieran agregó en la entrevista que los contratos en esta gran compañía entran en vigor y terminan constantemente, por lo que es probable que el vocero simplemente no tenga conocimiento de este contrato.

Narco News ha publicado previamente reportes sobre el entrenamiento por parte de personal del Departamento de Defensa de EU a elementos del Ejército Mexicano, que no son muy diferentes a los descritos en la publicidad de L-3 MPRI.

Erin Rosa, reportera de Narco News, escribió en una nota sobre dichos entrenamientos en febrero de este año:

“En agosto de 2009, un equipo de la Joint Special Operations University (JSOU), escuela militar que enseña tácticas de fuerzas especiales, entrenó a miembros del ejército y la armada de México, según informes del Departamento de Estado. A diferencia de reportes de años anteriores, el documento no detalla la ubicación exacta donde se realizaon los entrenamientos”.

En octubre pasado Narco News descubrió que tanto la JSOU como el Instituto de Cooperación para la Seguridad Hemisférica ( WHINSEC) operaban en México. El Departamento de Estado y el Departamento de Defensa de EU no revelaron detalles del entrenamiento ni dónde se llevaba a cabo. El vocero de la embajada de EU en México, Alex Featherstone, sólo ha comentado que el Departamento de Defensa realiza seminarios, conferencias, reuniones y eventos sobre combate antidrogas en México.

Al parecer, dice Conroy, “estos militares estadunidenses, como en muchas zonas de conflicto alrededor del mundo, trabajan junto con mercenarios para apoyar la guerra contra el narcotráfico en México”.

Tosh Plumlee, un ex piloto de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), no parecía sorprendido ante esta revelación cuando lo buscó el reportero de Narco News:

“Hace algunos meses alguien me envió una copia (de la publicidad) similar a ésta… No estoy seguro si era de la misma compañía, pero parece que hay mucho reclutamiento de mercenarios estos días”.

Actualización del 4 de abril

Otro puesto vacante fue puesto a consideración en el sitio web de L-3, da cuenta Bill Conroy.

En el anuncio se establece que la red de centros VTMC en México son parte de una estrategia llamada “Proyecto Esparta”, diseñada para entrenar a soldados mexicanos en operaciones básicas y avanzadas de combate en zonas urbanas a fin de crear una “Fuerza Elite de Combate Urbano”.

Este nuevo equipo especializado “apoyará a las fuerzas policiales federales, estatales y locales en la guerra contra el crimen organizado y los cárteles de droga”, indica el anuncio.

Y a continuación se lee:

El Programa de Combate Urbano entrenará a soldados de nivel básico para que adquieran habilidades necesarias en las campañas de lucha contra el crimen organizado. A través de este entrenamiento también entenderán los procesos de operación de las diferentes agencias policiacas, a operar dentro del marco legal e interactuar de manera efectiva con la sociedad mexicana.

Requisitos para los especialistas de entrenamiento:
Haber fungido como oficial de combate o como suboficial (categoría E5-E9) con cinco años de servicio en la armada o ejército de EU. Mínimo dos años de experiencia en combate
o como líder de entrenamiento en ejércitos extranjeros, enseñando técnicas de combate en zonas urbanas, contrainsurgencia, uso de explosivos o tácticas de infantería. De preferencia hispanoparlante.

Hay que destacar que los dos anuncios de L-3 MPRI presentados en este reporte son dirigidos a ex militares, esencialmente mercenarios que no necesariamente tienen experiencia en operaciones policiales o de seguridad. Sin embargo, es posible que también se esté reclutando entrenadores con experiencia en estas operaciones.

emeequis entró al sitio de L-3 MPRI para ver el anuncio, pero ahora se informa que la vacante ya no está disponible.

https://l3com.taleo.net/careersection/l3_ext_us/jobdetail.ftl?job=125501&src=JB-10095

Antes de que lo desparecieran, Narco News tomó una fotografía del anuncio y lo publicó en su portal:

·

·

(MC/VB)

:(

 


Acerca de autor

Número de entradas : 4285

Deja un comentario


+ 1 = siete

Revista emeequis

Desplácese hasta la parte superior